SudMaris y sus planes. No acaban de enterar un año de vida y su crecimiento es simplemente fenomenal. De la mano de socios de calibre como los hermanos Navarro y AquaChile, SudMaris ya está entre las cinco mayores acuicultoras de Chile y están prestos a disputar un cupo entre los tres más grandes.Choritos ellos, ¿no? […]

  • 4 mayo, 2007

SudMaris y sus planes. No acaban de enterar un año de vida y su crecimiento es simplemente fenomenal. De la mano de socios de calibre como los hermanos Navarro y AquaChile, SudMaris ya está entre las cinco mayores acuicultoras de Chile y están prestos a disputar un cupo entre los tres más grandes.Choritos ellos, ¿no?
Por Paula Costa R. Foto, Verónica Ortíz.

Esta historia partió al revés. No fue un buen proyecto que necesitaba financiamiento, sino que fueron varios millones de dólares los que andaban en busca de un buen negocio.

Sí, porque los hermanos Andrés y Pablo Navarro junto a Julio Solar ni bien cerraron la venta de su parte en Tecnomix a Cementos Bío Bío en 2005, cuando ya se preguntaban ¿y ahora qué vamos a hacer? ¿Qué nuevo proyecto vamos a levantar? Estaban ansiosos de echar a andar algo… pero no cualquier cosa.

Fue así como un buen día Julio Solar les dijo que le “tincaba” algo relacionado con el rubro acuícola, sector que de inmediato entusiasmó a los Navarro, quienes le dijeron “si levantas un proyecto relacionado con el rubro acuícola, nosotros vamos de todas formas”.

El desafío motivó en extremo a este ingeniero, ex gerente general de empresas del grupo CMPC y empresas Melón y socio fundador de Tecnomix. Se puso de cabeza a investigar, pasando de los salmones a los avalones y los choritos… y ahí se detuvo. Cómo no, si Chile cuenta con condiciones naturales “espectaculares” para su cultivo, la industria está en el inicio de su ciclo de vida –lo que les da un espacio ilimitado para crecer–, y en la actualidad los productos sanos se venden prácticamente solos por el boom de la comida saludable. Era un buen momento para entrar, en especial si se considera que el año pasado Chile produjo unas 125 mil toneladas de choritos, cifra que se espera se duplique este año.

A los diez minutos de entrevista con Solar, actual socio y gerente general de SudMaris, uno se da cuenta de que era obvio que les resultaría, y que les seguirá resultando. Porque Solar es energía pura: con los Navarro ya arriba del carro en el sector acuícola, partió de inmediato al sur a ver qué concesiones marítimas podrían comprar, dónde instalarían las plantas, etc.

En eso andaba, precisamente en Dalcahue, Chiloé, cuando “por esas cosas de la vida que se llaman suerte o ayuda de una mano de arriba”, se enteró que ya existía ahí una planta de choritos de la empresa Salmones Chiloé. Al otro día, a las 9 de la mañana, fi guraba sentado en la ofi cina de su presidente, Andrés Kaulen, con una propuesta de asociación. Corría abril de 2006.

La planta que había llamado la atención de Solar era una procesadora que después de varios pasos deja solamente la carne congelada y envasada. Con capacidad para 200 toneladas de carne al mes, era una instalación más bien pequeña, pero que les servía para entrar al negocio de manera rápida.

-Si nosotros hubiéramos partido desde cero con Andrés y Pablo, poniendo plata para comprar terrenos, comprar equipos, comprar o pedir concesiones marinas, hacer un estudio de impacto ambiental, que te lo aprueben, construir la planta, instalar las máquinas nuevas, hacerlas funcionar, pedir nuevamente autorización para el permiso de exportación a Europa, etc… todo ese proceso son al menos tres años. Acá lo hicimos en tres meses, esa es la gran importancia de habernos asociado con Salmones Chiloé -rememora Solar.

Kaulen y su socio Alberto Claro de inmediato se entusiasmaron. Obviamente, el negocio era conveniente para ambos: la planta era para Salmones Chiloé solo una productora de maquila, que no contaba con cultivos propios y no exportaba. Solar les planteó la idea de crear una sociedad para el cultivo, producción y exportación de choritos, idea que venía como anillo al dedo en el plan de negocios.

Pero no bastaba con que a ellos dos la idea les gustara, ya que AquaChile –de Víctor Hugo Puchi y Humberto Fischer– era propietaria del 60% de Salmones Chiloé, y no había negocios si ellos no aprobaban el deal. -Pero este es un proyecto iluminado, que tiene una mano arriba que ayuda. Lo aprobó el directorio a principios de mayo pasado e inmediatamente empezamos a trabajar en la formación legal de esta empresa que quedó fi niquitada en julio de 2006 como SudMaris Chile SA -cuenta Solar.

La planta fue tasada, luego de lo cual los Navarro y Solar hicieron una sociedad que aportó el 50% del actual capital de SudMaris, quedando la otra mitad en manos de los antiguos controladores de Salmones Chiloé.

QUE TEMIBLE LA COMPETENCIA

Quemada esa etapa, nada de ir paso a paso. Rápidamente salieron en busca de cultivos marinos, única manera de ser uno de los actores importantes del sector. En noviembre de 2006 cerraron la compra de Mussels Chile en 1,5 millones de dólares, lo que les aportó 60 hectáreas de cultivos (la mitad ya en producción y el resto para crecimiento futuro) y en diciembre la de Puerto de Humos (por el mismo valor), que les signifi có otras 65 hectáreas de cultivos, con unas 35 de ellas en producción.

Paralelamente, el directorio aprobó la construcción de una planta nueva en Dalcahue que les permitirá sumar dos líneas de productos a la actual, la que una vez operativa les va a cuadruplicar su tamaño. Con una inversión de 10 millones de dólares y de tecnología holandesa, se espera que esté funcionando en octubre de este año.

Pero las compras han seguido. En febrero cerraron la adquisición del 51% de Geomar, una conservera de muy buen nivel que les permitirá aumentar la gama de productos premium que la empresa ofrece actualmente, y que les signifi có el desembolso de cerca de 3 millones de dólares.

Aún no ha pasado un año desde su creación y SudMaris ya exporta a Bélgica, España, Italia, Alemania, Francia y Rusia y en cuanto tengan un mayor volumen de producción esperan arribar a Estados Unidos y Canadá. Con todo, no hay que pensar que hasta aquí no más llegaron. No, porque para ellos, no hay límites. Solar estima que ya están dentro de las Top 5 del sector, posición que no los deja conformes, pues pretenden estar entre los tres primeros de aquí a tres años. Para ello, este año buscan alcanzar los 10 millones de dólares en ventas, mientras que para el 2008 –con la planta nueva funcionando– el volumen vendido debería duplicarse.