Un avión del mismo modelo que el pasado mes de marzo desapareció en el Océano Índico sin dejar rastros, fue el que ahora protagonizó un accidente cerca de la frontera de Rusia. Según informa Interfax, la agencia de noticias rusa, el [tweetable]avión de Malaysia Airlines se estrelló en Ucrania con 295 personas a bordo[/tweetable]. El […]

  • 17 julio, 2014

Malaysia Airlines_Ucrania

Un avión del mismo modelo que el pasado mes de marzo desapareció en el Océano Índico sin dejar rastros, fue el que ahora protagonizó un accidente cerca de la frontera de Rusia.

Según informa Interfax, la agencia de noticias rusa, el [tweetable]avión de Malaysia Airlines se estrelló en Ucrania con 295 personas a bordo[/tweetable]. El boeing, que hacía la ruta Amsterdam-Kuala Lumpur, desapareció de los radares en Ucrania a una altura de 10 mil metros, perdiendo la comunicación con tierra en Donetsk.

La misma agencia insiste en que el avión fue derribado por un misil tierra-aire tipo BUK, mientras que Reuters informa que el misil fue disparado por separatistas, quienes han negado tener las armas necesarias para dispararle a un avión que viaje a esa altura.

Alexander Borodai, primer ministro de la autoproclamada República de Donetsk, señaló que el avión fue derribado por las fuerzas del gobierno central.

El Mundo señala que el ministro de Transportes de Malasia afirma que no tiene información de ningún accidente. Pero un consejero del ministro del Interior de Ucrania asegura que los 280 pasajeros y los 15 miembros de la tripulación han muerto.

Twitter Malaysia Airlines

 

 

El avión fue encontrado en las cercanías de la localidad de Grabovo y ya se han encontrado al menos 100 cuerpos, según fuentes oficiales que cita Reuters.

Algunos medios han señalado que en la aeronave habrían ido al menos 35 holandeses, 23 estadounidenses y cuatro franceses, entre otros, aunque esta información no ha sido confirmada.

El primer ministro de Malasia, Najib Tun Razak, manifestó su conmoción vía Twitter y enfatizó que se comenzaría una investigación inmediata.

Revise el artículo completo en El Mundo