Robert Downey Jr. llevó su caso a Youtube Premium. Es la cristalización del mejor año de esta startup que busca sacar al animal de la industria alimentaria. En 2019 aterrizaron en NotCo ex ejecutivos de multinacionales como Sprite y Danone. Además del algoritmo, parte de su éxito es su diversidad. Por ejemplo, por estos días algunos marchan, otros no.
Por: Josefina Ríos
Fotos: José Miguel Méndez

  • 16 enero, 2020
Not-Company

El teléfono sonó los últimos días del 2018. Matías Muchnick, CEO y cofundador de The Not Company (NotCo), no podía creerlo: al otro lado de la línea, un productor de documentales canadiense le contaba la idea que tenía en mente. “Queremos hacer un programa de varios capítulos sobre el uso de inteligencia artificial en diferentes tipos de industrias. La dirección estará a cargo del actor Robert Downey Jr. Nos gustaría que su compañía participara como caso para el área de alimentación”, le escuchó decir.

Muchnick no se aguantó: “¿Qué? ¿Es real? ¿Tony Stark está interesado en nuestra empresa?”, irrumpió haciendo alusión al personaje que el actor estadounidense interpreta en la película Iron Man. Luego del impacto inicial siguieron conversando. El ingeniero comercial de la Universidad de Chile con postgrados en Berkeley y Harvard y cortos 31 años le explicó que si decidían finalmente venir a Chile, les podían mostrar los laboratorios de NotCo, cómo trabaja Giuseppe –el algoritmo a cargo de las recetas detrás de los productos plantbase que realizan–, incluso podían hacer un alimento in situ especialmente para el programa.

La confirmación llegó a fines de marzo de 2019. NotCo había sido elegida, además, para armar el capítulo para presentarle a YouTube Premium la idea. En julio de ese año, un equipo de 30 personas llegó hasta las instalaciones de NotCo en la comuna de Macul. “Armaron un estudio impresionante, las cámaras parecían un verdadero Iron Man –cuenta entre risas Muchnick y añade–, hicimos un montón de cosas, nos hicieron experimentar, de hecho, hicimos prototipos de alimentos con ellos. Se les ocurrió hacer un atún plantbase y lo realizamos ahí mismo, quedó increíble. Luego, el chef chileno Sergio Barroso, que trabajó durante dos años en El Bulli y hoy está a cargo del restaurante chileno 040, preparó unas recetas buenísimas con ese ‘pescado’”, rememora el ingeniero.

La fecha de exhibición de este episodio se fijó por YouTube Premium para el miércoles 15 de enero. Y, de alguna manera, es la cristalización pública del mejor año de esta compañía que busca permanentemente a través de la tecnología sacar al animal de la ecuación de la industria alimentaria en Chile y el mundo.

Ligas mayores

2019 fue especial en la historia de NotCo. A NotMayo, lanzada en 2017, se sumaron ese año NotMilk y NotIcecream, ambos productos han sido muy bien recibidos por los consumidores. De hecho, su leche desarrollada a base de vegetales en apenas un mes logró acaparar el 2% del marketshare en su categoría. Además, sus productos desembarcaron en las góndolas de supermercados argentinos y brasileros. Hoy, el 15% de las ventas de la compañía está en esos países. Allí también operan equipos de investigación y desarrollo y del área comercial de la firma tecnológica.

También abrieron su primera oficina en Estados Unidos. En Mission Valley, San Francisco, ya hay un pequeño núcleo de personas trabajando especialmente en temas de machine learning e inteligencia artificial. La idea es que el equipo crezca durante el 2020 y que este año sus productos ya estén disponibles en el mercado estadounidense. Para su aterrizaje en el gigante norteamericano fue clave Jeff Bezos, figura emblemática de la innovación y el emprendimiento mundial. El fundador y CEO de Amazon –considerado el hombre más rico del mundo– invirtió a través de Bezos Expedition y otros tres fondos de venture capital –The Caftory, Kaszek Ventures y Maya Capital–, US$ 30 millones en la startup chilena.

