La elección de un cardenal argentino -jesuita y de alta presencia en los debates más polémicos de su país- ha remecido al mundo entero, que mira con esperanza la llegada del nuevo Pontífice al Vaticano. Incluido Chile, donde las expectativas del empresariado, los intelectuales y la propia Iglesia no son pocas. Todo lo contrario. Por […]

  • 25 marzo, 2013
Papa Francisco

Papa Francisco

La elección de un cardenal argentino -jesuita y de alta presencia en los debates más polémicos de su país- ha remecido al mundo entero, que mira con esperanza la llegada del nuevo Pontífice al Vaticano. Incluido Chile, donde las expectativas del empresariado, los intelectuales y la propia Iglesia no son pocas. Todo lo contrario. Por Carla Sánchez y M. de los Ángeles Naudon

Alfonso Swett Saavedra, presidente de Forus

Para el controlador de Forus, un Papa jesuita y latinoamericano necesariamente destacará por su liderazgo, carácter y preocupación por hacer bien las cosas. Al respecto es categórico: “Es un Papa que nos conoce y nos da la oportunidad de participar en forma más activa en la Iglesia Católica en todo el mundo”.

Y añade que su mensaje de austeridad “puede ser un ejemplo para una sociedad de mucha abundancia. La pobreza es un tema de políticas públicas, programas muy estudiados, asignación de recursos focalizados a los pobres, y la Iglesia puede contribuir desde un ángulo moral, motivacional y espiritual”.

Felipe Briones, controlador de Pesquera Yadrán

El presidente de Pesquera Yadrán estaba en el aeropuerto de Ezeiza, en Buenos Aires, cuando se supo de la elección de Francisco. Reconoce que su primera reacción no fue positiva y que se sorprendió tanto como los argentinos, pero que después de leer la prensa se convenció de que se trataba de un nombramiento favorable tanto para la Iglesia como para Chile. “Su conocimiento de la realidad política y su visión crítica de la región pueden hacer que la población se incline por gobiernos serios y responsables, que ayuden a resolver el desafío del desarrollo”.

Richard Von Appen, presidente Grupo Ultramar

“No conozco la historia de Francisco ni su relación con el mundo del emprendimiento -admite Richard von Appen-, pero estoy cierto que su compromiso con los pobres no es distinto del que tienen muchos empresarios, quienes a través de la creatividad e innovación dan la oportunidad a las personas a desarrollarse, mejorar su calidad de vida y ofrecer nuevas oportunidades para sus hijos e hijas”.

Para el presidente del Grupo Ultramar “en Chile hay un fuerte compromiso en seguir reduciendo la pobreza y hemos avanzado mucho en ello. Pero mientras haya niños que no tengan la misma oportunidad de desarrollarse y realizarse en sus vidas, como sociedad tenemos el deber de hacer de Chile un país que premie el esfuerzo y el talento”. Y para eso, el mensaje y ejemplo que brinda el Pontífice es esencial.

Fernando Cámbara, gerente general Penta Security

Para este ejecutivo del sector financiero, “desde el punto de vista del simbolismo, al parecer Francisco es menos intelectual y más aterrizado que el Papa anterior”, agregando que el “que sea jesuita es un accidente desde mi punto de vista. “Este Papa conoce desde adentro los problemas sociales de Latinoamérica, más aún habiendo sido arzobispo de Buenos Aires, que es una ciudad que se ha ido pauperizando”.

Federico Valdés, rector de la Universidad del Desarrollo

El ex timonel de Azul Azul no imaginó que el nuevo líder de la Iglesia Católica pudiera ser sudamericano, argentino y menos jesuita. “No conozco tanto su trayectoria como para poder opinar con muchos antecedentes, pero su elección es sin duda una buena decisión, por ser cercano a un tercio de los católicos del mundo que somos los que vivimos en Latinoamérica: eso lo tomo como una muy buena señal”.

Juan Villarzú, director de Empresas

El ex ministro Secretario General de la Presidencia de Eduardo Frei Ruiz Tagle y ex presidente ejecutivo de Codelco, tenía puestas sus fichas en el candidato brasileño y admite que no vio venir la llegada de un Papa como Jorge Mario Bergoglio por el rol que jugó en Argentina, muy comprometido con la base social y cercano a la gente más que al poder. Con todo, valora profundamente que “la Iglesia esté buscando personas a quienes los católicos sintamos cercanas. Me da tranquilidad saber que tiene un carácter pragmático y próximo al mundo real”, afirma.

