Los rumores rondaban hace semanas y hoy el gigante Walmart confirmó el acuerdo para adquirir Cornershop, la aplicación chilena para hacer las comprar del supermercado, farmacias y otros a domicilio. La compra se realizó por $225 millones de dólares. Recordamos esta nota publicada en Revista Capital. Cornershop: El tiempo es oro Por: María José Gutiérrez […]

  • 28 agosto, 2018

Los rumores rondaban hace semanas y hoy el gigante Walmart confirmó el acuerdo para adquirir Cornershop, la aplicación chilena para hacer las comprar del supermercado, farmacias y otros a domicilio. La compra se realizó por $225 millones de dólares.

Recordamos esta nota publicada en Revista Capital.

Cornershop: El tiempo es oro

Por: María José Gutiérrez

Paso uno: elegir en qué tienda compro. Paso dos: hacer click en cada producto que quiera. Paso tres: ingresar mis datos personales y el método de pago. Paso cuatro: aceptar la compra. Paso cinco: recibirla en mi casa en menos de una hora y media.
Eso en la primera compra. En la segunda puedo volver a mi compra anterior, darle click y recibir los paquetes en 90 minutos.

Para que esto sea posible, un grupo de 80 computines trabaja en Chile y México para que el algoritmo que coordina múltiples factores funcione correctamente: ¿cuántos productos tiene la lista? ¿Se necesita un comprador con más experiencia? ¿En qué supermercado de la marca conviene más hacerla? ¿Quién va a despacharla? ¿Lo hará en auto, en moto o en bicicleta?

En la calle, otras mil personas trabajan de shoppers. Son los encargados de elegir cada uno de los productos. Y elegirlos bien: que los tomates no estén desabridos, que las lechugas estén frescas, que las sandías no estén harinosas. Con una aplicación equivalente al conductor de Uber, el comprador es guiado y puede ir marcando los productos que no encuentra. Luego tiene que llamar –obligatoriamente– al cliente. “Hola, María, te habla Juan, de Cornershop. Tengo algunas cosas que comentarte de tu pedido”. Ahí el shopper ofrece reemplazos de los productos que no encontró. “¿No hay dos bebidas de un litro y medio, te parece que te lleve tres de un litro?”, “no hay queso de la marca que pediste, pero sí esta otra que cuesta cien pesos más”, “las paltas están demasiado blandas, ¿te las llevo de todas formas?”, “¿hay algo más que se te olvidó encargar?”.

Con el OK del cliente, el shopper paga la compra como cualquier otro cliente del supermercado utilizando una tarjeta de crédito de la empresa. Empaqueta el pedido en bolsas de género blancas o negras y luego las despacha, si es que el algoritmo de la aplicación estima que es la manera más rápida. Si no, se las entrega a un despachador.
Y listo.

“Somos un hit entre las mamás que trabajan. Ese es el mercado que nos hizo explotar, porque lo que nosotros vendemos es tiempo”. Lo dice Daniel Undurraga (36), el cerebro chileno y CTO de Cornershop, uno de los 30 negocios que prometen este 2017, según la revista Forbes. “Por cada segundo, hay, en promedio, algún shopper echando un producto al carro. De hecho, más de un producto. Eso es cool”, agrega.

El hijo abandonado

Vivir en San Francisco es como vivir en el futuro, según Undurraga. Ahí pasó los últimos cinco años, un tiempo de sabático y otro trabajando. Se fue para allá junto a su mujer y su hija, tras vender Groupon.

La historia de sus emprendimientos es larga. Comenzó recién egresado de Ingeniería Civil de la UC, cuando junto a otros tres compañeros creó Lemontech, una empresa de software que hoy está presente en toda Latinoamérica. Al poco andar, salió de la empresa para crear Needish en 2007, una plataforma web donde las personas publicaban sus necesidades, de modo de generar una red de ayuda y servicios. Y en paralelo, a comienzos de 2010, fundó Clandescuento con Juan Pablo Cuevas y el sueco Oskar Hjertonsson, a quien había conocido años atrás cuando éste vino de intercambio a la UC.