El aporte se concretó en marzo de 2019 y marcó su despegue definitivo. “Una de las cosas más importantes que resultaron de esta última ronda de levantamiento de fondos es que contamos con los recursos para consolidar un equipo de primera. Esto se concretó hace tres meses y marca un punto de inflexión para la compañía”, explica Muchnick. Entre las nuevas contrataciones destacan Flavia Buchmann, quien ejerció como directora de marketing global de Sprite; Luis Silva, ex gerente general de Danone, quien hoy está a cargo de las operaciones de NotCo en Brasil; José Menendez, quien llegó desde Estados Unidos para hacerse cargo de las finanzas de la compañía, y Mauricio Alonso, ex gerente de Danone para todo el Cono Sur y que hoy está a la cabeza de NotCo Argentina.

Hace tres meses NotCo logró consolidar un equipo directivo de primer nivel. Entre las nuevas contrataciones destacan profesionales que ocupaban altos puestos en marcas de relevancia internacional, como Danone y Sprite.

Hoy en la firma trabajan 179 personas entre las oficinas de Chile, Argentina, Brasil y Estados Unidos. El pool de profesionales es bastante único y cuenta con bioquímicos, biofísicos, físicos, ingenieros en alimentos e informáticos. También hay expertos en inteligencia artificial, en software y un amplio equipo comercial y administrativo de nivel internacional. Y, por su puesto, un grupo de chefs. Las instalaciones de avenida Quilín acaban de sumar una construcción de cerca de 500 metros cuadrados: era necesario para absorber el crecimiento exponencial del equipo y para ampliar la planta de producción.

La revolución

La historia de NotCo comienza en 2015, cuando Matías Muchnick se percató de que la mayoría de los problemas medioambientales modernos tenían como raíz la alimentación humana. Para poner fin a dilemas como la deforestación, el uso indiscriminado de la tierra, la escasez hídrica y la generación de gases con efecto invernadero era indispensable sacar al animal de la ecuación alimentaria. ¿Cómo hacerlo?

El ingeniero comercial estaba convencido de que la tecnología y la ciencia eran las piezas claves para lograrlo, así es que en esas disciplinas comenzó a buscar socios. Mientras estudiaba en Berkeley, le dieron el nombre de Karim Pichara (39), un chileno doctor en computación de la PUC que por entonces ejercía como investigador asociado de la Universidad de Harvard en temas de astrofísica. Además necesitaba a un científico especializado en plantas. Le recomendaron a Pablo Zamora (41), experto en genética de plantas, bioquímico y doctor en Biotecnología de UC Davis, que luego de un pequeño titubeo se embarcó en el proyecto.

Pablo Zamora

Pablo Zamora

“Entendimos inmediatamente el impacto que podría tener el desafío que nos planteaba Matías, y no solo desde la perspectiva medioambiental, sino que también en lo relativo a la sustentabilidad, la salud de la población y términos de una revolución de la industria alimentaria”, recuerda Pichara, quien hoy transita hacia la alimentación vegana.

En tanto, Pablo Zamora agrega que “lo que buscamos es generar una alimentación basada en plantas, pero que tenga las mismas características y propiedades para gente que históricamente ha consumido una dieta con presencia animal, y lo hacemos a través de la ciencia y con nuestra propia tecnología”.

Karim Pichara es quien está detrás del área de machine learning y tecnología y es también el “padre” de Giuseppe, el algoritmo que básicamente funciona como el master chef de la compañía. “Lo que hace Giuseppe es proveer recetas que emulan con rigurosidad a un producto animal, pero con base vegetal. Te entrega los ingredientes, las proporciones y el proceso para hacerlo. Se demora apenas unos minutos en eso. Todo lo anterior a ese momento es lo que toma más tiempo. Me refiero al trabajo que se hace día a día, el entrenamiento, la generación de nuevos datos, la calidad y la mejora de todos los algoritmos que están detrás de Giuseppe”, explica su creador.