Rodrigo Tupper, vicario general y moderador de la Curia

Para Rodrigo Tupper, “llamarse Francisco no es sólo un nombre: es un programa”, agregando que “a partir de lo que ya hemos visto en estas primeras horas de papado, pienso que su gestión va a estar marcada por gestos sencillos y transparentes. Gestos muy auténticos que nacen del corazón de un pastor y que valen más que mil palabras”. A su juicio, el papa Francisco va a darle un nuevo impulso a la evangelización en el mundo, poniendo a la Iglesia en estado permanente de misión.

Sobre los desafíos del nuevo pontificado, Tupper cree que el mayor es el de evangelizar. “Es decir, hacer que el Señor Jesús sea conocido, amado, seguido y servido. Una tarea adicional, es procurar simplificar y hacer más participativas las estructuras eclesiales, lo que significa, por ejemplo, seguir adelante en la reforma de la Curia Romana, con más fuerza aún que sus predecesores”.

“El Papa Francisco será también un pastor con una predilección por los pobres, tal como lo fue el Santo de Asís. Y claro, una persona firme ante los problemas que ya conocemos y que la Iglesia quiere seguir abordando con el fin de crear espacios seguros para los niños y jóvenes, erradicar los abusos sexuales y de poder, y corregir lo que se haya desviado por el camino”.

Juan Sutil, presidente Empresas Sutil

Para el empresario Juan Sutil es un hecho evidente que “los jesuitas tienen una mayor preparación, partiendo porque el ingreso a la congregación se les pide un alto nivel de madurez antes de iniciar el noviciado”. Y, por lo mismo, cree que no será un mensaje sin continuidad ni proyección el que “el nuevo Papa nos plantee una especial exigencia de trabajar más y mejor en beneficio de los demás”.

Matías Eguiguren, socio de Picton Advisors

El ex asesor del gobierno del presidente Piñera está convencido de que el sello del nuevo papado será social, pero no sólo porque el nuevo Papa sea argentino y jesuita, sino también por provenir de una familia humilde. “La elección de un jesuita parece ir en busca de una actitud más evangelizadora, cuyos objetivos centrales debieran ir enfocados en la búsqueda de mayor justicia social y fortalecer la institución de la familia”, afirma.

Para Eguiguren esta nominación es un claro llamado a la contribución para el logro de una sociedad más justa, reduciendo las diferencias de clase, mediante el pago de mejores salarios y la igualdad de oportunidades para todos.

Luis Larraín, director ejecutivo Instituto Libertad y Desarrollo

“La sensación de lejanía de la jerarquía eclesiástica con los católicos “de a pie” tiene relación con el excesivo boato y lujo que se advierte en la curia de Roma. Por ello, el impacto más simbólico de Francisco es su sencillez”, piensa el economista Luis Larraín.

A su juicio, aún es difícil dimensionar qué alcances tendrá su condición de jesuita “porque dentro de los jesuitas hay bastante diversidad”, aunque reconoce que en Chile tenemos una imagen “progresista” de ellos, pese a que no todos son de esa línea. Sobre su papado apunta: “soy escéptico, aunque no pierdo la esperanza respecto a una nueva mirada de la Iglesia a la sexualidad, más basada en la ciencia y en la realidad, que en concepciones propias que se alejan de ellas”.

Para Larraín, por cierto, no son indiferentes los mensajes del Papa sobre la lucha contra la pobreza: “Hacerse cargo de la pobreza es un desafío importante que Chile está abordando, pero que debe hacerse con aún mayor prioridad. Ojalá ello no se confunda con críticas al sistema capitalista o al neoliberalismo. La verdad es que el sistema capitalista es lejos el que ha ayudado más a reducir la pobreza. Ojalá la Iglesia Católica comprendiera que su labor más difícil y propia es la conversión de las almas, lograr que seamos mejores personas, y no la transformación de las estructuras, empeño que tanto fracaso y dolor ha traído al mundo”, enfatiza.

