Un éxito jurídico obtuvo esta semana Alessandri & Compañía. Como abogados de la viña Tamaya (René Merino), recuperaron el dominio www.tamaya.com en menos de dos días. Rodrigo Velasco, socio del estudio, explicó que “no se alcanzaron a cumplir 48 horas desde que fue presentada nuestra demanda ante la Organización Mundial de Propiedad Intelectual (OMPI) y el demandado, que tenía a la venta el dominio por 2 mil dólares, nos contactó para entregar voluntariamente el dominio. Además, recuperamos parte del dinero, ya que la OMPI nos devolvió mil dólares de los 1.500 que habíamos gastado en el arbitraje. Creo que la gente desconoce lo efectivas que pueden ser las demandas ante la OMPI en Suiza, tramitadas electrónicamente desde acá”. Para el profesional, esto “ayuda a desincentivar a los que registran marcas o dominios ajenos para luego venderlos a sus propios titulares.”

  • 27 enero, 2011

Un éxito jurídico obtuvo esta semana Alessandri & Compañía. Como abogados de la viña Tamaya (René Merino), recuperaron el dominio www.tamaya.com en menos de dos días. Rodrigo Velasco, socio del estudio, explicó que “no se alcanzaron a cumplir 48 horas desde que fue presentada nuestra demanda ante la Organización Mundial de Propiedad Intelectual (OMPI) y el demandado, que tenía a la venta el dominio por 2 mil dólares, nos contactó para entregar voluntariamente el dominio. Además, recuperamos parte del dinero, ya que la OMPI nos devolvió mil dólares de los 1.500 que habíamos gastado en el arbitraje. Creo que la gente desconoce lo efectivas que pueden ser las demandas ante la OMPI en Suiza, tramitadas electrónicamente desde acá”. Para el profesional, esto “ayuda a desincentivar a los que registran marcas o dominios ajenos para luego venderlos a sus propios titulares.”

Un éxito jurídico obtuvo esta semana Alessandri & Compañía. Como abogados de la viña Tamaya (René Merino), recuperaron el dominio www.tamaya.com en menos de dos días. Rodrigo Velasco, socio del estudio, explicó que “no se alcanzaron a cumplir 48 horas desde que fue presentada nuestra demanda ante la Organización Mundial de Propiedad Intelectual (OMPI) y el demandado, que tenía a la venta el dominio por 2 mil dólares, nos contactó para entregar voluntariamente el dominio. Además, recuperamos parte del dinero, ya que la OMPI nos devolvió mil dólares de los 1.500 que habíamos gastado en el arbitraje. Creo que la gente desconoce lo efectivas que pueden ser las demandas ante la OMPI en Suiza, tramitadas electrónicamente desde acá”. Para el profesional, esto “ayuda a desincentivar a los que registran marcas o dominios ajenos para luego venderlos a sus propios titulares.”