Bombero militar, evangélico, nacionalista y conservador. El candidato del partido Patriota en el último debate aseguró que presentaría un plan divino militar para combatir el desempleo. “En la primera semana, vamos a adorar al Señor. En la segunda semana, los trabajadores tendrán que comparecer a la delegación militar más próxima a su casa”, dijo.

  • 23 agosto, 2018
Presidential candidate Cabo Daciolo of Patriots holds the Bible during a television debate at the Rede TV studio in Osasco, Brazil August 17, 2018. REUTERS/Paulo Whitaker

Por: Joe Leahy, para FT

Bombero militar, evangélico, nacionalista y conservador. El candidato del partido Patriota en el último debate aseguró que presentaría un plan divino militar para combatir el desempleo. “En la primera semana, vamos a adorar al Señor. En la segunda semana, los trabajadores tendrán que comparecer a la delegación militar más próxima a su casa”, dijo.

Como la campaña para las elecciones presidenciales de octubre en Brasil comenzó oficialmente este mes, sintonicé el primer debate televisivo la otra noche, un maratón de medianoche de tres horas en el que participaron ocho candidatos.

Dado que yo estaba sufriendo de descompensación horaria, estaba luchando por mantenerme despierto hasta que uno de los candidatos, Cabo Daciolo, un ex bombero evangélico ultraconservador, de repente animó el espectáculo con una extraña acusación contra su rival izquierdista Ciro Gomes.

Le preguntó al Sr. Gomes si había estado involucrado en una conspiración comunista para crear “URSAL”, la Unión de Repúblicas Socialistas de América Latina (una especie de Unión Soviética de América del Sur). No satisfecho con la perpleja negación de su oponente, el Sr. Daciolo se lanzó a una diatriba.

“¡El comunismo no tendrá su oportunidad!”, gritó, atacando tanto al imperialismo chino como al estadounidense.

El problema de todo esto es que la supuesta conspiración URSAL nunca existió. Fue una broma inventada por un académico hace 17 años para burlarse de los izquierdistas brasileños.

Conforme el país más grande de América Latina se embarca en sus elecciones más impredecibles en la historia reciente, el Sr. Daciolo se perfila como lo que los medios brasileños llaman el candidato “folclórico” de este año.

Tradicionalmente, éstas son figuras excéntricas de los márgenes políticos que animan las carreras presidenciales con comentarios inapropiados o reflexiones fantásticas. Pero hay quienes afirman que el Sr. Daciolo podría desempeñar un papel más importante este año.

La elección se produce en un vacío político, sin que ningún candidato establezca una ventaja convincente. Los escándalos de corrupción han manchado los principales partidos y políticos. El candidato más popular, el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva del Partido de los Trabajadores, está preso por corrupción y probablemente se le prohíba postularse. En el centro-derecha, al veterano ex gobernador de São Paulo Geraldo Alckmin no le va bien en las urnas.

Eso deja a Jair Bolsonaro, político de extrema derecha y ex capitán del ejército. Hace apenas unos años, el Sr. Bolsonaro estaba en el margen político que ahora ocupa el Sr. Daciolo. Pero como la izquierda brasileña se ha debilitado seriamente, él lleva la delantera según las primeras encuestas.

El Sr. Daciolo tiene poco apoyo, pero sus jugarretas en el primer debate han hecho que algunos expertos se pregunten si podría robarle un poco de ímpetu al Sr. Bolsonaro.

URSAL suena como la palabra ‘oso’ en portugués. Después del debate, los espectadores inundaron WhatsApp con memes humorísticos que muestran al Sr. Gomes rodeado de los osos color arco iris de los Ositos Cariñositos (“Ursinhos Carinhosos” en portugués) de la caricatura infantil. Otros crearon “banderas” de URSAL, con un mapa de América Latina pintado de rojo, e incluso un pasaporte de URSAL.

El Sr. Daciolo no es el candidato más excéntrico en estas elecciones. Aparte de la contienda presidencial, las encuestas también cubren el congreso federal, las asambleas estatales y las gubernaturas. En su propio partido, Patriota, hay un colega que se está postulando para el congreso federal bajo el nombre de guerra de “Bin Laden”, mientras que los candidatos al congreso de otros partidos incluyen a otro Lula e incluso a un “Pájaro Loco”.

Sin embargo, algunos creen que, con una contienda tan abierta, el Sr. Daciolo, cuyas excentricidades más recientes incluyen rezar y ayunar en una montaña después de afirmar que había recibido amenazas de muerte, podría tener más impacto que los candidatos marginales anteriores. Al escapar de la extrema derecha, hace que el Sr. Bolsonaro parezca más moderado y, por lo tanto, aumenta el atractivo de este último para los votantes indecisos.

Otros creen que podría estar robando votos del Sr. Bolsonaro, disminuyendo así las posibilidades de ganar del ex paracaidista. La encuesta más reciente de Paraná Pesquisas mostró que el apoyo del Sr. Daciolo era del 1,2%.

En unas elecciones en la que cada punto porcentual contará, el Sr. Bolsonaro no puede concederle ningún voto al Sr. Daciolo, no importa cuán marginal pueda parecer.