Saber qué pasa en casa sin estar ahí, ese es el valor que aporta [tweetable]Dropcam, la última empresa que pasa a formar parte del imperio Google por 555 millones de dólares[/tweetable] (unos 408 millones de euros). Se integrará dentro de Nest, conocida por sus termostatos y alarmas de incendios, compañía que compró el año pasado […]

  • 28 junio, 2014

google

Saber qué pasa en casa sin estar ahí, ese es el valor que aporta [tweetable]Dropcam, la última empresa que pasa a formar parte del imperio Google por 555 millones de dólares[/tweetable] (unos 408 millones de euros). Se integrará dentro de Nest, conocida por sus termostatos y alarmas de incendios, compañía que compró el año pasado por 3.200 millones de dólares.

Dropcam, que nació en 2009, ofrece cámaras muy parecidas a la que se usan para saber si el bebé duerme, pero utilizando Internet como medio de gestión de la cámara en lugar de un circuito cerrado y el móvil, tableta u ordenador, en lugar de un monitor al efecto. Esto hace posible que se pueda ver si realmente la persona en casa tiene a los niños bajo control o si algún intruso está husmeando en las habitaciones, simplemente con abrir una aplicación compatible con iPhone y Android.

La decisión de integrarlo a Nest obedece al deseo de crear un ecosistema de control del hogar. El propio fundador y consejero delegado de la empresa de Nest, Matt Rogers, destaca los puntos en común: “Nacimos con una idea en mente, ayudar a la gente a estar conectada a aquello que le importa. En muy poco tiempo hemos cambiado la forma en que se interactúa con la casa. Así que es natural que las dos empresas encajemos. Creo que los consumidores estarán de acuerdo en ello. Con Nest funcionaremos mejor”.

Lee la noticia completa en El País