Las “tres erres” son cada día más importantes para el cuidado del planeta.

  • 17 mayo, 2018

El 17 de mayo fue declarado el Día Internacional del Reciclaje por la UNESCO. En este día debemos recordar la importancia de que no todo lo que queremos botar o que dejamos de usar se convierte en basura, y así poder reducir nuestro impacto sobre el medio ambiente.

Pero, ¿qué podemos hacer con todos estos desechos? La respuesta está en las 3R: reciclar, reducir  y reutilizar.

Reciclar

Este es un proceso en el que se somete una materia prima o producto ya utilizado a un ciclo de tratamiento total o parcial para obtener materia prima o un nuevo producto. Entonces cuando, por ejemplo, reciclas papel y haces papel nuevo, ayudas a que disminuya la producción de papeles, y que más de un árbol no sea talado.

La materia de los productos reciclados sirven para hacer más cosas. Por ejemplo, al reciclar neumáticos, la materia prima de ellos se pueden convertir en pasto sintético o piso para deportistas. Si no sabes dónde dejar las cosas que quieres reciclar, en Google Maps buscas “reciclaje” y te mostrará los puntos más cercanos, y también hay varias aplicaciones para encontrar lugares en Chile.

Reducir

Esto quiere decir que disminuyas la cantidad de basura que produces durante tu vida. El plástico es uno de los productos que es importante dejar de utilizar, ya que es muy lento en degradarse y causa mucho daño, sobre todo en el mar. Las bolsas plásticas ya se están eliminando de los supermercados, pero debes pensar en todas las otras cosas en envase plástico que compras e intentar evitarlo.

La mayoría de la basura que desechamos es de origen orgánico, que emana un olor desagradable. Pero no te preocupes, porque si tienes patio, puedes utilizar esta basura para hacer un compost. Con esto en unos 3 meses tendrás una rica tierra, especial para utilizarla como abono para las plantas.

Reutilizar

La reutilización quiere decir darle una segunda vida a cosas que ya no necesitamos. Por ejemplo, puedes hacer lindos adornos junto a tus hijos con tapas de botellas, botellas PET o papeles de diario.

O si tienes pallet de madera, también puedes crear mesas y sillas que nadie más que tú podrá tener en su casa. Ese es otro beneficio de la reutilización, que despierta tu creatividad.

Aplicar las 3R no es tan complicado como podríamos creer, solo hay que tomar unos segundos antes de comprar algo o de botarlo. Las futuras generaciones nos lo agradecerán.