Las mujeres se enfrentan a un mundo exigente. La multiplicidad de roles que deben cumplir les deja poco tiempo para sentarse y potenciar sus cualidades naturales, razon por la cual cada vez más acuden a las asesorias de imagen, nicho en el cual Versatima esta dando que hablar.

  • 14 mayo, 2009

Las mujeres se enfrentan a un mundo exigente. La multiplicidad de roles que deben cumplir les deja poco tiempo para sentarse y potenciar sus cualidades naturales, razon por la cual cada vez más acuden a las asesorias de imagen, nicho en el cual Versatima esta dando que hablar. Por Nicolas Vial; foto, Veronica Ortiz.

Ver y verse bien. No se trata de aparentar lo que no se es, ni tampoco de remozar la imagen para suplir la falta de méritos profesionales. No. En Versátima lo que persiguen es asesorar en imagen integral a las ejecutivas y apoyarlas en aquellas decisiones de presentación, vestuario, maquillaje, formas y estilos que sienten más débiles o cuando no disponen del tiempo suficiente para dar con sus preferencias.

Detrás de este emprendimiento están Magdalena Lira y Magdalena Elton, quienes –luego de incursionar en la Corporación de Estudios Estilo y Moda– decidieron aplicar en sus aproblemadas clientas lo que habían aprendido sobre la imagen femenina. “Nos unió la importancia que tiene el estar bien arreglada como parte fundamental de la comunicación. No estamos hablando de una cosa fashion, sino de la mujer común y corriente en todas sus actividades”, cuenta Elton, quien trabajó anteriormente en Colour Me Beautiful, firma británica con presencia en 30 países y que participa esta industria desde hace 25 años.

Versátima funciona desde hace un año y ha entregado asesoría personalizada a más de 40 profesionales de distintas áreas. Se diferencia con otros asesores de imagen por su propuesta integral de servicio, ya que además de entregar herramientas para aprovechar las cualidades de la mujer –con apoyo en materia de vestuario y maquillaje, por ejemplo–, cuenta con un grupo de especialistas que incluye antropólogas, abogadas, diseñadoras y hasta especialistas en gestión de emprendimiento.

La esencia de Versátima, según sus iniciadoras, es respetar la forma natural de sus clientas y no transformarlas en maniquíes. Para ello, antes de definir qué ropa o color debe usar cada persona, se traza un diagnóstico acabado de qué es lo que se quiere transmitir, basado en las características naturales y otros aspectos, como la familia, la profesión que desempeña y la personalidad de la clienta, entre otros.

En el poco tiempo que llevan trabajando se han centrado en la asesoría personalizada, pero también han expandido su gama de servicios a la empresas, potenciando la imagen de las instituciones a través de consultoría a la presencia de su personal. “Nos dimos cuenta de que en las empresas el tema de la imagen corporativa ha tomado mayor importancia, porque al final es su propia gente la que transmite ese concepto. La idea es ayudar para que los empleados entreguen los valores y mensajes que se quieren transmitir a los consumidores”, explica Lira. Esta área la desarrollan a través de seminarios y charlas en que además de abordar todo lo relacionado con la presencia física, entregan herramientas para organizar el vestuario acorde a las exigencias de la empresa, cómo llevar las relaciones interpersonales y hasta cómo sacarle mejor partido a la figura.

Cuestión de imagen, dicen en Versátima, la que no tiene por qué traducirse en objetos suntuosos ni en altos costos.