Siempre hay personas que, después de estar meses buscando un nuevo trabajo y de ir a incontables entrevistas, aún no encuentra trabajo. Puede ser que esté cometiendo muchos errores y ni siquiera sepa cuáles son. Para que lo evite en sus futuras entrevistas, mentir es el primer paso para que te cierren las puertas de […]

  • 17 noviembre, 2015

entrevista-de-trabajo

Siempre hay personas que, después de estar meses buscando un nuevo trabajo y de ir a incontables entrevistas, aún no encuentra trabajo. Puede ser que esté cometiendo muchos errores y ni siquiera sepa cuáles son.

Para que lo evite en sus futuras entrevistas, mentir es el primer paso para que te cierren las puertas de una empresa.

Sin embargo, no decir la verdad es igual de arriesgado tanto en un proceso de contratación como al interior de una empresa, comentó la firma de empleo online OCC Mundial, a través de su blog.

Además, hay otras [tweetable]acciones que disminuyen sus posibilidades de ser contratado[/tweetable]:

1. Hablar mal de su empleo anterior

Las empresas no contratan a quienes hablan mal de sus ex jes, ya que si es desleal con unos, ¿por qué no lo serías después con otros?

2. Mentir en su CV

Si encuentran algún dato inexacto en tu currículum vítae o detectan una mentira, los reclutadores de inmediato perderán la confianza en el resto de la información y, por tanto, lo descartarán.

3. Ignorar la labor de la empresa

Una pregunta frecuente es ¿qué sabes acerca de la empresa? Si responde que sabe poco sobre la organización, los entrevistadores pensarán que no te interesa en lo más mínimo la empresa.

4. Ambigüedad ética

Si cuando hablan de ética o valores no defiende con claridad sus posturas y valores, será descartado inmediatamente.

5. Solo tener aspiraciones económicas

Si es incapaz de argumentar por qué quieres trabajar en la compañía y tu aspiración es simplemente económica tampoco espere que lo contraten al día siguiente (ni después).

6. Falta de apetito por aprender

Si dice que no hablas inglés, y se justifica porque en su escuela no lo enseñaban, demuestras una ausencia de curiosidad y ganas de aprender más por su cuenta.

7. Desinterés por la lectura

Si no lee, el mensaje que envía a los empleadores es una incapacidad de ir más allá de lo obvio para encontrar respuestas a preguntas importantes para el negocio. Incluso de la vida.

8. Ausencia de defectos

Cuando las personas de recursos humanos le pregunten por tus defectos, nunca respondas que no tiene o, peor aún, que no sabes cuáles son, porque además de estar mintiendo enviará un mensaje de soberbia o de desconocimiento personal.

9. Negación de los errores

Si durante una entrevista le preguntan por tus errores, y en vez de aceptarlos y contar la experiencia y aprendizaje que obtuviste de ellos, lo justifica, los empleadores dudarán de su honestidad y madurez profesional.

10. Desconocimiento de tus habilidades

Si no sabes cuáles han sido tus logros profesionales o si es incapaz de cuantificarlos, será muy difícil para los reclutadores comprender el valor real que puede aportar a la operación de la empresa.

Revise el artículo completo en Forbes.