A los cuatro meses de operación, Groupon les ofreció comprar un porcentaje mayoritario de la empresa de descuentos. Y dijeron que sí. En menos de un año y medio, abrieron oficinas en toda Latinoamérica y ya tenían más de mil empleados en la región. En paralelo, y por pedido de Groupon, debieron cerrar Needish, que aún no lograba despegar financieramente. No obstante el éxito de Groupon Latinoamérica –la empresa vendía más de 250 millones de dólares al año–, los socios chilenos también decidieron salir y vender todo su porcentaje.

Con ese track record es que ahora Undurraga, al teléfono desde Ciudad de México, donde vive hace seis meses, aclara: “Nosotros ya vendimos una empresa. No estamos haciendo Cornershop para venderla”. Y añade: “Obviamente si llega la oferta correcta en el momento correcto la evaluaríamos, pero no es la idea. Vender una empresa es como abandonar un hijo. Te sientes súper solo y vacío”.

-¿Te arrepientes de haberla vendido?

-No, porque la situación era distinta. Entonces no teníamos ahorros y la apuesta de Groupon era “nosotros vamos a venir a América Latina de todas maneras”. Habríamos tenido que competir con ellos y no teníamos recursos.

Con ese vacío, que logró sobrellevar con varios millones de dólares en los bolsillos, Undurraga se fue a California. Lo único que sabía era que nunca más iba a estudiar. Después de unas largas vacaciones se empleó en la red social Skout, que acaba de venderse a MeetMe, y donde además es inversionista. Luego decidió reemprender, y con su viejo partner Hjertonsson –que también había llegado a San Francisco junto a su mujer y dos hijos– crearon Seahorse, una plataforma de almacenamiento de fotos para compartir en familia. Y aunque Wenceslao Casares apostó por ellos, al poco andar se dieron cuenta de que la empresa no funcionaría y cerraron.

En SFO, Undurraga estaba suscrito al despacho semanal de verduras orgánicas, y a través de Amazon Prime Now y Google Express pedía cuanta cosa necesitara en su casa en menos de dos horas. “Yo ya había hecho una empresa de e-commerce, la más grande de Latinoamérica, y viviendo allá vi que la tendencia ‘a domicilio’ no va a desaparecer, todo lo contrario. Y me pareció una buena idea hacer algo al respecto”, comenta.
Undurraga y el sueco llamaron a Cuevas, que hasta entonces seguía de CEO en Groupon Latinoamérica, y decidieron arriesgarse juntos otra vez. Así nació Cornershop.

Los jugadores

Partieron en Santiago y tres ciudades de México –DF, Monterrey y Guadalajara–, con la idea de convertirse en el principal e-commerce de Latinoamérica. “Partir únicamente en Chile habría sido ridículo, porque es un mercado poco competitivo, monopólico y está todo coludido”, advierte Undurraga, quien hace ver que “acá, cualquier ciudad de México tiene más cadenas de supermercado que Santiago”, y además con cuatro formatos distintos.
En México la plataforma no sólo incluye a todas ellas, sino que además mantiene alianzas profundas con dos –Chedraui y Heb–, las que les dan acceso a su catálogo e incluso les pagan por estar en la aplicación, lo que les permite vender sus productos al mismo precio que en tienda a los clientes.

“Tenemos 20 tiendas, supermercados, farmacias… todos quieren estar acá. México es súper cool y nos permite competir con otras cadenas más avanzadas en tecnología. Una cosa que entiende bien el supermercado es que le conviene integrarse y pagarle una parte a Cornershop, porque saben que si ese pedido lo hubiesen hecho ellos mismos, les saldría más caro. En Chile, en cambio, la actitud es distinta. No quieren que venga alguien a revolverles el gallinero”, señala.

La aplicación chilena tiene nueve comercios de distinto calado: Jumbo, Lider, Salcobrand, La Pesca, Felipe Didier, Montolín, Varsovienne, Gourmeat y El Mundo del Vino. Ninguno de ellos tiene convenio, por lo que los precios de sus productos son entre 16% y 18% más caros en el caso de supermercados y entre 6% y 8% en el de las tiendas de especialidad.