Guillermo Villaseca, fundador de Vicapital

“El nombramiento del Papa Francisco y los primeros signos que nos ha regalado, me conmueven y me confirman que en el mundo de hoy, tan golpeado y lleno de conflictos, Dios se manifiesta con fuerza para decirnos “Estoy aquí, con ustedes”. Para ti joven, para ti trabajador, para ti empresario, para ti mujer, para ti anciano: ¡Yo soy la respuesta!”. Así reflexiona el ex presidente de Tanner, quien dice acoger con entusiasmo la noticia del nuevo Papa.

Herman Chadwick, presidente del Consejo Nacional de Televisión

“Los cardenales, sabiamente y en un momento difícil para la Iglesia, han simbolizado con Francisco cuál va a ser la Iglesia del mañana. Una iglesia cercana y dirigida por un Pastor”, sostiene Herman Chadwick. Se trata, además, de una elección con mucha significación para Chile; “por cuanto nos conoce bien, vivió acá, tiene buenos amigos chilenos, especialmente jesuitas de su generación. Conoce nuestra Iglesia, nuestros pastores, y por lo tanto, creo que su labor respecto a nosotros será muy cercana y productiva. Hay que nombrar a varios obispos y ahí veremos la mano del nuevo Papa”.

Además, cree que esta elección contiene un mensaje que el empresariado chileno deberá aquilatar, “porque para los hombres de negocios el que haya un Papa que desde el Vaticano nos muestre y nos predique permanentemente la sencillez, la sobriedad, la cercanía con las personas, será un ejemplo digno de imitar, sobre todo en momentos en que algunos -no todos- han perdido algunas de las características que el Papa Francisco nos está mostrando”.

José Manuel Urenda, empresario naviero

La llegada del Papa Francisco al Sillón Vaticano es, para José Manuel Urenda, “una señal de cambio importante, tanto por ser latinoamericano como por ser jesuita”. A su juicio, “ello se hará visible en su forma de trabajar y abordar los temas importantes, lo que se expresará en un mayor trabajo en terreno, con gran sobriedad y con menos temor a los cambios que requiere la Iglesia Católica”

Especial relevancia le atribuye Urenda al mensaje de austeridad que ha enfatizado Francisco: “Es una realidad que hoy las empresas tienen una responsabilidad social mucho mayor que antes, no sólo con su gente, sino también con el entorno en todo el sentido de la palabra. De modo que la austeridad, bienvenida sea”.

 José Andrés Murillo, presidente Fundación para la Confianza

Para José Andrés Murillo, doctor en Filosofía, es evidente que “la Iglesia tendrá que someter su estructura de poder a leyes de transparencia y justicia más humanas”. En ese contexto la llegada de un Papa de América Latina, viene a romper también con la tradición eurocéntrica. “El Papa Francisco se encuentra con una Iglesia en crisis y, por lo tanto, con un enorme desafío. La pobreza es uno de esos desafíos. Los abusos, es otro, y mucho más profundo de lo que se cree”.

Fernando Chomalí, obispo de Concepción

Monseñor Chomalí destaca como uno de los atributos del Papa Francisco su aproximación a la realidad social: “conoce la pobreza en la que viven muchas personas en América Latina, la concentración de la riqueza en pocos grupos y la desigualdad, siendo además consciente del proceso de secularización que está viviendo el continente y la urgencia de relanzar la misión propia de la Iglesia que es evangelizar”.

El obispo de Concepción asegura que “Chile es un país que ha crecido mucho económicamente y ello ha significado mejor condiciones de vida a muchas personas”, pero hace ver que la invitación a la austeridad de Francisco es un recordatorio de que si bien “en nuestro país hay menos pobres, aún quedan muchos”. Por eso cree que el mensaje papal es uno que le grita al empresariado que “tiene una gran labor en cuanto a generar trabajo y de buena calidad” y que les recuerda a las personas que muchos “chilenos están enceguecidos con el desarrollo económico y han hecho del consumo su horizonte de vida y su razón para vivir. La ostentación de algunos es hiriente y por lo tanto urge una vuelta a la austeridad”.

