Conocidos como «SkinMarks», estos dibujos están diseñados para frotarse en partes curvas de su cuerpo, como los nudillos, y podrían llegar a usarse como una interfaz de toque, con gestos de deslizamiento y movimientos naturales e instintivos de la mano.

  • 20 julio, 2020

Sacado de un capítulo de Black Mirror. Desde el año 2017, Google se encuentra investigando sobre controles inteligentes portátiles. Uno de ellos es un panel táctil para el cuerpo. La tecnología, llamada «SkinMarks», está siendo desarrollada en conjunto con investigadores de la Universidad de Saarland en Alemania y utiliza un pequeño parche cargado con sensores. Una vez aplicado a la piel, el parche puede leer los gestos típicos de la pantalla de un teléfono inteligente, como deslizar o tocar.

Esta técnica se realiza con tinta conductora y papel de tatuaje que luego se cura con calor y se aplica al cuerpo. El beneficio de tener un sensor aplicado a la piel es que crea una experiencia más natural, ya que doblar o apretar la mano es más instintivo y podría facilitar la interacción con la tecnología.

Google Glass

Otro de los productos en lo que está trabajando la compañía es un sucesor para Google glass. Los nuevos anteojos, que por ahora se llamarían 1D eyewear, serían una interfaz portátil para la realidad virtual conocida como Grabity que le permite al usuario sentir de manera más realista las cosas que está aprendiendo o tocando en la realidad virtual.