Los ataques terroristas de París llegan después del derribo de un avión ruso en la península del Sinaí, del bombardeo de un feudo de Hezbolá en Beirut y de un atentado contra los kurdos en Ankara. En las últimas semanas han muerto 500 personas, y otros cientos de ciudadanos han resultado heridos. ¿Cómo entender, por […]

  • 17 noviembre, 2015

actualidad-RT_isis

Los ataques terroristas de París llegan después del derribo de un avión ruso en la península del Sinaí, del bombardeo de un feudo de Hezbolá en Beirut y de un atentado contra los kurdos en Ankara. En las últimas semanas han muerto 500 personas, y otros cientos de ciudadanos han resultado heridos.

¿Cómo entender, por tanto, la estrategia de los militantes islamistas? ¿Quieren reclutar extranjeros o, por el contrario, los quieren ahuyentar? [tweetable]Lo que quiere el EI es mantener vivo el caos en Siria y en Irak[/tweetable], para poder mantener el control del territorio y desarrollar su califato.

Su objetivo no es derrocar al presidente sirio Bashar al-Assad, dado que su figura es muy útil como objetivo del odio sunita; además, hay una cooperación tácita entre el EI y el régimen. Evitan el conflicto directo y ambos lados atacan a las milicias más moderadas.

Para captar adeptos, el EI utiliza los horrores de la guerra y el terrorismo. El grupo terrorista prefiere que el conflicto se presente como los musulmanes contra los infieles, ya sean EEUU, Rusia o Europa. También les beneficia alimentar el conflicto entre chiítas y sunitas.

Hay dos cosas que quiere evitar el ISIS. Primera, una intervención por tierra de las tropas de la OTAN o de Rusia, que causaría muchas bajas entre sus militantes al Este de Siria y al Oeste de Irak.

La segunda cosa que quiere evitar es un acuerdo de paz con un nuevo Gobierno en Siria. Si hubiera un acuerdo en el que se beneficiara a los sunitas de Siria, el EI perdería atractivo.

El próximo atentado seguramente no será en Francia. El EI quiere provocar divisiones en Europa, y una reacción de hostilidad hacia los refugiados que huyen del conflicto. Alemania sería uno de los países más vulnerables, ya que el EI vería un ataque al país como un síntoma de debilidad de la canciller Angela Merkel. Lo mismo pasa con Londres. Según Andrew Parker, responsable del MI5, los servicios de inteligencia británicos, Reino Unido ya ha evitado seis atentados terroristas en lo que va de año.

Las estrategias políticas y los operativos disponibles determinarán el lugar en el que el EI perpetrará su próximo atentado. No hay duda de que habrá más. Esto será un desafío no solamente para las agencias de inteligencia. El conflicto que se libra en Siria afecta cada vez más a los gobiernos de Europa, sobre todo a Francia, Alemania y Reino Unido, que tendrán que dirigir la respuesta a este fenómeno.

Revise ela rtículo completo en Diario Financiero.