Organizar reuniones, realizar una video conferencia, recibir mails, ¿y además poder hablar por celular? La tecnología dejó atrás las excusas para no ser productivos fuera de la oficina. Los teléfonos portátiles se perfeccionaron hasta el punto de permitir trabajar incluso en plena calle. Por Nicolás Vial.

  • 12 junio, 2008

 

Organizar reuniones, realizar una video conferencia, recibir mails, ¿y además poder hablar por celular? La tecnología dejó atrás las excusas para no ser productivos fuera de la oficina. Los teléfonos portátiles se perfeccionaron hasta el punto de permitir trabajar incluso en plena calle. Por Nicolás Vial.

¿Recuerda cuando caminaba por la calle, necesitaba llamar a alguien, buscaba en sus bolsillos una moneda, encontraba un teléfono público y lo usaba?… Esa imagen, que hace pocos años era cotidiana, hoy sencillamente forma parte de un pasado remoto. Puede ser exagerado para algunos, pero la profunda y masiva irrupción de la telefonía celular ha permitido que uno siempre esté ubicable y capacitado para comunicarse con alguien, esté donde esté.

Hoy nadie puede decir que no tiene un aparato celular porque no puede. De hecho, la mayoría de los que no querían “esclavizarse” con estos instrumentos terminaron de alguna forma sucumbiendo ante sus beneficios.

Y las cifras hablan por si solas de cómo se da actualmente este fenómeno. Hacia fines de 2007 existían 14,6 millones de teléfonos móviles en el país, cifra equivalente al 93% de la población chilena. En otras palabras: 9 de cada 10 chilenos tienen actualmente un celular. Los expertos esperan que para este año el porcentaje de penetración de los teléfonos móviles llegue al 100%. Pero, ¿qué pasa cuando la gente quiere más? Es bien sabido que un consumidor informado sobre lo nuevo en el mercado y que, además, conoce en profundidad lo que está comprando, se vuelve más exigente y evoluciona en sus requerimientos. En el mercado de la tecnología este hecho es común. Sus clientes viven conectados a los nuevos avances y van exigiendo nuevas funcionalidades y características a los dispositivos que las empresas les ofrecen.

La nueva portabilidad nace de lo anterior. Un fenómeno que desde hace algunos años se da en Chile, producto de la máxima de tener todo al alcance de la mano. Un estilo de vida que, apenas sin darse cuenta, la sociedad ha tomado como suya, en lo que constituye oportunidad para que las empresas desplieguen toda su artillería en la tarea de captar clientes. Pero, ¿cómo se llega a una vida portátil?

 

 

El celular “te hará libre”

 

 

Bueno, bonito y barato. Son los tres factores clásicos que el consumidor chileno busca al minuto de comprar. Sin embargo, para el usuario tecnológico, elementos como el diseño, comodidad y funcionalidades son básicos en cualquiera de estos productos.

Y la portabilidad de estos dispositivos es lo central, un concepto que va más allá del tema tecnológico. Ricardo Gutiérrez, gerente general de Rigg Portable –empresa que desde hace seis años se especializa en ventas de estos equipos y sus accesorios– ve este elemento como un fenómeno de corte social pero también filosófico, ya que lo más importante de estos dispositivos es que, a su juicio, entregan libertad a sus usuarios. “El celular, centralmente, lo que entrega es un mayor grado de libertad para la comunicación. Querer estar enterado
de lo que pasa y de lo que les pasa a los que queremos es una actividad a las que destinamos mucho tiempo cada día”, explica.

Así, de los computadores de bolsillo, que tanto dieron que hablar hace un par de años, la tecnología evolucionó a lo que se conoce como los teléfonos inteligentes, dispositivos que combinan las características de un teléfono móvil con las funcionalidades propias de una agenda electrónica; entre éstas, organizador, lista de contactos y procesador de texto. Claro está que el concepto ha evolucionado, así como sus dispositivos, ya que con la irrupción de Internet, la transmisión de datos en alta velocidad y el uso de las denominadas redes sociales como Facebook y YouTube, éstas también son exigidas por sus consumidores.

Y es que las cifras indican que los chilenos efectivamente querrían ser “más libres”. Según datos de la consultora IDC Chile, nuestro país ha tenido un crecimiento en la venta de teléfonos inteligentes de aproximadamente 37.900 unidades, lo que representa un 250% de crecimiento en relación al segundo trimestre del 2006.

{mospagebreak}

 

 

Estos smartphones han ido desplazando a las tradicionales PDA (Personal Digital Assistant). Palm es uno de los desarrolladores de estos equipos más conocidos, llegando El country manager para Chile de Palm, Rafael Alcalá, explica que la marca ha incursionado con fuerza para captar a nuevos público a través de sus Smartphone. Ya lanzaron su último modelo Centro (predecesor de su exitosos Treo) el cual, además de incorporar estas funcionalidades, ofrece un diseño portátil ideal para el público más joven. Y al parecer ha sido un éxito: en Estados Unidos, al primer mes de ser lanzado, se vendieron 6 millones de unidades. Un proceso que para algunos fue lento y los dejó atrás frente a su competencia, pero que según él fue bien pensado. “En principio la migración a la tecnología de los teléfonos inteligentes fue lenta porque había que tener cuidado en incorporar esta nueva filosofía; pero en el último tiempo se volvió más rápida. La idea es tratar de migrar a los usuarios que ya están familiarizados con nuestra plataforma a los teléfonos inteligentes Smartphone, además de incorporar nuevos públicos”, señala.

