Cuando llegaron los informes de que uno de los atacantes de París pudo haber hecho su camino a Francia disfrazado de refugiado, el gobernador de uno de los pocos estados de EEUU que ya había abierto la puerta a decenas de sirios, la cerró de golpe alegando motivos de seguridad. Rick Snyder, gobernador de Michigan, […]

  • 18 noviembre, 2015

Captura-de- pantalla-refugiados-yazidíes

Cuando llegaron los informes de que uno de los atacantes de París pudo haber hecho su camino a Francia disfrazado de refugiado, el gobernador de uno de los pocos estados de EEUU que ya había abierto la puerta a decenas de sirios, la cerró de golpe alegando motivos de seguridad.

Rick Snyder, gobernador de Michigan, dijo en un comunicado que decidió declinar los esfuerzos para aceptar a más refugiados sirios, mientras espera que el Departamento de Seguridad Nacional complete una revisión completa de las autorizaciones de seguridad.

Texas, el segundo Estado más poblado del país, es otro de los que rechaza a los refugiados sirios. Su gobernador, Greg Abbott, escribió este lunes una carta a Obama, en la que aseguró que “la compasión humanitaria estadounidense podría ser explotada”.

Los gobernadores declinan respaldar el objetivo del presidente, el demócrata Barack Obama, de que Estados Unidos admita este año fiscal a 10.000 refugiados sirios.

Por su parte, Obama advirtió que cerrarle la puerta a los refugiados sirios sería “una traición a los valores” estadounidenses. Sin embargo, congresistas republicanos -mayoritarios en el Capitolio- apoyaron a los gobernadores.

Según cifras gubernamentales, Estados Unidos ha aceptado a 1.682 refugiados sirios en el año fiscal 2015. Los Estados que han recibido más personas son Texas, California y Michigan. De acuerdo con Naciones Unidas, desde el comienzo de la guerra civil siria en 2011 Estados Unidos ha aceptado a cerca de 2.000 refugiados. El conflicto ha desplazado a más de cuatro millones de personas.

Revise el artículo completo en Mashable.