Hasta hace poco Cornershop tenía convenio con Tottus y Homecenter, por lo que los precios eran los mismos que en la tienda. Sin embargo, las marcas del grupo Falabella ya no figuran en la app. ¿Qué pasó? Según Undurraga, sentían que algo raro había. Dado que las condiciones del convenio no eran las mejores para los tecnológicos, explica, cuando a los seis meses tenían que renovar contrato por mutuo acuerdo decidieron no seguir. Dos meses después Tottus lanzó un sistema de compra exprés, con despacho en 90 minutos, con un marketing copy similar. “Pero no nos cerramos a una alianza con ninguno, las situaciones van cambiando”, dice.

De todas formas, los socios de Cornershop están en proceso de conseguir una nueva alianza –que podría ser exclusiva– con alguna cadena. “Que sea atractivo no sólo por ser la mejor experiencia, sino porque también el precio es bueno. Lamentablemente en Chile es más caro que otras alternativas”, señala.

-¿La operación en Chile es rentable?

-Es difícil decir eso porque tenemos costos repartidos en los dos países, pero a la empresa le va bien, está creciendo rápido. Todo anda un poco peor en Chile, pero si no ganara plata ahí no lo tendría abierto, no me cuesta nada cerrarlo. Ahora, el gran mercado hoy es México. Vamos a abrir más ciudades acá y más países. Chile, a pesar de todo, es un buen mercado de prueba.

-¿Qué futuro tiene el negocio si los supermercados ya están ofreciendo las compras en 90 minutos?

-Cuando Cornershop lanzó en México, varios supermercados ofrecían experiencias on-demand. Dieciocho meses después, Cornershop es el supermercado online más grande de México. Nosotros ofrecemos una mejor experiencia y tenemos la tecnología para manejar un gran volumen, asegurando la calidad. Los supermercados en Chile están haciendo un puñado de pedidos y les va a costar mucho ofrecer un buen servicio a gran escala, porque no tienen la tecnología.

-¿Pero por qué un supermercado va a preferir externalizar el servicio en vez de hacerlo él mismo?

-Nosotros no venimos a reemplazar el servicio de e-commerce de los supermercados, sino que lo complementamos. Los consumidores quieren usar el servicio y las tiendas no pierden nada estando, al contrario, generan ventas incrementales.

-Si las grandes cadenas de supermercado como Lider y Jumbo se van de Cornershop… ¿tu negocio muere?

-Nosotros ofrecemos el servicio de ir a hacer las compras por ti en diferentes tiendas y las que están disponibles en nuestra app son las que los clientes quieren ver. Las tiendas no pueden elegir estar o no estar.

A Chiguayante los pasajes

Este año, más de un millón de pedidos se habrán hecho a través de la aplicación. “La empresa está creciendo bien en las ciudades que está, no necesitamos abrir más ciudades. Sólo el DF es más grande que todo Chile: únicamente ahí se puede armar un negocio de un billion”, asegura el ingeniero. Sin embargo, el equipo de Cornershop está mirando Mérida, Puebla, Querétaro, Cancún y Tijuana para expandirse.

Estados Unidos no, porque las dinámicas de mercado allá son diferentes. Un shopper en Estados Unidos gana como cinco veces más que en México. “Eso te cambia todos los economics. La gracia de México es que es un mercado enorme que se parece en muchas cosas a EE.UU., pero sigue siendo latinoamericano, con salarios bajos, empresas intensivas en trabajo humano”, agrega.

Se niega a dar cifras, pero señala que “la empresa crece sostenidamente todos los meses. Este año esperamos más que triplicar el desempeño de 2016”. Para eso están evaluando realizar una nueva ronda de financiamiento, que se suma a la que llevaron a cabo hace casi un año: esa vez, Accel Partners (inversores en Facebook y Dropbox), Jackson Square Ventures, Creandum (inversores en Spotify) y el fondo mexicano All VP apostaron por el negocio, con 6,7 millones de dólares. Antes lo había hecho Casares –otra vez– como inversionista ángel.

-¿Cómo le afectan a tu negocio las políticas anti México de Trump?

-Lo que pasa con Trump acá afecta a toda la economía, a la moneda mexicana. Pero yo pienso que lo de Trump es mucho más retórica que otra cosa. Los dos países están muy interconectados, hay mucha inversión, mucho turismo. Es muy difícil que esta interconexión se pueda romper.

-¿Piensas volver a Chile?

-Si vuelvo a Chile es porque tengo una hija y quiero que crezca con primos y familia, pero no por razones profesionales. Desde afuera, Chile es como Chiguayante.