Mientras el pánico cunde en los mercados, el gerente general de LarrainVial no pierde la calma. Es más: asegura que en medio de estos riesgos gigantescos existen excelentes oportunidades y una liquidez tan abundante que 2012 será un año mucho mejor de lo anticipado. En esta entrevista habla de la bolsa, La Polar, de por qué LarrainVial rechazó las ofertas de compra que recibió en 2011 y sobre la reforma tributaria.

  • 25 enero, 2012

Mientras el pánico cunde en los mercados, el gerente general de LarrainVial no pierde la calma. Es más: asegura que en medio de estos riesgos gigantescos existen excelentes oportunidades y una liquidez tan abundante que 2012 será un año mucho mejor de lo anticipado. En esta entrevista habla de la bolsa, La Polar, de por qué LarrainVial rechazó las ofertas de compra que recibió en 2011 y sobre la reforma tributaria. Por Fernando Vega; fotos, Verónica Ortíz.

Manuel Bulnes, gerente general de LarrainVial es un hombre alto, siempre bien peinado, traje impecable y pinta de incansable. Especializado en el humano (demasiado humano) negocio del “compro y vendo” de la bolsa, destila una sensación de poder y pragmatismo. No cree en apocalipsis financieros ni en tragedias universales. Dice que en medio de la actual situación económica mundial hay excelentes oportunidades y una liquidez tan abundante que 2012 será mucho mejor de lo que todos esperan.

Llega a la entrevista con la respiración entrecortada. En menos de una hora debe estar en el aeropuerto para volar a Lima, desde donde después partirá a Bogotá y de allí a Nueva York, pero sólo por el día. Una agenda tan apretada, que en un momento de relajo la califica como “un verdadero espanto”.

Pero nada. Negocios son negocios. Y LarrainVial es una de las manos que mecen la cuna del mercado, un verdadero icono del capitalismo nacional que opera desde 1934. Con activos administrados por más de 17 mil millones de dólares y oficinas en Lima, Bogotá y Nueva York, no hay negocio grande que se haga en Chile sin su figura, ni nadie entre las nuevas y viejas fortunas que pueda espetar no haber operado alguna vez con ellos. Al cierre de 2011, la firma terminó como la principal corredora de la Bolsa de Comercio de Santiago, con 21,19% del mercado en renta variable.

Pero en 2011 la compañía vivió un momento complicado. El estallido del caso La Polar, que provocó un desplome accionario y resquebrajó todas las confianzas, la dejó en el ojo del huracán, obligándola a modificar su forma de analizar y recomendar acciones. Las largas consecuencias de la estafa hicieron que LarrainVial introdujera cambios significativos en su forma de operar, explicita Bulnes.

“LarrainVial no tiene vocación de filial de una multinacional, no tiene vocación de filial de banco regional ni de banco local”.

También, durante el año que pasó, la compañía recibió varias ofertas de compra o asociación por parte de operadores internacionales. En el mercado se habló de un banco estadounidense y de otro brasileño, pero Bulnes, siempre muy cauto, sólo confirma que les golpearon la puerta varias veces. Añade que “los dueños de LarrainVial y el directorio de la compañía, después de hacer un análisis bastante acucioso y serio, han decidido no venderse ni tampoco asociarse”.

-¿Por qué, si está tan de moda?
-LarrainVial no tiene vocación de filial de una multinacional, no tiene vocación de filial de banco regional ni de banco local, sino que quiere competir en la industria de los servicios financieros regionales.

-Pero varios de esos bancos están entrando a Chile, hay nuevos actores y se dice que la competencia se están poniendo más dura.
-LarrainVial tiene una posición inmejorable para competir, que se basa en un plan estratégico bien definido, objetivos claros y un equipo que quiere tomar desafíos.

