La empresa internacional está llevando su servicio de mensajería llamado UberRush al siguiente nivel, para convertir a la firma en un negocio completo, dirigiéndose a las empresas locales de Nueva York, San Francisco y Chicago como principales clientes. La medida pone a Uber de lleno en la competencia de un grupo cada vez mayor que […]

  • 14 octubre, 2015

NYT_uber

La empresa internacional está llevando su servicio de mensajería llamado UberRush al siguiente nivel, para convertir a la firma en un negocio completo, dirigiéndose a las empresas locales de Nueva York, San Francisco y Chicago como principales clientes. La medida pone a Uber de lleno en la competencia de un grupo cada vez mayor que está tratando de liderar la entrega por correo como Postmates, Deliv y Amazon Flex.

Cuando Uber empezó a probar UberRush en la ciudad de Nueva York en abril de 2014, se enfocaron en, por ejemplo, personas que enviaban documentos legales para ser firmados de manera urgente. Sin embargo, notaron que el grueso de las órdenes provenían de negocios locales, como restoranes y tiendas de ropa. El equipo de UberRush se dedicó meses a crear un producto específico para ellos, y que les permitiera procesar múltiples envíos al mismo tiempo. Los vendedores pueden ingresar los pedidos manualmente, por teléfono o a través de plataformas como GrubHub.

Una vez que el envío está en camino, el cliente recibe un mensaje de texto con un link para rastrear el producto en tiempo real.

[tweetable]Uber anunció que ya está haciendo miles de entregas al día en su programa piloto en Nueva York[/tweetable], mientras abre su clientela en Chicago y San Francisco. La cuota por cada entrega, basada distancia, es de un promedio de US$ 5 y puede ser costeada por la empresa o el cliente.

Revise el artículo completo en Forbes.