Nicolás Shea, fundador de Cumplo

“El que no se subiera a la limusina papal, que use el traje más sencillo, le pida a los argentinos que no viajen a la ceremonia de entronización y que, en cambio, hagan una ofrenda a los pobres con el costo del pasaje, son señales correctas que van con los nuevos tiempos”, afirma Nicolás Shea, aunque advierte que falta información para sacar conclusiones definitivas. “Salvo por tradiciones y la preservación del arte y la cultura, ya no se justifican tantos lujos y manifestaciones de poder terrenal que en el pasado emulaban los de otros estados o imperios para fines de la evangelización. Está claro que quienes siguen hoy a la Iglesia lo hacen por lo espiritual y en ese sentido, es muy potente que el Papa dé ejemplo de austeridad”.

Y concluye: “como emprendedor me llama a trabajar con más fuerza y asumir más riesgos para generar empresas que tengan el máximo impacto. Como dice otro amigo, la buena empresa es la mejor solución a la pobreza”.

Heriberto Urzúa, presidente de Patagonia Inversiones

“La elección de un Papa de Latinoamérica, reconoce la fuerza de la región, juventud de ideas, preparación, energía y potencial. Es un reconocimiento a la importancia que ha cobrado el continente en el mundo”, señala Heriberto Urzúa.
Para él, el mensaje que ha enfatizado Francisco es evidentemente uno que busca la superación de la pobreza, “lo que tiene que ver no sólo con la calidad del trabajo, sino también con la importancia que se le da al ser humano en este entorno, desde las condiciones laborales a sus oportunidades de desarrollo y su importancia como persona, que se ve reflejada en un sinnúmero de políticas y prácticas propias de cada empresa”.

Juan Ignacio González, obispo de San Bernardo

El obispo de San Bernardo valora el nombramiento del Papa, en el contexto de “una renovada evangelización, a la luz de las conclusiones del último sínodo de Obispos y que el Papa Francisco seguramente plasmará en un documento para toda la Iglesia”.

Lo anterior en la dirección de “simplificar muchas estructuras y ponerlas al servicio de la misión esencial y continuar con fuerza la tarea emprendida, con particular coraje, por Benedicto para erradicar de la Iglesia el abuso de menores; mostrar a la Iglesia – como ya lo señaló– no sólo como una institución que ayuda a llevar una vida buena, pacífica y fraterna, una especie de ONG asistencial, entre los hombres, sino que enseña a caminar tras el Señor, a edificar la Iglesia sobre la piedra viva de Cristo y que confiesa al único Salvador del mundo, que nos muestra el camino de la vida eterna”.

El Obispo González recuerda que “el Papa ya nos ha advertido que “quien no reza, reza al diablo” y “quien no confiesa a Jesucristo, confiesa la mundanidad del diablo, la mundanidad del demonio”. Y reflexiona: “se trata de fuertes palabras, pero que expresan la realidad. El Papa promoverá en todos nosotros un mayor espíritu de oración, de allí viene toda la fuerza que Dios nos puede dar”.

Jaime Bellolio, director de empresas

Jaime Bellolio lee en el nombramiento de Jorge Bergoglio un claro mensaje en el sentido de que “las empresas se deben a la sociedad y a la comunidad. Son parte importante de ella y, por lo mismo, deben atender y escuchar los llamados a la austeridad, transparencia y responsabilidad ética que les compete”, señala.

Para él Roma ha hecho a los católicos “un llamado a revisar qué estamos haciendo, de modo de ver cómo contribuir personal y colectivamente a la superación de la pobreza y la desesperanza. Conocer, compartir y entregar con generosidad tiempo a los más necesitados”.

Ronald Bown, presidente de Asoex

“La imagen que he podido recoger de esos relevantes momentos post elección es de estar frente a una persona excepcionalmente humilde, sobria y de gran empatía”, dice el dirigente gremial, para quien Francisco es un Pontífice más cercano a la gente, con mayor capacidad de conquistar y reconquistar a los fieles, producto de su sobriedad y simpatía: “Esas son cualidades que la Iglesia actual necesita con urgencia”, remarca.

Otro de los atributos que Bown destaca es su gran fortaleza para defender los principios y valores fundamentales de la cristiandad: “Será un gran Papa. Seguramente lo tendremos en Chile en una de sus primeras peregrinaciones”. •••