Hace tres semanas Sandro Solari, ex gerente general de Falabella, le propuso al presidente de la CPC, Juan Sutil, unir fuerzas para crear un nuevo proyecto para distribuir alimentos a lo largo de todo Chile. “Son muchas las familias que quedaron en situación vulnerable por el coronavirus, y hoy no tienen qué comer. A ellos queremos llegar”, cuenta un empresario que conoce el origen de esta idea que está en fase preliminar pero que pretende ser lanzada el 7 de mayo.

  • 26 abril, 2020

La iniciativa se ha mantenido en absoluto hermetismo. Desde hace tres semanas un grupo de empresarios viene pensando cómo apoyar a las familias repartidas a lo largo de todo Chile que tiene serios problemas para abastecerse de bienes básicos, como comida, tras la crisis económica que arrastró el coronavirus y sus cuarentenas.

Así, la última semana de marzo Sandro Solari, ex gerente general de Falabella, se comunicó con el presidente de la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC), Juan Sutil, para proponerle un nuevo proyecto: unir fuerzas para llegar con alimentos a quienes más lo necesiten en el país. “Cuentan con mi apoyo. Hagámoslo”, le habría respondido Sutil a Solari. De esta manera, el ex ejecutivo de la cadena de retail quedó a la cabeza de este plan y como puente entre empresarios y la CPC, organismo que por su parte encargó a Patricio Donoso y Nicolás León, presidente y gerente de Asuntos Públicos de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC), respectivamente, apoyar la nueva propuesta.

La idea de todo esto, aclaran de la CPC, viene del empresario Sergio Cardone. «Él fue quien estuvo detrás de esto. Hace tiempo, y en relación a lo que hace en 3xi, está preocupado de las comunidades, y de que los empresarios sean un soporte y apoyo constructivo para el país», explica un cercano.

La gran escala

“La escala que pretendemos alcanzar es significativa. Queremos realizar aportes muy significativos. Y para eso estamos montando la masa crítica”, cuenta un empresario que conoce este plan desde sus inicios.

El 25 de marzo la CPC lanzó el Fondo Privado de Emergencia para la Salud de Chile, que tiene como principal objetivo colaborar y trabajar conjuntamente con diferentes actores en las necesidades más apremiantes de la actual emergencia sanitaria. A la fecha, ya hay más de 80 mil millones de pesos comprometidos, cifra que a pesar de superar la expectativa inicial de 50 mil millones de pesos, podría seguir aumentando. “Aún faltan varias empresas que se sumen”, indica una persona que trabaja directamente en este proyecto.

Según explica un empresario, la idea es que de este primer fondo se descuelguen otras iniciativas relacionadas a los problemas que acarreará el Covid-19. “Primero fueron los insumos de medicina. Luego será el hambre, más tarde la supervivencia, y después el trabajo”, relata el mismo ejecutivo. De esta manera, un grupo de empresarios en conjunto con la CPC están armando un cronograma para responder a esas necesidades en etapas.

La fase que viene ahora, sin dejar de lado la salud, es la alimentación. Ya hay varias compañías que están repartiendo cajas con comidas a las comunidades donde están insertas. Y, según explican, la idea de los empresarios es unir fuerzas y hacerlo todos juntos de manera organizada. “Debemos actuar de forma sincronizada, y para eso el rol de la CPC es clave”, relatan desde el organismo.

Por su parte, miembros de la corporación se acercaron al ministerio de Desarrollo Social, entidad que también estaba realizando un trabajo similar. “Todos juntos estaremos detrás del mismo objetivo”, aseguran. El viernes 24 de abril hubo reuniones entre miembros de esa cartera y la CPC para darle forma al plan que recién empieza.

Y, ese mismo día en la tarde, durante la reunión entre el Presidente Sebastián Piñera y empresarios, Juan Sutil se lo adelantó.

No al gift card

            Quienes conocen este proyecto de cerca aseguran que, “pese a que está todo en etapa preliminar”, lo que varios tienen claro es que el objetivo va más allá de una distribución de comida. “Queremos generar algún tipo de vínculo, de relación con las familias, o personas individuales, a las que lleguemos”, relata un empresario.

La meta es ambiciosa pues hay lugares remotos con los que es difícil mantener contacto fluido. “Es eso precisamente lo que estamos analizando. Tal vez es más efectivo y rápido entregar un gift card, pero lo que buscamos es crear un lazo y ofrecer algún tipo de compañía más allá de la entrega de un bien básico”, explica uno de los creadores de la propuesta.

Para eso, insisten, esta semana es clave: ya hay en agenda reuniones de lunes a viernes con distintas ramas de la CPC, fundaciones y organismos que apoyarían en la logística. Por ejemplo, las empresas mineras podrían colaborar en la llegada a sus comunidades. En todo caso, aclaran, Solari en esto tiene un rol esencial pues por su trabajo en el retail, conoce redes de logística a lo largo de Chile.

La idea es lanzar este proyecto la primera semana de mayo, idealmente, antes del 8. “La CPC, tras abocarse al tema salud y juntar 86.000 millones de pesos, aportar a 40 fundaciones y compra de ventiladores, reactivos PCR, mascarillas, aporte a proyectos científicos, entre otros, ahora planea ir más allá: aportar en materia de alimentos para familias vulnerables”, explican.