 

Mientras más, mejor…

 

Los consumidores de estos aparatos están día a día buscando modelos mejores que los anteriores. Es importante notar en qué se diferencian unos de otros. Para Ricardo Gutiérrez, la clave está en cómo éstos son realmente portátiles y las opciones que les entregan a sus usuarios. “Sin duda que este mundo está cambiando cualitativa y cuantitativamente a través de los dispositivos personales. El éxito del mundo de la portabilidad tiene que ver con que nos entrega mayores grados de libertad, de comunicarnos mejor y, además, nos permite producir más”, explica.

Otra empresa que ha irrumpido con estos teléfonos multifuncionales es la finlandesa Nokia. En los últimos seis meses ha lanzado al mercado chileno ocho equipos que cumplen con estas características, en los que las opciones de uso, portabilidad y diseño van de la mano. Destaca la serie E, pensada especialmente para ejecutivos jóvenes que necesitan contar con una oficina al alcance de la mano.

La lista de opciones que entregan estos equipos es cada vez más amplia. Ya no basta con que tengan un buen calendario y organizador de tareas. Las nuevas tecnologías de transferencia de datos más veloces y accesibles en casi cualquier lugar obligan a que las empresas desarrolladoras entreguen funcionalidades que destaquen entre las demás.

Por eso, una herramienta que está sonando fuerte es el GPS, sistema con el que la persona puede ubicar el lugar al que quiere dirigirse mediante la vía mas conveniente. Nokia lanzó hace algunas semanas su plataforma 20 de Mapas Nokia que, además de entregar un sistema de navegación para peatones y conductores, incluye guías turísticas multimedia en sus modelos N95, N82 y N81 8 GB. Palm hace los suyo en su modelo Smartphone Centro, pero con la incorporación de la tecnología Google Maps.

“Continuaremos ofreciendo un dispositivo para cada tipo de persona, poniendo énfasis en la descarga de servicios por Internet y la posibilidad de acceder a experiencias multimedia desde un solo equipo. La mayor parte de nuestros productos ya no sólo son celulares, sino que son verdaderos computadores multimedia con cámaras de video y foto de alta resolución, navegación en Internet, mp3, mp4, etc.”, cuenta Agustina Ruiz, gerenta de Comunicaciones de Nokia para el Cono Sur.

 

La competencia también es portátil

 

Con la fuerte penetración de los teléfonos celulares, el efecto de mercado producido –y que se esperaba se daría– es que los dispositivos de telefonía móvil son accesibles para prácticamente cualquier público. Es así como hoy 9 de cada 10 chilenos tiene un celular, ya sea con un plan contratado o mediante prepago.

Una tendencia similar se está dando con los teléfonos inteligentes. La competencia en este segmento ha permitido que dispositivos como Blackberry y Smartphone puedan adquirirse a precios bastante menores que los vigentes hace algún tiempo.

{mospagebreak}

 

 

Y un nuevo protagonista en esta guerra de la portabilidad apareció extraoficialmente en nuestro país hacer un par de meses. El gigante computacional Mac ya está presente con el IPhone; para muchos, el rey de los dispositivos móviles. Un producto que mezcla la vanguardia con su diseño, conectividad y funciones multimedia, que lo hacen la nueva gran apuesta de este año para los proveedores de servicios de telefonía móvil. Antes de que sea comercializado por la empresa Claro, ya es posible ver cómo se ha ido expandiendo por las manos de los fieles usuarios tecnológicos chilenos.

Ante este potente competidor, los desarrolladores de estas tecnologías no temen: lo ven como un factor positivo. Para Rafael Alcalá, la entrada de estos y otros rivales permite generar economías de escala que influyen en que los precios de estos productos y, por consiguiente, el interés por adquirir esta tecnología aumente. “Cada quien tiene un segmento al que apuntar, hay espacio para todos. Somos muchos jugadores y la idea es que cada uno agarre su pedazo de torta con características particulares en cada mercado. El público va decidir al final del día qué instrumento le sirve más que otro”, señala el ejecutivo de Palm Chile.

Lo que está claro es que ante la fuerte competencia que se avecina, lo más beneficiados serán los consumidores, quienes –como ha sido la dinámica en los últimos años– exigirán mayor calidad a un menor precio en los nuevos dispositivos portátiles. Por tanto, no hay que extrañarse al ver más gente caminando en las aceras mientras organiza su día, busca una calle en la pantalla o habla por videoconferencia con alguien del extranjero. Cosas de la tecnología. a convertirse en un genérico de las clásicas agendas electrónicas o PDA. Un camino en el que la diversificación de públicos y la mirada hacia nuevos horizontes han sido necesarias para convencer a sus fieles consumidores y nuevos interesados de que “no hay nada mejor que tener una Palm”. Su nueva filosofía va de la mano de los llamados teléfonos inteligentes, aparatos móviles que combinan las funciones básicas de un celular, pero por sobre todo incluye características y funcionalidades de un PDA.