-Usted ha dicho que este año será menos malo de lo que se piensa, ¿por qué?
-Es un optimismo cauteloso. Estamos en un mundo tremendamente volátil y la información va cambiando y, en función de eso, uno tiene que tener en los portafolios la flexibilidad necesaria para poder adaptarse. El sesgo es más bien optimista; básicamente, porque cuando todos están pesimistas hay mucho dinero en caja. Hoy estamos en niveles record de liquidez y los principales factores de riesgo están identificados, no son una novedad para nadie. A eso se suma que el precio de los activos y, principalmente, de las acciones recoge ese escenario.

-¿O sea que la bolsa está barata?
-Las valorizaciones en EEUU, Asia, América latina, Europa y Chile son, en términos de ratios, históricamente bajas, donde el activo más comparable que es la renta fija prácticamente no renta y si renta, lo hace en términos reales negativos. Por lo tanto, cualquier noticia positiva o menos negativa de lo que espera el mercado hará que parte de esa liquidez en caja se traslade a acciones. Es por eso que yo estoy sobre-ponderando la categoría acciones respecto de 2011.

-¿Y qué pasa con ese gran nubarrón que es Europa?
-Esto parte por un problema económico que se ha tornado en político, y los cambios políticos que ha habido en Europa están haciendo que se esté viendo la luz al final del túnel en forma paulatina, de largo plazo. El problema de Europa es que los presupuestos están desequilibrados, y estos presupuestos desequilibrados han afectado a la banca, porque la banca tiene gran parte de sus activos en bonos soberanos de presupuestos desequilibrados.

La Polar, caso de estudio

-¿Cree que la compañía enfrentó bien el caso La Polar? Los cuestionamientos fueron severos…
-Nosotros no teníamos acciones en La Polar. La custodia de clientes, de terceros, había caído a uno de los puntos más bajos de la historia. Nosotros vemos que La Polar fue un tema mayor, pero no vemos que hay un tema entre LarrainVial y nuestros clientes.

-¿Cambió el mercado su forma de operar después de este caso
-Absolutamente. Yo creo que en La Polar queda mucho que ver, aún falta mucha información, pero va ser un caso de estudio como, probablemente, fue la crisis del 82. Pero realmente hay un antes y un después y, efectivamente, va haber un mejor mercado después de La Polar.

-Y en la interna, LarrainVial ¿cómo cambió?
-El mercado en general tiene que aprender sobre la forma en que se ven las compañías. Las exigencias de los analistas hacia los proveedores de información, que no son sólo la compañía, sino que también los auditores y los clasificadores, también tienen que cambiar y la responsabilidad de ellos y del directorio debe ser distinta. Este es un tema que involucra al sector público y privado, es un tema país y, en la medida en que hagamos los cambios, va a ser bueno para los mercados. A partir de una situación tremendamente dolorosa y dañina podemos salir mal parados o bien aprovechar para hacer los cambios y tener un mercado de tercera generación, y, yo creo que en esa dirección están comprometidos los distintos actores y, en particular, LarrainVial.

Reforma tributaria

-Hay otros temas país de los que se está hablando, como un ajuste tributario. ¿Cómo explica esos cambios a los inversionistas extranjeros?
-Primero, antes que explicarles los cambios hay que saber cuáles son esos cambios, porque aún están en discusión. Lo primero es saber cuáles son los proyectos, cuánto cuestan, cuál es la inversión necesaria para hacerlos y cómo más se pueden financiar.

-¿Y si para hacer esos proyectos se requiere una reforma tributaria?

-Si realmente se requiere, yo creo que no hay ningún empresario que se oponga. Pero antes de hablar de un proyecto es necesario conocer cuánto vale. Si se empieza hablar primero de aumento de impuestos, eso tiene más olor a política que a financiación eficiente de una actividad. Ningún empresario se va a oponer al financiamiento eficiente de una necesidad país.

