El sistema israelí de antimisiles funciona bastante bien. Según datos del Ministerio de Defensa, se ha logrado interceptar el 90% de ellos, sin contar cientos que dejaron pasar intencionalmente ya que se sabía que caerían en tierras inhabitadas. El éxito de la “cúpula de hierro” -como se le denomina a este programa-, se debe a MPrest […]

  • 25 noviembre, 2012
La cúpula de hierro de Israel. Foto: Bloomberg Businessweek

La cúpula de hierro de Israel. Foto: Bloomberg Businessweek

El sistema israelí de antimisiles funciona bastante bien. Según datos del Ministerio de Defensa, se ha logrado interceptar el 90% de ellos, sin contar cientos que dejaron pasar intencionalmente ya que se sabía que caerían en tierras inhabitadas.

El éxito de la “cúpula de hierro” -como se le denomina a este programa-, se debe a MPrest Systems, una compañía local liderada por un capitán naval de Israel en retiro, Natan Barak. La tecnología computacional de la firma permite crear alertas aéreas, clasificar los blancos, calcular las intercepciones y controlar los procesos de lanzamiento e intercepción.

“Estamos muy orgullosos. Parece ciencia ficción. Este sistema tiene muchas más capacidades que las mostradas hasta ahora, pero prefiero no entrar en detalles”, afirmó Barak a Bloomberg Businessweek, desde las oficinas de MPrest Systems en Petah Tikvah, una ciudad al este de Tel Aviv.

La “cúpula de hierro” es parcialmente financiada por el Departamento de Defensa de Estados Unidos y administrada por una empresa estatal de Israel llamada Rafael Advanced Defense Systems, la cual fabrica los misiles. El radar pertenece a Elta Systems. En tanto, MPrest -el tercer socio-, se hace cargo del sistema de comando y control.

Barak señala que la clave de su software radica en la simplicidad del mismo, de forma que los usuarios se puedan adaptar a él fácilmente. El programa, además, maneja miles de objetos por segundo.

Creado por cuatro personas en 2003, MPrest hoy cuenta con 120 empleados, y cada año crece “el doble”, dice Barak. Y a la firma le puede ir todavía mejor: otros países como Corea del Sur y Singapur han puestos sus ojos en el sistema.

Revise el artículo completo de la poderosa “cúpula de hierro” de Israel en  Bloomberg Businessweek.