El martes, Cencosud anunció una drástica reorganización para su negocio de retail, a través del cierre de las 11 tiendas por departamento en Perú y la absorción de la marca Johnson por Paris en Chile. La jugada responde al estilo de su CEO, el argentino Matías Videla. Estas son las 4 claves para conocerlo.
Por María José Gutiérrez y María José López

  • 3 julio, 2020

Apenas empezó la cuarentena en marzo Horst Paulmann decidió no salir más de su casa en Quinchamalí donde vive con su mujer y su hijo. El empresario “le tiene bastante respeto al Covid-19”, dice una persona que lo conoce de cerca. Ahí Paulmann armó su oficina desde donde vigiló los últimos movimientos que la empresa informó esta semana: la fusión de Paris con Johnson en Chile y el cierre de la operación de tiendas por departamento en Perú. 

Son pocos los que han visto al fundador de Cencosud. Uno de ellos es Matías Videla, el argentino que asumió la gerencia general del holding a fines del año pasado en pleno estallido social. Antes de que las medidas sanitarias se hicieran más estrictas, era común que trabajaran y comieran juntos en su casa. Ahora se comunican principalmente por teléfono y videoconferencia.

Fue el trasandino quien estuvo detrás de la decisión reciente de la empresa: varios al interior de la compañía coinciden en que hace rato que había que hacerlo y que él, en conjunto con su jefe, aceleró el proceso. Y el mercado premió a la firma por ello. Punto para Videla.

“Horst Paulmann confía plenamente en él y por lo mismo, nadie más que Videla podría estar en su puesto en un momento como este”, cuenta una persona que conoce bien el holding. Otro agrega: “HP ya tiene 85 años. Pero no está dispuesto a dejar de encabezar la operación, está completamente activo en ese aspecto y es él el gran tomador de decisiones. A ojos de la mayoría, Matías es idóneo para el cargo: es muy bueno como ejecutivo, sabe mucho de supermercados, que es lo que más le importa a Paulmann, lo conoce hace más de 20 años y le hace caso en todo. O casi todo”.

Cambio de mando

“A Horst lo maneja bien”, dicen sobre su relación con el presidente de Cencosud. Eso es muy bueno, dice otro colaborador, pero tiene un problema: “Está muy absorbido por él, lo que lo hace tener algo de distancia con su equipo que hoy lo ve como un jefe preocupado de reducir los gastos más que de meterse en el negocio o de crear nuevas iniciativas”.

Se conocieron en Argentina en la época que el empresario vivía en Buenos Aires y que Videla era analista de Control de Gestión. «Llegué en 1998 a través de un aviso. A la semana estaba haciendo un entrenamiento en un depósito y me preguntaron si sabía usar Excel, dije que sí. Entonces me pidieron un informe de ventas y ese día el controller financiero me dijo que se lo llevara a aquel señor canoso de allá al fondo. Ese señor era Horst Paulmann. Con él tuvimos muchísimas situaciones donde la confianza se puso a prueba”, recordó Videla en el encuentro La Nueva Argentina organizado por el diario La Nación. Al poco tiempo asumió la jefatura de esa área, después lideró los Supermercados Disco, fue gerente general de Supermercados en Argentina, y el resto de la historia es conocida.

En pleno estallido social, el empresario alemán convocó a los gerentes de la empresa a una reunión para enfrentar la situación crítica de esos días, donde un número importante de supermercados estaban siendo saqueados y varias ciudades estaban bajo toque de queda. Para sorpresa de los presentes, nombró a Matías Videla -entonces gerente corporativo de Finanzas-, a cargo del comité especial. A los pocos días, la empresa comunicó que su CEO Andreas Gebhardt -a quien HP había puesto a la cabeza del buque un año antes- sería reemplazado por Videla. “Él encontró que al alemán (Gebhardt) le faltaba liderazgo y empezó a demostrar que él tenía el control. Por eso cuando vino el estallido Paulmann se la jugó por él”, relata una persona cercana al empresario. 

Desde entonces los dos trabajan codo a codo y muy solos. Sus oficinas están en el piso 7 del Alto las Condes y hasta la pandemia era común verlos almorzar en los restoranes del Mirador del Alto. 

Círculo de confianza

Cuando se le pregunta a ejecutivos de la empresa quiénes componen el círculo de confianza del gerente general, la respuesta es “no sé”. Su liderazgo es descrito como “duro” y “frío”. “Está jugando su partido pero no le pidas que arme equipos ni aliados. Y eso es algo que le acomoda a Paulmann ahora, porque es él quien quiere tomar las decisiones”, relata una persona que conoce de cerca la empresa. 

