Aunque estemos en un mundo donde gran cantidad de información está al alcance de la mano, muchas de las decisiones de un CEO están llenas de vacíos, argumentos de peso a favor y en contra y defensores apasionados a quienes no se desea desmotivar. Es por eso que [tweetable]no se debe desestimar la importancia de […]

  • 22 septiembre, 2015

compañeros-trabajo-oficina

Aunque estemos en un mundo donde gran cantidad de información está al alcance de la mano, muchas de las decisiones de un CEO están llenas de vacíos, argumentos de peso a favor y en contra y defensores apasionados a quienes no se desea desmotivar.

Es por eso que [tweetable]no se debe desestimar la importancia de decir “no”[/tweetable], ya que rechazar iniciativas y eventos no solo deja más tiempo, sino que también puede ayudar a mantenerse centrado con los objetivos del negocio.

Estas son las cinco veces en que debería decir que no sin sentirse culpable por ello.

1. A una mala idea

Sí, suena sencillo. Pero más de uno se ha autoconvencido de que “no existen las malas ideas”, intentando verle el lado bueno y honrando al creador, en lugar de decirle la verdad y seguir adelante.

Mientras más experiencia y talento hay en la sala, se necesitan menos explicaciones y se puede llegar más rápido al “no”. Para los más jóvenes, la negación podría herirle en el ego y el orgullo, pero les ayudará a sobrellevar los contratiempos.

2. A una buena idea

Si su producto o servicio es bueno, habrá muchas maneras de expandirlo, por lo que habrá muchas buenas ideas que no se pueden seguir a la vez, y es en ese momento donde usted debe ser consciente de su estrategia de negocios y protección de sus recursos.

Hacer muchas cosas a la vez, incluso teniendo los recursos, puede confundir a los clientes, por lo que debe elegir la idea que más se adecúe a su proyecto y rechazar las demás, aunque sean igual o mejores que la elegida.

3. A un cliente

Muchas veces los clientes piden cosas a las que realmente hay que decirles que no, pero en general, esto no pasa. A veces se le da el beneficio de oír los consejos, pero con una invitación abierta a ser ignorados.

De vez en cuando, un cliente le pedirá algo que realmente le hará daño a su negocio, en lugar de algo tan simple como un descuento en el precio.

Por ejemplo, van a ampliar su negocio con usted a cambio de algún tipo de exclusividad. Cuando usted sabe que tiene que poner su negocio antes que el cliente, debe decir “no” y esperar que lo respeten.

4. A un vendedor

Usted depende de su personal de ventas. Por eso, cuando uno de ellos le diga que puede duplicar la productividad, debe decirle que no, aunque sea una buena idea, pero que no respeta el negocio o la empresa. Sin embargo, esta es una categoría especial, ya que un vendedor puede entender ese “no” como un “no tendrás lo que se necesita para tener éxito aquí”.

Generalmente el vendedor responde a una necesidad expresada por un cliente. Sin embargo, a veces la única forma de llenar el vacío es cambiar el negocio actual para ser más como otra compañía.

El problema aquí es decidir si hay necesidad de una nueva oportunidad para la organización o si solo se trata de un capricho.

5. A un candidato

A veces, un candidato tiene la habilidad, el conocimiento y la experiencia, pero a veces un buen líder prioriza otras cosas y debe decirle que no a ese candidato, o decirle al jefe de RRHH que le comunique su decisión.

Es importante que usted sea capaz de explicar en términos muy humanos lo que vio en el candidato que lo hizo sentir incómodo y no dejar que el jefe de recursos humanos cambie su evaluación. Después de todo, el director de recursos humanos pasó la prueba, y su trabajo ahora es ayudar a prosperar.

Revise el artículo completo en Business Insider.