-¿Está enredado el momento político?
-Yo no soy político, por favor……

-Lo sé, pero sería interesante saber qué piensa…
-Hoy hay una coyuntura internacional –por los commodities– inmejorable para países emergentes. En América latina, naciones como Chile, Perú, Brasil y Colombia, entre otros, están aprovechando en forma profesional la oportunidad para llevar a las actuales y próximas generaciones al desarrollo. Pero también hay otros países que la están desperdiciando (estoy pensando en Venezuela, Argentina y Bolivia).

No obstante, en Chile hay efectivamente luces de alerta. Hay temas que no se trataron en el pasado en forma seria y, dado que se ha ido cultivando y aumentando la presión y que existen una cúpula política interesada en sacar dividendos y una comunidad que quiere cambios, estamos viendo incertidumbres este año. Por eso creo que es muy importante ver cómo se canaliza esta incertidumbre.

-¿Riesgos?
-Son binarios. Este tema, o sale muy bien o de verdad tiene un costo para Chile. Hoy estamos hablando de educación, principalmente, y mañana lo más probable es que entremos en otros temas como la salud, que son muy válidos y legítimos. Los cambios de verdad pueden llevar a Chile a un nuevo nivel o a que el Estado empiece a tener una mochila que en tiempos de vacas gordas como el que estamos viviendo sea llevable, pero que en tiempos de vacas flacas ponga a nuestro país en riesgo; y son esos riesgos los que estamos viendo en Estados Unidos y en Europa.

“Yo creo que en La Polar queda mucho que ver, aún falta mucha información, pero va ser un caso de estudio como probablemente fue la crisis del 82”.

Chile puede hacer cambios, tiene equipos humanos, el gobierno y los recursos para hacerlos, pero esto hay que ejecutarlo con visión de largo plazo y en forma paulatina, no en una política de shock que pueda producir cambios dramáticos en los niveles de gastos.

-¿La energía es hoy un riesgo en Chile?
-Este es otro de los temas que van dar que hablar en 2012, porque no es fácil que lo zanje un gobierno, aunque el presidente acaba de anunciar algunos cambios –que el mercado esperaba antes–, pero que van en la dirección correcta y son indispensables para la competitividad. El costo de la energía en Chile es hasta tres veces mayor que en otros países, y en muchos de los productos que exportamos la energía equivale a aproximadamente un tercio del costo, lo que nos pone en una posición desmejorada frente a los competidores.

Nuevas aperturas

-¿Qué otros riesgos avizora?
-Muchos, pero los riesgos de verdad van a ser otros. ¿Quién se hubiera imaginado que en 2011 iba a estallar La Polar o que las calles estarían copadas por los estudiantes? Yo creo que hay muchos riesgos, pero uno puede ver el mundo en función de los riesgos y paralizarse o verlo en función de las oportunidades.

-De acuerdo. ¿Qué oportunidades ve?
-Como decía, están claramente determinadas por la coyuntura global y el rol de los mercados emergentes, por el rol de América latina y de un grupo de países que quiere embarcarse rumbo al desarrollo. También por un gobierno que, con algunas demoras, está haciendo cambios que van a ser muy profundos y muy bien valorados cuando lo analicemos con perspectiva.

A eso se suma un grupo de chilenos que hoy tiene un ingreso mayor y que está ahorrando. Muchos de ellos operan con LarrainVial y gracias a ellos LarrainVial tiene hoy día un potencial de crecimiento en Chile y fuera de Chile.

-¿Están pensando en abrir oficinas en nuevos mercados?
-Hemos decidido estar en Perú, Colombia y Nueva York ofreciendo nuestros servicios de representación de fondos, administración de recursos y presencia en el mercado de acciones y renta fija. Queremos acompañar a los ahorrantes y a las compañías que están creciendo. Estamos mirando otros países que tengan mercados de capitales similares, donde el pilar sean los fondos de pensiones o bolsones de ahorro importantes en términos de PIB; países donde el ingreso disponible crezca, exista el estado de derecho, etc. El directorio de la compañía se ha propuesto ir creciendo en forma pausada y segura, pero sin descanso. Queremos consolidar nuestra posición en la zona andina: Chile, Perú, Colombia y desde ahí expandirnos a otros países de América latina, en la medida en que las condiciones lo justifiquen y permitan.

