No es secreto que a medida que los millennials están cada vez más arraigados en la fuerza laboral de nuestros tiempos, reemplazando a la generación anterior. Actualmente, los millennials están más comprometidos con el mundo que los rodea, por lo que quieren cambiarlo y hacerlo mejor. Según el experto en liderazgo Mick Ukleja, fundador y […]

  • 13 octubre, 2015

millennials_flickr

No es secreto que a medida que los millennials están cada vez más arraigados en la fuerza laboral de nuestros tiempos, reemplazando a la generación anterior. Actualmente, los millennials están más comprometidos con el mundo que los rodea, por lo que quieren cambiarlo y hacerlo mejor.

Según el experto en liderazgo Mick Ukleja, fundador y presidente de LeadershipTraQ, [tweetable]los millennials están cambiando el mundo (para mejor) [/tweetable]principalmente de cuatro maneras:

  • Desafiando a pensar en forma cualitativa en vez de cuantitativa

La calidad tiene menos límites que la cantidad. ¿Por qué no centrarse en la justicia económica, o más tolerancia hacia diferentes puntos de vista? Menos polarización podría ser refrescante.

¿Qué tal revisar nuestro sistema educativo para asegurarse de que el verdadero aprendizaje se lleva a cabo? ¿Por qué no centrarse en preparar a los estudiantes para tener trabajo del futuro? ¿Nuestra instrucción tiene lugar en el contexto de una economía global? Esta nueva generación tiene este tipo de pensamiento, que prefiere la calidad en lugar de la cantidad.

  • Desafían las viejas suposiciones sobre carreras y empleos

Conseguir empleo y quedarse trabajando lealmente para la misma empresa hasta tener una cómoda jubilación no es una idea que atraiga a las nuevas generaciones. Quedarse con una empresa no es la consideración cima de una carrera. Y tampoco es el único énfasis. Hay una fuerte expectativa de que las empresas amplíen el impacto que están haciendo. Su papel en el mundo incluye ser mejores para mejorar su alrededor. Los millennials tienen un fuerte sentido de esto. Pensar en contribución en lugar de consumo.

  • Desafían la idea de que todos debamos aprender igual

Se pueden personalizar los procesos de aprendizaje. Esta nueva generación ha crecido con algo en la mano los teléfonos inteligentes que les permiten comunicarse, calcular, y mucho más. En los próximos años, muchos de estos dispositivos se utilizarán en el aula. Será posible controlar cómo los estudiantes están aprendiendo rápido. Así serán capaces de aprender a su propio ritmo. Lo mismo con todo lo demás, cada uno siga a su paso, con sus preferencias sin adaptarse forzosamente al ritmo de los demás.

  • Desafían a tomar decisiones más equitativas

Hasta hace pocos años, era costumbre que las decisiones empresariales se hicieran en la parte superior de las organizaciones porque ahí es donde se obtuvo la información. Hoy en día, la información está al alcance de todos. Las habilidades para la toma de decisiones tienen que ser dinámicas, no es estáticas. Hay una gran cantidad de novedades con la generación millennial que hacen de esto algo esencial.

Una cadena jerárquica de mando puede actuar como un cuello de botella. Los millennials han trabajado en grupos que colaboran con los demás durante toda su vida, de forma orgánica y sin restricciones de un sistema jerárquico obsoleto. ¿El resultado? Mejores decisiones y el compromiso más fuerte de todos sus miembros.

Revise el artículo completo en Inc.