Ya empezó la cuenta regresiva. Desde hace tres semanas y hasta el 6 de agosto estará abierta la convocatoria para ocupar los tres cargos de ministro titular del primer tribunal ambiental que abrirá sus puertas, el de Santiago. Puestos que se pelean codo a codo entre los protagonistas del mundo legal.

  • 2 agosto, 2012

Ya empezó la cuenta regresiva. Desde hace tres semanas y hasta el 6 de agosto estará abierta la convocatoria para ocupar los tres cargos de ministro titular del primer tribunal ambiental que abrirá sus puertas, el de Santiago. Puestos que se pelean codo a codo entre los protagonistas del mundo legal. En los últimos días se ha registrado un alto interés por ocupar esas plazas. ¿La razón? Un punto atractivo es la duración de los cargos, ya que los ministros podrán sentar bases en sus delegaciones por seis años, pudiendo ser reelegidos por dos periodos sucesivos. Por otro lado, el presidente del tribunal será elegido por sus pares y ejercerá por dos años, sin poder reelegirse inmediatamente. Pero no es el único factor. Estos tribunales ambientales son autónomos en sus decisiones, al igual que cualquier órgano jurisdiccional; es decir, ejercerán una legitima actuación para salvaguardar los derechos de las personas y del medio ambiente a través de un tercero imparcial de relevancia jurídica. A lo que se suma el efecto sueldo: el sitial contará con una renta bruta de aproximadamente 6,5 millones de pesos, mayor a lo que gana actualmente un ministro de la Corte de Apelaciones, cercano a los 5 millones de pesos, y sólo un poco por debajo del sueldo de 7,5 millones del presidente de la Corte Suprema. Y es que los temas medio ambientales, protagonistas indiscutidos del último tiempo, requieren de especialistas legales que no abundan tanto como en los procesos laborales o familiares. Por lo mismo, no cualquiera puede participar. Los requerimientos para ocupar las dos principales butacas del medio ambiente exigen tener al menos diez años de abogacía en el cuerpo y haberse destacado en materias administrativas y medio ambientales. El tercer ministro titular debe ser licenciado en ciencias y contar con los mismos conocimientos.

Si bien el Tribunal Ambiental de Santiago empezará a andar el 28 de diciembre de este año, los otros dos órganos jurisdiccionales, el de Antofagasta y Valdivia, lo harán con las mismas garantías el 28 de junio del 2013.

Los tribunales y sus zonas
Norte: tribunal ambiental de Antofagasta, que podrá dirimir los conflictos en las regiones de Arica y Parinacota, Tarapacá, Antofagasta, Atacama y Coquimbo.

Centro: magistratura ambiental de Santiago, con idoneidad para legislar las regiones de Valparaíso, Metropolitana, Libertador Bernardo O’Higgins y el Maule.

Sur: sede ambiental de Valdivia, con capacidad para fiscalizar las regiones del Biobío, Araucanía, Los Ríos, Los Lagos, Aysén del General Carlos Ibáñez del Campo, Magallanes y la Antártica Chilena.