Luego de que este último entrega las fórmulas posibles, el equipo de chefs de NotCo cocina el conjunto de fórmulas que salen y seleccionan las mejores, optimizan lo que se pueda perfeccionar y luego preparan un prototipo; este pasa al equipo de Ciencia y Desarrollo, liderado por Zamora, el cual se encarga de hacer ese producto escalable, es decir que sea funcional y que resista los procesos involucrados en la producción industrial. Finalmente, el producto se va a la góndola del supermercado.

¿Qué viene ahora: NotTuna, NotMeat, NotCheese? El secreto de sus próximos lanzamientos lo guardan los socios con recelo. Sin embargo, hoy aseguran que están enfocados en consolidar el portfolio existente y su presencia en los nuevos mercados, además de preparar el plan de aterrizaje en las góndolas estadounidenses. “Eso es un desafío tremendo”, esgrime Pichara.

Pablo Zamora va más allá: “Cuando salimos con la mayo, éramos amenaza para Unilever; cuando lo hicimos con leche, fuimos amenaza para Danone; con el helado, para Nestlé. ¿Vamos a salir a carne, a atún? Da lo mismo lo que ofrezcamos en el futuro, lo que queremos nosotros es decirle al mundo que con nuestra tecnología podemos hacer todo y que somos capaces de cambiar la forma en que se está alimentando el mundo. Tenemos que demostrar que haciendo uso del intelecto y disponibilizando correctamente los recursos monetarios puedes hacer cambios profundos, ese es el trasfondo de nuestra compañía”.

En este camino, los socios de la firma tecnológica buscan apoyar a otras industrias en sus cambios. Para ello están elaborando en conjunto con otras empresas la línea “By NotCo”. “La idea es que otros desarrollen productos con nuestra ayuda. Hay cosas que nosotros no vamos a lanzar, entonces podemos prestar nuestro knowhow para ayudar a otros, para que sí vendan esos productos y los mejoren. Si tú tienes una marca de origen animal muy fuerte y quieres sacar una versión extraordinaria igual de buena, pero plantbase, nosotros podemos desarrollarlo con nuestra tecnología”, revela Karim Pichara. Muchnick agrega que ya hay varias conversaciones al respecto. “Generaremos partnerships importantes y lanzaremos proyectos fuertes durante los próximos meses. Lo que se viene es tremendo”, sentencia.

La política NotCo

Desde el 18 de octubre, solo Pablo Zamora ha marchado. Mutchnik y Pichara, no. Sin embargo, aseguran que los tres socios comparten una visión de mundo similar y que marca la línea y camino de NotCo. “En la compañía trabaja gente que políticamente hablando es muy heterogénea. Creo que si fuéramos todos iguales, esto no funcionaría. Hay una diversidad y un respeto establecido, porque en esa diversidad debemos saber que al final del día todos trabajamos juntos por un mismo objetivo, que es cambiar la industria de alimentos”, complementa Muchnick.

Así, el planteamiento original de NotCo apunta a poner temas como la sustentabilidad y el hecho de ser transparentes con los ingredientes en sus productos. “Creo que esa exigencia es algo que es parte de la estructura de la compañía”, explica Zamora.

-Chile vive una crisis social, ¿creen que esta opacidad que ustedes mencionan es parte también del descontento social que vive el país?

-Matías Muchnick: “Cuando nos planteamos este desafío, vimos que había oportunidad de conquistar a una generación que pide más y tolera menos los abusos e injusticias, que es lo que se está haciendo evidente en todo este estallido social. Quizás nosotros nos dimos cuenta de este fenómeno un poco antes, por eso le estamos dando a esta generación algo que ellos quieren y necesitan, que es la transparencia y una nueva manera de ver las cosas, por ejemplo: ¿por qué vamos a seguir haciendo alimentos con animales si se pueden hacer con plantas y de esa manera salvar el planeta, que se está desmoronando? Le hablamos a esa generación que le afecta lo que está pasando en Australia, que ven la extinción de especies y sufren. Hoy, ese sentir es masivo y nunca antes lo fue, acá hubo un cambio y en cuatro años todo lo que antes era un poco de nicho hoy es generalizado”.

-¿O sea este estallido social a ustedes no los toma por sorpresa?

