El profesor de Economía del MIT visitó esta semana nuestro país para exponer en el seminario LATAM Focus 2020 organizado por BTG Pactual. El encuentro –al que llegaron los principales empresarios y ejecutivos del país y en el que se habló de crecimiento económico, del impacto del corona virus, la nueva Constitución y del estallido social– también tuvo a Ignacio Briones como orador y a Sylvia Eyzaguirre, del CEP, como moderadora. Así fue la agenda de Daron Acemoglu en Chile.

  • 5 marzo, 2020

La mañana del miércoles 4 de marzo aterrizó en Santiago el economista de origen turco, Daron Acemoglu, doctor en Economía y profesor del MIT. Desde ahí, el autor de El estrecho corredor y de Por qué fracasan las naciones, se trasladó al Hotel W, donde alojó hasta ayer en la noche y donde se realizó el seminario LATAM Focus 2020 organizado por BTG Pactual.
Cerca de las 5 de la tarde se trasladó junto a Juan Guillermo Agüero, CEO del banco de inversiones, a Teatinos 120 y una hora después sostuvo una reunión con el ministro de Hacienda, Ignacio Briones, quien también fue orador del simposio que se realizaría al día siguiente. Era la primera vez que el economista de la UC se encontraba con el profesor europeo, de quien él mismo reconoció ser “un gran admirador”. Conversaron cerca de una hora: hablaron de instituciones, del momento político-social chileno, de los riesgos, pero también de las oportunidades que ofrece. De la importancia de tener una hoja de ruta de mediano plazo y de los acuerdos para ello. «Acemoglu es uno de los economistas más brillantes y citados del mundo.
«No lo conocía personalmente pero soy un gran admirador de su trabajo académico desde hace muchos años, particularmente en lo relativo a la importancia de las instituciones para el desarrollo económico», explica Ignacio Briones a Capital.

De la nada al todo

A las 6:30 de la mañana comenzó a llegar parte del equipo de anfitriones y de la productora GV, que estuvo a cargo del evento y cuyas socias son Cecilia Guzmán y Fernanda Valdés. Junto a ellas trabajó CQ Estudio, firma que colaboró con la puesta en escena. A las 8:30 am, el salón del piso -3 ya estaba repleto: había capacidad para 800 personas y al final llegaron cerca de 1.000. El interés, explicaban los asistentes -entre ellos estaban Jorge Desormeaux, Vittorio Corbo, Rafael Ariztía, Guillermo Arthur, Jorge Errázuriz, José Luis Del Río, César Barros, entre otros- se debía, además del perfil de los expositores, a que este era el primer seminario financiero post vacaciones. Y pese a los avances del coronavirus en el mundo y en Chile, ni el evento ni sus protagonistas tambalearon. Tampoco hubo alcohol gel ni mascarillas.

A las 8:55 Agüero se subió al escenario y dio inicio al evento. Explicó que en la firma decidieron hacerlo en esta fecha y no a mediados de año como en otras oportunidades porque este es un año especial, con plebiscito incluido, y quería ofrecer un espacio de reflexión antes de las votaciones del 26 de abril. Señaló que pese a que el 2019 había sido bueno para la firma en todas sus líneas de negocio, no se podía negar que desde el 18 de octubre el panorama económico nacional se había complicado. “El país enfrenta un difícil escenario para las inversiones”, señaló entonces. A eso, se suma ahora el factor del coronavirus que alerta al mundo entero.


En un momento dijo que no quería ser “autorreferente”, pero que creía que era importante señalar su experiencia: que había comenzado su carrera profesional a principio de los 90 y que desde entonces había sido testigo del salto del país en materia política, económica, “y también social”, enfatizó. “Hoy este sistema esta siendo cuestionado”, dijo. Y agregó: “Y a pesar de todos los éxitos obtenidos, estamos viviendo la crisis más severa desde el retorno a la democracia”.
Recalcó que en 7 semanas se concretaría el plebiscito y que “el proceso genera incertidumbre entre los que estamos aquí reunidos”. Y animó a los convocados a que este proceso debía preservar ciertos derechos como la propiedad privada, la institucionalidad del Banco Central y la responsabilidad fiscal. E insistió en el riesgo que corre el país si prima la llamada “hoja en blanco”. “Voy a decir algo provocativo”, advirtió, “No puede ser que Chile para a ser un país donde no pasaba nada, a uno que pase de todo”.
Finalmente, concluyó diciendo que más allá de debatir por la paridad, lo que los partidos políticos debieran estar conversando es sobre el contenido de la nueva Carta Magna. Y apuntó: “Que este proceso sea una oportunidad para tener un mega país”.
Habló del golpe que tanto la crisis como el coronavirus dieron a la economía. “Hay una disminución impactante en la actividad económica, hubo una disminución de 23,4% de Imacen en medio mes cuando partió todo esto, pero la última cifra, de 1,5%, nos dice que no hay nada de qué celebrar pero nos aleja de la recesión”. Asimismo, reiteró a los empresarios la importancia que tiene, en este contexto, el crecimiento económico. Algunos de los presentes lo vieron como un llamado a no dejar de invertir en momentos que prima la incertidumbre.
Para terminar, habló del plebiscito, la modificación a la Constitución y citó al ex ministro De Patricio Aylwin, Edgardo Boeninger, de quien, aseguró, era gran admirador. De él destacó su manera de luchar por los grandes acuerdos, la importancia de sentarse a conversar. “Hay que hacer grandes acuerdos…y eso también los involucra a ustedes empresarios y ejecutivos aquí presente”, remató.

