Lleva solo un mes en el Centro de Estudios Públicos, pero su mano ya se está notando en la casona de Monseñor Sótero Sanz. Desde cambios estéticos, hasta temas más profundos como la interacción de los investigadores con el comité ejecutivo y seminarios de extensión que abordan temas como el eros y la religión, son parte de la agenda que quiere imponer su nuevo director.
Por: María José López y Antonieta de la Fuente

  • 13 abril, 2018
Fotos: Verónica Ortíz