Tras suspender la marcha que tenía previsto encabezar este miércoles a la sede del Consejo Nacional Electoral, exigiendo el reconteo de los votos de las elecciones del domingo pasado, el candidato opositor, Henrique Capriles, convocó el martes a una segunda noche de cacerolazos. Fue así como, a las 8 de la noche de este martes, […]

  • 17 abril, 2013

Tras suspender la marcha que tenía previsto encabezar este miércoles a la sede del Consejo Nacional Electoral, exigiendo el reconteo de los votos de las elecciones del domingo pasado, el candidato opositor, Henrique Capriles, convocó el martes a una segunda noche de cacerolazos.

Fue así como, a las 8 de la noche de este martes, empezó en Caracas y otras ciudades de Venezuela una protesta de la oposición con cacerolas, que fue enfrentada por los partidarios del gobierno con el uso de “cohetazos”; fuegos artificiales.

Eata guerra de protestas se desencadenó luego de que el presidente electo, Nicolás Maduro, pidiera a sus seguidores realizar un “cohetazo” para acallar las cacerolas “de la burguesía”.

Maduro también había dicho que no permitiría la realización de la marcha opositora y responsabilizó a Capriles de los actos de violencia política que la víspera costaron la vida a seis personas, según la Fiscalía.

Frente a las acusaciones, Capriles se defendió asegurando que la violencia era promovida por el gobierno y argumentó que la marcha prevista inicialmente había sido suspendida porque tenía información de que grupos infiltrados intentarían generar violencia.

Para más información entra a BBC Mundo.