A las 9:03 el ministro Briones tomó la palabra. Lo primero que hizo fue reconocer su admiración hacia Acemoglu, a quien describió como un economista “muy ecléctico” y “brillante en lo económico”. Con los ojos puestos en el grupo ahí presente aseguró que “el momento que vivimos es muy particular y plantea desafíos que exigen una mirada reflexiva y desapasionada”. Sobre la violencia que ha afectado al país desde el 18 de octubre, dijo que “ha sido difícil contenerla”, y que “los que somos demócratas debemos hacer una condena clara”.

En cuanto a las críticas político-económico y sociales, añadió que “nadie puede decir que estos 30 años Chile ha sido un desastre: hay progreso, disminución de pobreza y desigualdad”. “Hay que tener la mirada abierta a la crítica, pero no caer en la trampa de que todo ha sido un desastre”. Habló del golpe que cuánto la crisis como el coronavirus afectan a la economía. “Hay una disminución impactante en la actividad económica, hubo una baja de un 23,4% de Imacec en medio mes cuando partió todo esto. La última cifra, de 1,5%, nos dice que no hay nada de qué celebrar, pero, a su vez, nos aleja de la recesión”.  Y reiteró a los empresarios la importancia que tiene, en este contexto, el crecimiento económico. Algunos de los presentes lo vieron como un llamado a no dejar de invertir en momentos que prima la incertidumbre.

Para terminar, habló del plebiscito, la modificación a la Constitución y citó al ex ministro de Patricio Aylwin, Edgardo Boeninger, de quien, aseguró, era gran admirador. De él destacó su manera de luchar por los grandes acuerdos y la importancia que tiene el diálogo. “Hay que lograr buenos acuerdos…y eso también los involucra a ustedes empresarios y ejecutivos aquí presente”, remató.

El error de Hayek

Tras el aplauso a Briones, Acemoglu comenzó su exposición, la cual trató principalmente de su último libro, “The Norrow Corridor” (El estrecho corredor). Como hilo conductor proyectó una fotografía de un niño europeo cuyo padre sostenía en sus hombros durante una protesta. El menor llevaba en sus manos un cartel que decía: “Salva el planeta”, “Limpia tu desorden”. “Esta imagen, que ahora en Chile y en el mundo puede serles muy familiar, hace años era impensada”, sostuvo el economista. Y argumentó, tal como lo hace su texto, que ahora son los ciudadanos los que reclaman a los políticos y autoridades por mejoras concretas. Que aquello sea posible, apuntó, «demuestra que existe libertad y confianza en el Estado”. Según el académico el estrecho corredor es una manera de graficar el equilibrio que debe existir entre poder del Estado y el de la sociedad, y que cuando la balanza se inclina a favor de un lado, se corre el riesgo de salir de esa área «ideal» para las democracias. Como ejemplo de países que navegan bien por esas aguas destacó a Estados Unidos y Reino Unido. De China, dijo que sufría demasiado poder del Estado, mientras que en Tiv, grupo étnico africano, hay exceso de poder de la sociedad.
Advirtió no ser un experto en Chile, pero indicó que no era un «enigma» lo que estaba viviendo el país. Esto, pues pese a su historia de crecimiento y a destacarse dentro de la región, había aún una inequidad superior al promedio OCDE. Un ejemplo claro de ello es el dispar acceso a buenos trabajos, a cargos políticos y a una buena educación. Repasó la historia de Chile y finalizó hablando del filósofo y economista austriaco Friedrich von Hayek. “Hayek se equivocó al creer que si la sociedad le pedía al Estado que se hiciera cargo de demandas y mejoras sociales, los países se salían del corredor. No tienes que salir, sino mejorar las instituciones. No solo hacerlas más fuertes, sino hacerlas más representativas”, añadió. Como frase final, dijo: “Chile puede también probar que en eso Hayek estaba equivocado”.

Condenar y no condonar

A las 10:51 Sylvia Eyzaguirre, investigadora del CEP, moderó la conversación que se dio entre ambos economistas, con preguntas que ella encabezó. Se dirigió primero a Acemoglu, a quien, tras una introducción sobre los últimos debates y acontecimientos en el país, le pidió su opinión sobre una posible nueva Constitución y si ésta podría solucionar los problemas por los que atraviesa Chile. Y él respondió: “No hay nada excepcional en el descontento que enfrenta el país. Es parte del desarrollo que se realicen protestas y reclamos. Aunque hay que “condonar” la violencia –de inmediato se corrigió, “perdón, condenar”, generando una risa entre los presentes–.” Y siguió: “El descontento no lo hace un país inusual. Y ahora que Chile escribe una nueva Constitución, puede ser una salida. Porque las nuevas constituciones sintetizan nuevos acuerdos. Eso ocurrió en Alemania y Finlandia. Y Chile debiera tener un modelo: utilizar como referente una buena Constitución que se destaque en el mundo”. Y, recomendó que quienes estuvieran a cargo de este trabajo sean personas expertas y no “novatos” en el asunto.
Después del seminario, que finalizó cerca de las 11:30 am, el economista almorzó en el hotel con los socios de BTG Pactual y algunos clientes. Y a las 5 pm finalizó su visita a Chile con una charla en la Facultad de Economía y Administración de la UC, la que fue moderada por la periodista Angélica Bulnes. En la noche voló de vuelta a Estados Unidos.