Con casi el 90% de las mesas escrutadas, los precandidatos Alberto Fernández y Cristina Fernández obtienen un 47,36% de los votos, mientras que el binomio de Juntos por el Cambio -del actual presidente- captó un 32,24% de los votos.

  • 12 agosto, 2019

El presidente argentino Mauricio Macri reconoció anoche que su candidatura Juntos por el Cambio tuvo “una mala elección” en las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO), y pidió “redoblar esfuerzos” de cara a las generales de octubre.

El mandatario salió a hablar incluso antes de que se difundieran los primeros cómputos oficiales, que salieron una hora y media más tarde de lo previsto. Con un 88,84% de las mesas escrutadas, los precandidatos Alberto Fernández y la expresidenta Cristina Fernández obtuvieron -al cierre de esta edición- un 47,32% de los votos, mientras que el binomio de Juntos por el Cambio se ubicaba en segundo lugar con un 32,24% de apoyo.

Les sigue el candidato Roberto Lavagna, de Consenso Federal, con un 8,35% de votación.

Con esta aplastante derrota del oficialismo, los ojos estarán puestos en la reacción que tenga el mercado, ya que los analistas no apostaban por una diferencia tan grande.

“Escuchamos el voto de la gente y creemos en la democracia y en la expresión de la gente”, dijo Macri. Y agregó: “El nivel de dificultades que tuvimos estos años nos llevó a que tengamos mucha angustia y duda”.

Macri declaró que “duele no tener todo el apoyo que esperaba” en las PASO, pero pidió “seguir adelante”. Insistió que “es muy importante que todos sigamos dialogando en este país y tratando de explicarle al mundo que es lo que queremos”.

Por su parte, el gran ganador de la noche, el exjefe de gabinete Alberto Fernández, declaró que: “No venimos a restaurar un régimen, sino a construir una nueva Argentina”.

En su discurso, que realizó luego de que el mandatario reconociera su derrota, agradeció “a los que confiaron, agradecerles de corazón; estoy seguro de que la Argentina necesitaba terminar con este tiempo y construir otra historia; todos ellos nos dieron testimonio de su confianza y nosotros somos conscientes del compromiso que tomamos”.

“La Argentina escuchó el mensaje, el mensaje de que nos importa la educación pública, que nos interesa la universidad pública, de que queremos sembra de universidades publicas el país; escuchó el mensaje de que queremos defender a las PYME que dan trabajo e invierten; escuchó el mensaje de que nunca creímos que para progresar había que quitarle derechos a los trabajadores”.

Derrota en Buenos Aires

La coalición gobernante no sólo sufrió una dura derrota a nivel nacional, sino también en uno de sus bastiones electorales, la provincia de Buenos Aires.

La precandidatura de Axel Kicillof y Verónica Magario cosecha el 49,90% de los votos, según los primeros datos. Con esto supera a la actual gobernadora María Eugenia Vidal (Juntos por el Cambio), con 32,11% de los sufragios.

Unas 12.515.361 estaban habilitadas a votar en la provincia de Buenos Aires, lo que la convierte en el distrito que mayor cantidad de votantes aporta al padrón nacional.