“No somos histéricas, somos históricas”, “No es No”, “Nunca más tendrán la comodidad de nuestro silencio”, “No somos princesas, somos guerreras”. Estas consignas y otras miles repletaron la Alameda en manos de jóvenes, viejas, niñas y hombres también. Un 8M inolvidable, que dejó infinitas imágenes cargadas de alegría e ilusión. Kilómetros de batucadas, bailes y […]

  • 14 marzo, 2019

“No somos histéricas, somos históricas”, “No es No”, “Nunca más tendrán la comodidad de nuestro silencio”, “No somos princesas, somos guerreras”. Estas consignas y otras miles repletaron la Alameda en manos de jóvenes, viejas, niñas y hombres también. Un 8M inolvidable, que dejó infinitas imágenes cargadas de alegría e ilusión. Kilómetros de batucadas, bailes y disfraces hicieron de esta manifestación algo parecido al carnaval que nunca hemos tenido. Las demandas y reclamos también se tomaron las calles, pero hubo apenas seis personas detenidas y la marcha terminó sin desmanes más allá de unos rayados callejeros. Una muestra de cómo el movimiento por la igualdad para las mujeres genera un inmenso apoyo ciudadano. Esta marea feminista llegó para inundar la agenda nacional, ahora queda ver cómo se traduce eso en políticas públicas concretas y en mayor concientización social. La historia hasta aquí estaba contada por los hombres, ahora es el momento de escuchar a las mujeres.