-¿Qué condiciones?
-Sabemos que el escenario es volátil, que es de lectura difícil, pero estamos viendo que la competencia está cambiando dramáticamente: se está consolidando, hay actores regionales más grandes, los actores globales están con menos fuerza y entre los actores globales vemos emergiendo con un poquito de mayor fuerza que el año anterior a los jugadores norteamericanos, pese

“En Chile hay efectivamente luces de alerta. Hay temas que no se trataron en el pasado en forma seria y, dado que se ha ido cultivando y aumentando la presión y que existen una cúpula política interesada en sacar dividendos y una comunidad que quiere cambios, estamos viendo incertidumbres este año”.

a que todavía muchos están con problemas. Los europeos están prácticamente en retirada; o sea, no existen en lo que es banca de inversión en América latina.

-¿Y por el lado de la demanda?
-Por el lado de la demanda vemos que la demanda por servicios financieros en América latina está creciendo, y eso queda claramente demostrado por la mayor participación de los mercados emergentes en los índices globales, la mayor participación de América latina y de Chile y varias compañías en esos índices, como el MSCI de Morgan Stanley. Además, cada día vemos más fondos que siguen a la región y a Chile, tanto en acciones como en renta fija y hasta en categorías nuevas, como las emisiones en moneda local. Cada vez hay más extranjeros mirando a esta parte del mundo.

-¿Pero eso no será pasajero, mientras se arreglan las cosas en los países desarrollados?
-Esta es la primera vez que América latina aborda una crisis mundial de una manera sana. Hoy los países más representativos de la región, como México, Perú, Brasil, Chile y Colombia están siguiendo un modelo de austeridad fiscal, de equilibrios macroeconómicos, en algunos casos de cosecha de las grandes reformas que se hicieron en los años anteriores y de una serie cambios menores que son más bien positivos. Por eso, hoy los inversionistas no sólo están sustituyendo inversiones del mundo desarrollado por América latina.

-Todo este reenfoque en América latina, ¿cómo está repercutiendo en los clientes? ¿Al igual que el resto de la sociedad están más empoderados?
-Lo que está pasando con los clientes en todos los sectores a nivel global y nacional está pasando a nivel financiero. Hoy los clientes saben más, tienen más ofertas de productos y servicios y, por ende, demandan de sus asesores financieros un mejor servicio. Vemos cómo cada día la gente exige más a los corredores y al mercado. Hay también nuevos requerimientos de capital y conocimiento, exigencias de certificación, requisitos y restricciones para operar, etc. Hoy día es muy complejo ser chico, hay que tener volumen, hay que tener participación de mercado y hay que estar integrado en los diferentes negocios. O se es un jugador muy potente en un solo nicho o se está integrado en las distintas actividades de la oferta financiera. Es ahí donde las empresas de servicios financieros con escala tienen un enorme potencial.

-¿La apuesta de ustedes es estar integrados?
-Estamos integrados. LarrainVial tiene un espacio muy grande y creemos que gracias a la valorización de lo que hemos hecho podemos seguir creciendo en Chile y fuera.

-¿En qué aperturas a bolsa están trabajando?
-Estamos en varias, pero es un tema al que no podemos referirnos, por la confidencialidad de los acuerdos. Claro que son varias empresas, y grandes.

-¿De algún sector en particular?… Se habla del sector construcción.
-Pensamos que el sector construcción es uno que va vivir un muy buen año; que si bien ha venido con algún rezago en los años pasados, este año va a ver grandes inversiones, crecimiento y muy buenas utilidades. Es muy probable que las compañías del sector requieran fortalecer su base de capital, haciendo aperturas a bolsa y creo que por ahí van a venir novedades, entre otros sectores.