Normalmente, Cuba no permite el acceso de la prensa ni de organizaciones internacionales a sus prisiones, lo cual ha provocado críticas internacionales. Ahora, con el objetivo de hacer frente a las acusaciones de violaciones de derechos humanos al interior de los recintos, Cuba abrió las puertas de sus cárceles a dos autobuses repletos de periodistas […]

  • 11 abril, 2013

Normalmente, Cuba no permite el acceso de la prensa ni de organizaciones internacionales a sus prisiones, lo cual ha provocado críticas internacionales. Ahora, con el objetivo de hacer frente a las acusaciones de violaciones de derechos humanos al interior de los recintos, Cuba abrió las puertas de sus cárceles a dos autobuses repletos de periodistas de todas partes del mundo.

Según cuenta un corresponsal de BBC Mundo que participó de la visita, las autoridades cubanas pusieron énfasis en mostrar los resultados de un sistema de disminución de rigurosidad que tiene a la mitad de los presos en un régimen abierto; les permite trabajar fuera y visitar a sus familias.

Hoy existen en Cuba cinco prisiones de máxima seguridad, 40 normales y 155 centros abiertos. Uno de estos es La Lima, cuyo director Jorge Fonseca aseguró que a nivel nacional aspiran a tener “al 70% de los internos en régimen abierto”.

Las condiciones carcelarias en Cuba han sido muy criticadas en el extranjero, especialmente luego de que dos reclusos murieron en huelgas de hambre. A pesar de los esfuerzos de las autoridades cubanas por traspartentar la situación carcelaria, muchos presos insistieron en que las violaciones a los derechos humanos seguían ocurriendo constantemente en los centros, según cuenta BBC.

Para acceder al artículo completo entra a BBC News.