Con 27 socios, entre ellos el ex controlador de D&S, Nicolás Ibáñez, la sociedad Campos Australes decidió formalmente el 28 de octubre pasado convertirse en una cooperativa lechera. Con los ojos puestos en el caso de Colun, en las próximas semanas ingresarán la solicitud al Ministerio de Economía y esperan irrumpir en el mercado lechero en el segundo semestre de 2019.

  • 6 diciembre, 2018

En cooperativa se resiste mejor. La sociedad Campos Australes, entre cuyos socios figura el ex controlador de D&S, Nicolás Ibáñez, se transformará en cooperativa. Desde el sur del país, la nueva entidad integrará a diversos productores con el fin de transformarse en un nuevo grupo lácteo y así espantar la crisis de precios que afecta al sector, reducir los costos de producción y crear una estructura industrial que les permita competir de igual a igual con los grandes consorcios lecheros.

El miércoles 28 de noviembre pasado, ganaderos y agricultores de las regiones de Los Ríos y Los Lagos pertenecientes a la Sociedad Agrícola y Ganadera de Osorno (SAGO), además de los accionistas de Campos Australes, entre los que se encuentra Manuka, la neozelandesa en la cual Ibáñez tiene un 13%, dieron el visto bueno a la integración. Los hasta ahora 27 partícipes de la entidad aprobaron –mediante votación en asamblea– la creación de la cooperativa, cuyo funcionamiento comenzaría a mediados de 2019. En las próximas semanas ingresarán la solicitud de inscripción al Ministerio de Economía, que supervisa al sector cooperativo.

Maltrato animal:  Fiscalía busca anular juicio 

Con la absolución del ingeniero de Manuka Gonzalo García no termina todavía el caso de la matanza de 1.500 terneros en la ex Hacienda Rupanco. Luego de que el 28 de noviembre pasado la primera sala del Tribunal Oral de Osorno declara en fallo unánime libre de cargos al ejecutivo de la firma neozelandesa, la fiscal jefe de Río Negro, Leyla Chahín, dijo a los medios locales que estudia pedir la nulidad del juicio.

El Ministerio Público solicitó contra García una pena de tres años de cárcel y 20 UTM de multa, pero el tribunal consideró que las pruebas presentadas eran insuficiencientes para acreditar el delito de maltrato animal.

El caso estalló en 2014, cuando comenzaron a circular por redes sociales crudas imágenes de cientos de animales muertos en pozos construidos para enterrarlos en Puerto Octay. En 2018, el Ministerio Público formalizó la investigación por maltrato animal en contra de García imputándole la muerte de 1.500 terneros entre 2012 y 2013.

Para ver la nota completa y otros contenidos exclusivos debes estar suscrito a Revista Capital

Si ya eres suscriptor ingresa aquí