La fintech de origen argentino aterrizó en Chile en junio de 2019 y crece a buen ritmo en el mercado local. El mes pasado, transó un monto cercano a los US$ 11 millones y ya han financiado más de 270 proyectos de forma colaborativa en distintas partes del mundo. Su modelo es simple: juntan proyectos que buscan capital con personas que quieren invertir su dinero. Para ello cuentan con una estructura de desarrollo tecnológico potente y un robusto departamento de auditoría.

  • 22 julio, 2020