Luego de tres años desde que Filipinas recurrió a La Haya para demandar a China por apoderarse de aguas que corresponden a su territorio, la Corte Internacional finalmente dio su dictamen, en donde señala: “no hay fundamento legal para sustentar la reclamación de que China ostente derechos históricos sobre los recursos de las áreas marítimas”. […]

  • 13 julio, 2016

BEIJING, CHINA - SEPTEMBER 04:  Chinese President Xi Jinping attends welcoming ceremony for Malaysia's Yang di-Pertuan Agong Tuanku Alhaj Abdul Halim Mu'adzam Shah outside the Great Hall of the People on September 4, 2014 in Beijing, China. The invitation of President Xi Jinping, Sultan Tuanku Alhaj Abdul Halim Mu'Adzam Shah of Malaysia will pay a state visit to China from September 3rd to 8th.  (Photo by Lintao Zhang/Getty Images)

Luego de tres años desde que Filipinas recurrió a La Haya para demandar a China por apoderarse de aguas que corresponden a su territorio, la Corte Internacional finalmente dio su dictamen, en donde señala: “no hay fundamento legal para sustentar la reclamación de que China ostente derechos históricos sobre los recursos de las áreas marítimas”.

Ante el fallo entregado  el presidente chino, Xi Jinping, desconoció la competencia del Tribunal, señalando que su país hará “caso omiso” al dictamen,  manteniendo así los arrecifes y bancos de arena filipinos que fueron convertidos en islas artificiales.

Actualmente el Mar del Sur de China, territorio en disputa, es una de las principales rutas marítimas que conectan el océano Pacífico e Índico, convirtiéndose en  una zona de gran valor económico como militar.

Las autoridades filipinas celebraron lo señalado por La Haya, reconociendo su competencia en este tipo de asuntos e hicieron un llamado a cumplir lo que el organismo internacional dictó, con el fin de llegar a una solución pacífica con el gigante asiático.

Revise el artículo completo en The New York Times