Antes del 9 de junio, si una persona quería comprar una Xbox One tenía que hacerlo obligadamente en un pack que incluía Kinect, el dispositivo que permite jugar algunos videojuegos con el movimiento de las personas, elevando el precio de venta a US$499, lo que hacía difícil su venta. Sin embargo, durante el mes de […]

  • 21 julio, 2014

Xbox-One-Console

Antes del 9 de junio, si una persona quería comprar una Xbox One tenía que hacerlo obligadamente en un pack que incluía Kinect, el dispositivo que permite jugar algunos videojuegos con el movimiento de las personas, elevando el precio de venta a US$499, lo que hacía difícil su venta.

Sin embargo, durante el mes de mayo [tweetable]Microsoft decidió vender Xbox One sin Kinect y sus ventas se duplicaron en EE.UU.[/tweetable]. De esta manera, logra competir con la PlayStation 4 de Sony que, hasta junio, ha vendido cerca de siete millones de unidades a nivel mundial.

Pero la compañía de Redmond sigue con la idea de convertir a esta consola en un centro multimedia que va más allá de los videojuegos, incluso, la nueva actualización de agosto ofrecerá soporte para la reproducción de discos Blu-Ray en 3D y mejorará la navegación.

Revise el artículo completo en ABC.es