[tweetable]YouTube hizo una oferta a los creadores de contenido con las que solo les dejaba una alternativa[/tweetable]: si la rechazan, su contenido desaparecerá. Cualquier creador “socio” que gane ingresos por publicidad que no firme el acuerdo de participación de YouTube Red, tendrá sus videos ocultos a la vista del público. Eso incluye las creaciones de comediantes, […]

  • 22 octubre, 2015

youtubered

[tweetable]YouTube hizo una oferta a los creadores de contenido con las que solo les dejaba una alternativa[/tweetable]: si la rechazan, su contenido desaparecerá. Cualquier creador “socio” que gane ingresos por publicidad que no firme el acuerdo de participación de YouTube Red, tendrá sus videos ocultos a la vista del público. Eso incluye las creaciones de comediantes, músicos, comentaristas de videojuegos e instructores de manualidades, pero no a la persona promedio que carga videos.

Es una píldora difícil de tragar que hace que YouTube se vea como un matón, convirtiendo a los fanáticos existentes en suscriptores de pago en lugar de espectadores gratuitos.

Google dice que el objetivo es ofrecer consistencia, así la gente no tiene que preocuparse de que su contenido favorito no esté disponible en el servicio sin publicidad. Pero no hay ninguna explicación de por qué los videos que no firmen el acuerdo tengan que desaparecer, en vez de solamente ser etiquetados como “No es parte de Red”

De acuerdo a Robert Kyncl, uno de los directivos de la plataforma, 99% del contenido consumido en YouTube estará todavía disponible, teniendo en cuenta que gran mayoría de los creadores firmó del acuerdo. No tenían muchas opciones, si consideramos que de lo contrario perderían los ingresos de los avisos antiguos, las ganancias de la nueva suscripción y la conexión con sus fanáticos.

Kyncl añadió que YouTube pagará la mayor parte de las ganancias a los creadores, pero no dio números ni porcentajes. Hace algunos meses, un cambio de los Términos de Socios de YouTube decía que los creadores recibirían un 55%, lo que es bastante bajo si lo comparamos con otros servicios de suscripción como Spotify o Apple Music, que paga a sus creadores 70% y 71,5%, respectivamente

En teoría, si YouTube hubiera presentado una oferta en que los creadores hicieran dinero sin una pérdida significante de control, la mayoría habría firmado voluntariamente. Pero la coerción involucrada en la oferta final sienta un precedente alarmante en cómo Google y YouTube podrían trabajar con los creadores de contenido a futuro.

Revise el artículo original en Techcrunch.