Videla tiene pocos amigos en Chile. Llegó hace dos años a ocupar la gerencia regional de Shopping Centers desde Argentina, donde estaba a cargo de todos los supermercados de Cencosud. Allí manejaba un negocio de 3 mil millones de dólares. Y aunque profesionalmente estaba bien evaluado, sus equipos “le tenían terror”, dice una persona que trabajó con él. “Había muchas críticas a su liderazgo y solía llegar a las tiendas haciendo saber quién era”, relata. “Esto es independiente de la capacidad que tiene. Es excepcional en el trabajo”, agrega. Por ello fue el mismo Paulmann quien pidió su traslado del país vecino.

Tres meses después de su llegada a Chile, lo nombraron CFO de la firma, luego de la renuncia de Rodrigo Larraín. Con el camino ya pavimentado le tocó la misión de llevar a cabo el IPO del brazo inmobiliario de la compañía, que se concretó con éxito en junio de 2019. En esa pasada, la firma recaudó más de mil millones de dólares. 

Luego, cuando asumió como gerente general corporativo el 1 de diciembre, una de las primeras medidas que tomó fue crear gerencias generales en cada país donde la compañía está presente (Perú, Colombia, Brasil y Argentina) y poner ahí a ejecutivos de perfil financiero. La idea era que esas personas -de su total confianza- se hicieran cargo de todo el negocio, en vez de hacerlo desde un área particular. 

En abril cometió su primer gran error al acoger a una parte de sus empleados a la Ley de Protección al Empleo, y luego repartir a sus accionistas el 80% de las ganancias de 2019. La medida -que fue criticada transversalmente y que derivó en una reforma a la ley- tuvo que ser revertida días más tarde. “A Matías le faltó calle, ¡cómo no vio que aunque necesitaban repartir el dividendo para pagar deudas, no podía aparecer suspendiendo contratos!”, relata un experto en retail. 

El hotel como hogar y el tenista frustrado

Dicen que no tenía ganas de venirse a Chile. Su mujer y sus cuatro hijas quedaron en Buenos Aires, y hasta antes de la pandemia el ejecutivo iba y venía a Argentina para verlas. Acá se instaló en un hotel y hace poco se compró un departamento. 

Los últimos meses los ha pasado en Santiago. “Es súper solo. Y casi no hace vida social. Él vino a Chile a trabajar”, relata una persona que lo conoce. “Se relaciona con los argentinos que viven aquí”, agrega otro. 

Fanático de Boca Juniors y tenista frustrado, quiso ser deportista profesional. Sin embargo, optó por estudiar Administración de Empresas de la U. del Salvador de Buenos Aires. Luego hizo un MBA en el IAE Business School.

Lo que viene

Conocedores de la empresa creen que lo de Perú es el principio de movimientos que están por concretarse y que tienen como fin hacer del negocio uno más sano y eficiente. Las tiendas por departamento están muy desafiadas hace rato y más aún ahora. Todo indica que van a haber novedades por ahí”, advierte un ex ejecutivo de la firma. El plan, dicen varios, es que el foco esté en el core de Cencosud: los supermercados. “El negocio de Paris en Perú no funcionaba hace rato, nunca iba a tener liderazgo en el mercado. Es una dura decisión, pero muy correcta y el mercado lo premió. Hay que ver qué pasará con los negocios en Colombia y Brasil», relata un ejecutivo que conoce la operación. Con respecto a Easy, en general desde Cencosud consideran que aunque es un negocio “noble” -más aún este tiempo de pandemia-, Paulmann apenas participa. Insisten en que está concentrado en Jumbo, Santa Isabel y sus relacionados. «Ahí está su corazón y pasión, y es prácticamente imposible que alguna vez haya ventas por ese lado», apunta un profesional que conoce hace años la compañía.

Por estos días el CEO ha sostenido reuniones con el controlador del grupo, con Ricardo Bennet, gerente general de Paris; Sebastián Rivera, gerente legal; y con el presidente de la empresa. Con ellos diseña los pasos a seguir tanto en los equipos como en el negocio: ha dicho que no habrá despidos, pero sí cambio de empleadores y renegociaciones. Y es consciente de que varios trabajadores no aceptarán las nuevas condiciones.