El lanzamiento de la nave espacial planificada para mañana marcará un hito no solo para Estados Unidos por su regreso a la carrera espacial. Se abre también una carrera para los “vuelos comerciales”. Y de paso aumenta para Chile la oportunidad para establecer convenios con países que tienen la capacidad para poder llevar astronautas al espacio. “Marca un hito histórico que va a definir la exploración espacial del sistema solar”, asegura el chileno Eduardo Bendek, investigador de la NASA.

  • 29 mayo, 2020

Todos estuvimos expectantes. La espera por el primer lanzamiento con astronautas de la empresa de Elon Musk, SpaceX, había llegado a su final. A diez minutos del lanzamiento de la cápsula Crew Dragon, los locutores de la NASA que transmitían en vivo para todo el mundo dieron la mala noticia: las condiciones climáticas impedirían el lanzamiento. La fecha fue reagendada para este sábado.

Mañana los astronautas Doug Hurley y Bob Behnken irán a apoyar las labores de la tripulación que ya está a bordo de la Estación Espacial Internacional (EEI).  Habitarán allí entre uno a tres meses y luego volverán a Tierra en la cápsula Crew Dragon.

“Este lanzamiento marca un hito histórico que va a definir la exploración espacial del sistema solar. Es la primera vez que una entidad privada va a estar a cargo del transporte de astronautas al espacio teniendo grandes implicancias en el contexto de un futuro que contempla viajes al espacio cada vez más frecuentes”, señala Eduardo Bendek, investigador de la NASA e Investigador Principal Alterno del proyecto ACESat SMEX NADA Mission.

Bendek es miembro de la Asociación Chilena del Espacio (ACHIDE), organismo que busca promover el desarrollo de una política espacial nacional. El líder del Grupo de Estudiantes por el Desarrollo Aeroespacial de la UC, Francisco Eterovich, también parte de la entidad, asegura que “esto también da inicio a una era comercial en la exploración espacial que alcanzará nuevos niveles y abrirá puertas a eventos sin precedentes, como por ejemplo, el turismo espacial. Representa la culminación de un largo proceso para SpaceX, que después de 18 años de ser creada por Elon Musk, esta por fin enviando humanos al espacio, estando un paso mas cerca de su objetivo preliminar de poner humanos en la superficie de Marte”.

En la ACHIDE hay consenso que este lanzamiento cambiará la industria, en la que empresas como Blue Origen, RocketLab, Virgin Galactic, Bigelow ya están trabajando para convertirse en nuevos lanzadores de satélites en el mundo y eventualmente querrán incursionar en vuelos tripulados, lo que abrirá una nueva “Carrera Espacial Comercial”. SpaceX seguirá desarrollando su Cohete Starship y pronto realizará un primer “vuelo” de un prototipo de segunda etapa llamado Starship SN4, nave que en su versión final presupuesta llevar a humanos a la luna, marte e incluso a lugares mas alejados del Sistema Solar. “Dentro de los caminos que se abren, es que dado el considerablemente menor costo del lanzamiento, es muy probable que esto incentive que una mayor cantidad de misiones espaciales tripuladas se ejecuten”, asegura Eterovic.

“De este modo, también pueden surgir mas convenios y colaboraciones con otros países que aun no tienen la capacidad para poder llevar astronautas al espacio. Esto sería bastante interesante para Chile para poder integrarse a la lista de países que han tenido presencia humana en el espacio exterior”, añade Sebastián Ogalde, primer chileno aspirante a astronauta quien actualmente se encuentra en Turín, Italia.

China, Estados Unidos y Rusia

En diciembre de 2019 se creó la United States Space Force. Según los representantes de la ACHIDE, esto -sumado al lanzamiento que se producirá mañana- da una importante señal que EEUU quiere ser nuevamente líder en materia de exploración espacial, la que hoy es liderada por China y Rusia.

Según el asesor espacial de la Comisión de Futuro del Senado, Héctor Gutiérrez, el lanzamiento tiene repercusiones en Chile más cercanas de lo que uno esperaría. “No es menor este llamado de atención para Chile, quien inició su colaboración con la NASA a fines de la década de los 50, dando origen a la Estación de Rastreo de Peldehue, hoy en propiedad de la Corporación Espacial Sueca”, señala. “Nuestro país debe tener la urgencia de activar una entidad espacial nacional gubernamental para poder salir de la condición eterna de observadores e integrarnos a la colaboración espacial global con un organismo interlocutor.

Por eso es que la asociación ha tenido reuniones en el Senado y Cámara de Diputados, con la FACH, el Ministerio de Ciencias y de Economía, entre otros, con el fin de lograr que Chile tenga una entidad espacial que dependa del Gobierno, como lo tienen Rusia y Estados Unidos. “Con eso, se podría crear un gran mercado en Chile dada las condiciones geográficas y la capacidad técnica de la academia nacional”, remata Gutiérrez.