Corea del Sur y Estados Unidos iniciaron hoy unas maniobras aéreas a gran escala que suponen una nueva exhibición de fuerza ante Corea del Norte después de que el régimen de Kim Jong-un lanzara la pasada semana un nuevo misil intercontinental. Estas maniobras, llamadas “Vigilant ACE”, “buscan mejorar la capacidad operativa combinada de los dos […]

  • 4 diciembre, 2017

Corea del Sur y Estados Unidos iniciaron hoy unas maniobras aéreas a gran escala que suponen una nueva exhibición de fuerza ante Corea del Norte después de que el régimen de Kim Jong-un lanzara la pasada semana un nuevo misil intercontinental.

Estas maniobras, llamadas “Vigilant ACE”, “buscan mejorar la capacidad operativa combinada de los dos países tanto de día como de noche y en cualquier condición meteorológica”, explicó a Efe un portavoz del Ministerio de Defensa surcoreano.

El Ministerio no quiso confirmar si se trata de las mayores maniobras aéreas jamás realizadas entre Washington y Seúl, aunque medios locales insistieron hoy en que son las mayores que se recuerdan, con 230 aeronaves y unos 12.000 efectivos involucrados.

En los ejercicios, que concluyen el próximo 8 de diciembre, participan por parte estadounidense dos docenas de cazas furtivos, como el F-22 o el F-35, y dos bombarderos estratégicos B-1B.

Aunque los ejercicios tienen una frecuencia bianual y estaban ya planeados antes de que Corea del Norte realizara el pasado miércoles su último ensayo de misiles balísticos, es muy poco habitual que el Pentágono lleve a cabo un despliegue de esta envergadura.

Revise el artículo completo en Diario Financiero.