Es uno de los empresarios jóvenes más pujantes de la XII Región. A los 41 años ha montado un variado pool de negocios que abarca los rubros ganadero, turístico y, desde 2007, los medios de comunicación. Tras una fallida candidatura parlamentaria en 2005, en que estuvo a sólo un punto y medio de arrebatarle la diputación al “histórico” UDI, Rodrigo Alvarez, ahora este ingeniero comercial va por más.

  • 20 agosto, 2008

Es uno de los empresarios jóvenes más pujantes de la XII Región. A los 41 años ha montado un variado pool de negocios que abarca los rubros ganadero, turístico y, desde 2007, los medios de comunicación. Tras una fallida candidatura parlamentaria en 2005, en que estuvo a sólo un punto y medio de arrebatarle la diputación al “histórico” UDI, Rodrigo Alvarez, ahora este ingeniero comercial va por más. Por Lorena Rubio.

Tiene un nombre impronunciable, pero son pocas las personas en Magallanes que no lo conocen. Con un perfil más bien bajo, posee cientos de adeptos y unos cuantos enemigos en Punta Arenas, la ciudad en la que le tocó nacer y en la que ha construido un pequeño imperio.

Miodrag Marinovic Solo de Zaldívar (41, separado, dos hijos: Constanza y Miodrag), es propietario –en sociedad con su familia– de cerca de 300 mil hectáreas de tierras, las que se distribuyen en varias estancias que incluyen ganado ovinos y bovino. Además, es dueño del Hotel Tierra del Fuego, en pleno centro de la capital magallánica; tiene un lodge de pesca en Argentina y una serie de propiedades inmobiliarias repartidas por Punta Arenas, además de una agencia de turismo.

Y por si fuera poco, el año pasado Marinovic se unió al proyecto que dio forma a un nuevo diario en Punta Arenas, algo que en la zona dicen vino a incomodar a los dueños de la tradicional Prensa Austral, que desde 1941 informa diariamente a los magallánicos.

En todo lo que hace Marinovic hay historia o intento por reinventarla. Así ocurrió con su candidatura a diputado en 2005, cuando como independiente estuvo a punto a quitarle el cupo al UDI Rodrigo Alvarez, quien postulaba a su tercer período en la cámara baja avalado por una gran adhesión en la zona. Tras ser dirigente gremial del Comercio y la CPC local, Marinovic lanzó una arriesgada candidatura, sin hermanarse ni con la Alianza ni con la Concertación y sacó la no despreciable suma de 14.776 votos, a 1.100 sufragios del candidato de la UDI.

El estanciero-político hacía dupla con el ahora senador Carlos Bianchi, que también como independiente derrotó al UDI Sergio Fernández y logró un asiento en la cámara alta. “Sabíamos que era prácticamente imposible que saliéramos electos los dos y eso hacía más atractivo el desafío, pero estuvimos cerca”, cuenta Marinovic, al teléfono desde Punta Arenas. Su campaña fue bastante particular, porque en vez de regalar canastas de víveres, como otros partidos suelen hacerlo en esa zona, su comando repartió cientos de ollas. “Preferimos que fueran un objeto práctico, para demostrar que queremos fomentar el emprendimiento y no limitarnos a regalar cosas”, explica.

También tiene historia la más conocida y grande de sus estancias, Peckett Harbour, que hace casi 100 años era uno de los campos preferidos de la aristócrata Sara Braun para pasar los fines de semana. Braun, una hija de inmigrantes que llegó a los 12 años a la ciudad, perteneció a una familia pionera en el desarrollo de la ganadería de esa zona. Así se siente este hijo de croata y española: un pionero en cada cosa que hace. No tiene problemas en reconocer su afinidad con el ex candidato presidencial Sebastián Piñera, a quien llevó a Peckett Harbour, para que “viera de cerca una verdadera estancia magallánica “, cuenta a Capital.

La visita fue poco antes de la segunda vuelta de enero de 2006 y Piñera retribuyó con entusiasmo el gesto: señaló ante un auditorio lleno de gente en Punta Arenas que junto a él (mirando a Marinovic) estaba el próximo intendente de Magallanes, de llegar a La Moneda el postulante opositor.

Tanta es su sintonía con el dueño de Lan que no se molesta cuando le dicen “el Piñera magallánico” y declara sin complejos que el ex presidente de RN es su candidato para el 2009; algo que, según dicen en los círculos políticos de la zona, ha provocado un cierto distanciamiento en su relación con el senador Bianchi, que promueve a toda costa la independencia política de los representantes australes.

Peckett Harbour suele ser su lugar de refugio cuando no está en la ciudad, pero son pocos los que lo conocen, con excepción de su círculo más estrecho, que componen no más de 5 personas; varias de ellas, ex compañeros del colegio salesiano San José, donde realizó la enseñanza básica y media.

Hijo de un ingeniero civil que trabajó durante décadas en Enap –quien le inculcó el amor por el campo y la importancia del esfuerzo y la perseverancia–, Marinovic es de los que se escapa con su club de Tobi para ir a pescar u organiza viajes a exclusivos lodge, como el del Río Puelo (en la X Región), al que llegan todos los años. Además de cultivar el gusto porla caza con arco y flecha profesional, su afición por la cacería también lo ha llevado a visitar un par de cotos de caza del jabalí. También le agrada “escaparse” fuera de Chile: ha estado enChina –donde se preocupó de visitar la represa más grande del mundo en el río Yangtsé–, Tailandia, el año pasado estuvo en la selva boliviana conviviendo con algunas tribus por 20 días, y hace un par de semanas fue de vacaciones con sus dos hijos al Caribe.