-Pablo Zamora: “Era 100% evidente, vivíamos en una olla a presión, lo que no se sabía era el cuándo”.

-Karim Pichara: “Si lo miramos desde el punto de vista de la comida, creo que va a haber un estallido en el área de la industria alimentaria tarde o temprano, y nosotros nos metimos antes de que eso ocurra para cambiar las cosas”.

Matías Muchnick

Matías Muchnick

The NotUnicorn

El capital inicial de NotCo lo pusieron sus tres socios fundadores. Luego salieron a buscar fondos entre diferentes family offices chilenos. No les fue bien. “Lamentablemente, en Chile, el tema de los venture capitals no está muy desarrollado como en otras partes. Hablamos con varios grupos, pero fueron más bien timoratos”, dice Pichara. Zamora agrega que los fondos que se han constituido en el país para invertir no cuentan con las capacidades técnicas para poder validar ni entender las tecnologías nuevas que se les proponen, entonces, si a estos fondos se les ofrece un proyecto de real state o en lundtrust para invertir en conservación, ellos entienden perfecto e invierten felices, pero cuando se les pasa un proyecto que tiene que ver con biotecnología o interfaz se complican.

“Lo que hace NotCo es nuevo para todo el planeta. Nosotros acabamos de llegar de una serie de reuniones en Estados Unidos (San Francisco y Nueva York) y los fondos más grandes del mundo se sorprenden de la misma forma que un chileno, pero ellos sí tienen acceso y la voluntad de poder tener especialistas que les permitan entender las nuevas tecnologías y aceptar lo que se les está presentando. Aquí, cuando no lo entienden, presumen que no funciona”, insiste el bioquímico.

Así es que el trío salió a levantar fondos al extranjero. El primer aporte lo recibieron de SOS Ventures, un pequeño fondo con base en San Francisco. Luego, en 2018, llegó Kaszek. Fondo líder de venture capital a nivel latinoamericano con sede en Buenos Aires. De propiedad de Hernán Kazah y Nicolás Szekasy (los creadores de Mercado Libre), Kaszek invirtió US$ 3 millones en la compañía chilena. “Su aporte fue increíble, no solo en términos monetarios, sino que también en el nivel de redes y contactos en la región, claves para nuestra expansión. Asimismo, aportó con toda una red de profesionales que comenzaron a colaborar en NotCo”, explica Pichara.

Karim Pichara

Karim Pichara

En 2019 llegaron los US$ 30 millones del fondo de Bezos, lo que redundó entre otras cosas en el desembarco de Elio Leoni –director de InBev, la cervecería más grande del mundo– al directorio de NotCo. “Su ingreso a la mesa ha sido sumamente relevante, ha traído con él una importante visión de negocios. Nos ha dicho que tenemos que convertir a NotCo en un negocio rentable y nos pusimos como meta lograr utilidades de aquí a fines de 2021”, revela Muchnick, quien agrega que los socios fundadores de NotCo aún mantienen el control de la firma.

 “Quiero estar ahí en la mesa del Nasdaq, con la polera de NotCo y la bandera chilena tocando la campana a fines del próximo año”, dice Matías Muchnick respecto al proyecto de abrir la compañía en la bolsa estadounidense.

En el mercado, muchos aseguran que NotCo tiene altas posibilidades de convertirse en el primer unicornio chileno –es decir, un startup que se vende en más de mil millones de dólares–. A ellos eso no les quita el sueño. “Hay muchos casos de unicornios que después fallan, por lo tanto, convertirse en uno es solo el primer paso, pero no el definitivo para transformar una compañía en exitosa”, dice Muchnick, a lo que Pichara agrega: “Cuando miremos para atrás y nos demos cuenta de que la industria alimentaria es completamente distinta y que fuimos nosotros quienes impulsamos ese cambio, ese será nuestro unicornio: The Not Unicorn”.

Por mientras, siguen trabajando duro y con otra meta clara: ser la primera startup chilena que se abre al Nasdaq. «Quiero estar ahí, con la polera de NotCo y la bandera chilena tocando la campana a fines del próximo año”, remata Matías Muchnick.