Horas después de que los disparos habían cesado en París, los peores atentados en la historia de Francia habían comenzado a reverberar en el agitado debate migratorio de Europa, despertando críticas a su política en Medio Oriente. Aunque la mayoría de los líderes mundiales se unieron en condenar los ataques que dejaron 132 muertes el […]

  • 16 noviembre, 2015

ataques-terroristas-Francia-Bataclan-muertos-heridos-Paris_LNCIMA20151114_0138_5

Horas después de que los disparos habían cesado en París, los peores atentados en la historia de Francia habían comenzado a reverberar en el agitado debate migratorio de Europa, despertando críticas a su política en Medio Oriente.

Aunque la mayoría de los líderes mundiales se unieron en condenar los ataques que dejaron 132 muertes el viernes por la noche, el nuevo ministro polaco para Europa designado atribuyó al menos una parte de la culpa a la decisión de la UE de permitir el ingreso de los refugiados y migrantes a los países europeos.

Andrej Babis, el viceprimer ministro de República Checa, dijo que los ataques deben generar una pronta reacción de los líderes europeos reacios a proteger al continente.

Su reacción hizo eco en Rusia, donde algunos comentaristas públicos -antes de conocer que Francia bombardeó ayer posiciones del Estado Islámico en Siria-, sugirieron que su participación en el conflicto sirio, su tolerancia a la revista satírica Charlie Hebdo y su liberal política migratoria eran en parte responsables.

Estas reacciones son contrarias a las mayoritarias muestras de apoyo y horror en otros países. Los líderes mundiales desde Washington a Teherán condenaron fuertemente los atentados y respaldaron a Francia. Los atentados recordaron a muchos líderes la vulnerabilidad de sus propios países. “Estos ataques a la libertad no apuntan solo a París”, dijo la canciller alemana, Angela Merkel.

Revise el artículo completo en Diario Financiero.