 

 

¿Dueño o asesor?

Sus dos últimas iniciativas, curiosamente, también se asemejan mucho al perfil del ex abanderado presidencial de la derecha: en 2007 Marinovic se vinculó al nuevo diario El Pinguino y desde hace meses está embarcado en construir un parque natural privado de 100 mil hectáreas, que se emplazará en unos paños llenos de bosque nativo en el sector de la península de Brunswick denominado Cabo Froward. Ubicado a 90 kilómetros al suroeste de Punta Arenas, este lugar tiene la gracia del ser el último punto terrestre del continente americano y se ha convertido en la “chochera” de este particular ganadero.

Esa característica –ser el último punto continental americano– es lo que más alucina a Marinovic y, además de comprar una serie de paños que circundan el lugar, se está asesorando con expertos en parques naturales de Santiago y Punta Arenas. La idea, expone, es hacer una suerte de oasis austral que esté “exactamente en el borde del mundo” y a una hora del parque marino para el avistamiento de ballenas Francisco Coloane. Para disponer de embarcaciones que hagan los recorridos, Marinovic ya está solicitando las concesiones marítimas para la construcción de embarcaderos. Aunque el nombre está por definirse, lo más probable es que el parque se llame “Cabo Froward”.

{mospagebreak}

Lo del nuevo diario ha sido todo un fenómeno en Punta Arenas y motivo de polémica para Marinovic. ¿La razón? En la ciudad es vox populi que el estanciero puso parte de los recursos –estimados en 2,5 millones de dólares– para echar a andar el periódico. El porqué de los rumores: la sociedad dueña del medio, Patagónica Publicaciones S.A., fue formada por el actual director del diario –Mauricio Vidal– y otra persona que se identifica como estudiante. Vidal –que antes trabajaba en una radio local– es amigo de la infancia de Marinovic y éste lo ha “asesorado” desde el comienzo de la publicación por un sueldo que ninguno de los dos revela. “No soy accionista de El Pingüino y sólo he ayudado a mi amigo de toda la vida en la gestión de este medio, como si fuera cualquier otra empresa”, declara el estanciero-político desde Punta Arenas.

Vidal replica el mismo discurso: asegura que Marinovic sólo opera como asesor financiero del diario, pero reconoce que no tiene horario ni día específicos para aparecer por las modernas instalaciones que ocupan en una tradicional casa de la ciudad conocida como El Castillo, por su tamaño y formas.

El ex candidato a diputado no es el único que ha sido mencionado como propietario del nuevo periódico, los cuales, pese a las consultas de Capital, Mauricio Vidal se negó a identificar, aduciendo que se trata de una “sociedad cerrada”. Son varios los que aseguran que el propio Piñera es uno de los que estarían detrás del nuevo medio, el cual dicen en la empresa ha llegado a vender hasta 7 mil ejemplares por día. Con todo, el dueño de Chilevisión negaría esa relación.

Como sea, el rumor sobre la propiedad de Marinovic ha crecido como la espuma en la capital magallánica; sobre todo, porque el diario salió 20 meses antes de las campañas parlamentarias en las que este ingeniero comercial de la Universidad Adolfo Ibáñez lanzará, más que probablemente, una candidatura.

Algo que distingue a Miodrag II es hacer crecer fuerte sus negocios. Así lo ha hecho a lo largo de su carrera, la que luego de la universidad discurrió a inicio de los 90 en la banca –bancos O’Higgins y Osorno, en la gerencia de riesgos y la mesa de dinero, respectivamente–, para luego volver a su ciudad natal a hacerse cargo de los negocios de su padre, Miodrag I. “El ha multiplicado varias veces lo que heredó de sus padres y, de hecho, es quien está a cargo de todo el temaadministrativo y financiero en los negocios familiares”, revela uno de sus amigos, el ingeniero UDI José Barría, quien además es miembro del Core de Magallanes.

 

 

A la pelea en 2009

Y aunque el propio Marinovic reconoce que la mayoría de sus amigos son de la UDI o RN, no ha descartado ir nuevamente como independiente por un cupo parlamentario en la contienda de 2009. Eso sí, admite que la experiencia de 2005 no fue nada de fácil. “En el fondo, Bianchi y yo competíamos contra dos candidatos: el de la Alianza y el de la Concertación, con todo lo que ello implica”, recuerda. Por eso, y aunque la decisión no está tomada, no descarta ir como independiente, aunque en una lista de la Alianza.

En su decisión Marinovic está considerando la serie de movimientos fuera de los dos bloques dominantes, como el PRI y ChilePrimero, que han surgido, y afirma que, dado eso, lo más importante es “plantear una candidatura seria y con posibilidades”. Lo que tiene claro es que su norte no está en un cupo de la Concertación.

Ir en una lista de Alianza tampoco será una tarea fácil; sobre todo, si es que Rodrigo Alvarez tiene injerencia para evitarlo. “Sus relaciones quedaron completamente resentidas en la última elección. Si bien nunca fueron amigos, hoy ni se saludan”, afirma un amigo de ambos.

El rol de Alvarez será clave, ya que la lógica política señala que luego de tres períodos debería intentar una postulación al Senado o asumir un cargo en un eventual gobierno de la Alianza, lo que facilitaría aún más las cosas para ex líder gremial de la XII Región.

Para el ex partner de este “caudillo magallánico”, Carlos Bianchi, de llegar al Congreso Marinovic sería un real aporte. “Es una de las personas más trabajadoras y rigurosas que conozco”, sostiene. El senador magallánico destaca que con Marinovic en la cámara baja y él en el Senado, “serían mucho más los proyectos e iniciativas favorables para la región que se podrían impulsar”