[tweetable]El pasado jueves Samsung presentó en EE.UU. su nueva familia de tabletas, Galaxy Tab S[/tweetable]. Son dos modelos de 8,4 y 10,5 pulgadas (ambas en formato 16:9) con dos características interesantes. La primera es que se trata de tabletas muy ligeras y delgadas. El modelo de 10,5 pulgadas no llega a los 470 gramos de […]

  • 18 junio, 2014

Captura de pantalla-Samsung

[tweetable]El pasado jueves Samsung presentó en EE.UU. su nueva familia de tabletas, Galaxy Tab S[/tweetable]. Son dos modelos de 8,4 y 10,5 pulgadas (ambas en formato 16:9) con dos características interesantes. La primera es que se trata de tabletas muy ligeras y delgadas. El modelo de 10,5 pulgadas no llega a los 470 gramos de peso. El de 8,4 pulgadas se queda en menos de 300 gramos. Ambos tienen 6,6 mm. de grosor. La segunda es la pantalla. En ambos casos se trata de paneles Super Active Matrix Organic Light Emitting Diode (AMOLED) con resolución de 2.500 x 1.600 pixeles y una buena reproducción de color con elevado contraste -gracias al uso de AMOLED-.

Para Samsung se trata del primer ataque directo a Apple en un terreno que aún domina la compañía de la manzana. El conjunto de tabletas Android, según los analistas, ya ha superado al total de iPads pero analizando marca por marca, Apple todavía es el mayor vendedor de tabletas.

Samsung ha crecido de forma significativa en cuota de mercado en estos últimos dos años, pero lo ha hecho con un catálogo demasiado complejo, con varias alternativas baratas pero de pequeño tamaño o grandes, pero de mayor precio. Con funciones extras, como la gama Note (equipada con puntero) y con menor impacto en el mercado. Hace sólo unos meses, por ejemplo, la compañía lanzó la Tab Pro y la Tab Note Pro, dos modelos orientados al mercado profesional que se distinguían por permitir la ejecución simultánea de varias apps en la pantalla.

Lee la noticia completa en El Mundo.es