Por: María José López Ilustración: Ignacio Schiefelbein Son las 9 de la mañana de un frío jueves poco primaveral en París. A diferencia de las altas temperaturas que hay en esta época en otras ciudades de Europa, en la capital francesa el otoño persiste y la lluvia no cesa. El exceso de agua provocó un […]

  • 23 junio, 2016

Por: María José López
Ilustración: Ignacio Schiefelbein

Discovery

Son las 9 de la mañana de un frío jueves poco primaveral en París. A diferencia de las altas temperaturas que hay en esta época en otras ciudades de Europa, en la capital francesa el otoño persiste y la lluvia no cesa. El exceso de agua provocó un inédito desborde del río Sena y la postergación de algunos de los partidos que a mediados de junio se disputaban en Roland Garros.

Pero el chaparrón no aguó el entusiasmo de los principales ejecutivos de Discovery Communications, medio que es dueño de Eurosport, canal que tiene la exclusividad para transmitir el grand slam. Faltaban justo dos horas para que empezaran los cuartos de final masculinos –donde Novak Djokovic ganó a Tomáš Berdych–, cuando un entusiasta David M. Zaslav, el norteamericano que es CEO de ese holding televisivo que se originó hace 30 años en Estados Unidos, habló por primera vez de su nuevo socio. “Acabamos de anunciar nuestro deal con Mega en Chile. En Discovery nos interesa invertir en bienes que sean estratégicos, que nos permitan crecer rápido hoy y que nos posicione para crecer más rápido en el futuro. De eso se trata esta alianza”, explicó desde el estadio parisino.

El 31 de mayo, y después de casi dos años de negociación, el gigante de la televisión, propietario de señales como Animal Planet, Discovery Channel y Home and Health, entre otras, dio a conocer un acuerdo por la compra del 27,5% de Mega, convirtiéndose éste en el primer canal en Hispanoamérica en el que el grupo adquiere participación.
Dos días después del anuncio, desde París, tres de sus principales ejecutivos, David Zaslav, Jean-Briac Perrette y Enrique Martínez –CEO y presidentes de Discovery Networks International y Latin America, respectivamente–, explicaron en detalle este acuerdo a Capital.

 

Chile, el salto a LA

-¿Por qué Discovery eligió a Chile como plataforma para aterrizar en Latinoamérica?

-David Zaslav (DZ): He estado ahí un par de veces y puedo decir que es un gran mercado, y Mega es el canal número uno en la industria. Es una gran oportunidad entrar con el líder y atacar este mercado sumándole nuestros recursos. Juntos tendremos más share y economías de escala. Juntos sumamos 11 canales, y ellos pueden vender avisos por nuestros canales y nosotros tenemos la oportunidad de distribuir a través de ellos.

-¿Qué les gustó de Mega?

-Jean-Briac Perrette (JBP): Nos gusta ser socios de compañías que son líderes en el mercado donde están. El ingrediente clave del éxito internacional ha sido jugar de local y eso lo hemos hecho de forma independiente o con un socio. Nos atrajo la unión con Bethia porque es un grupo empresarial muy bueno, con muy buena presencia en el mercado, posicionada, nos gusta su ambición, la forma en que han emprendido y cómo han llegado a ser número uno, con una inversión muy inteligente y una estrategia bien conducida. Ellos, al igual que nosotros, entendieron que ser dueños del contenido que transmites es importante. Eso se nota con las telenovelas que han lanzado y los grandes estudios que construyeron en Santiago.

-¿Cómo describe la industria chilena de televisión?

-JBP: El mercado chileno es muy sofisticado, a pesar de que es más pequeño que otros, como Brasil, por ejemplo. Además, vemos al país estable en lo político y en lo económico, muy abierto a inversionistas internacionales, y esos ingredientes para nosotros son muy importantes a la hora de decidir dónde vamos a invertir, porque son aspectos clave para el éxito de una inversión de largo plazo. Para nosotros ser socios de un canal abierto es una gran oportunidad, y es un modelo con el cual hemos tenido buenos resultados en Europa, concretamente en Alemania, Gran Bretaña, España, Italia, y en países nórdicos, donde tenemos presencia en televisión abierta, cable y digital.

-DZ: Yo conozco Chile como turista. Pero sé que John Malone (controlador de Liberty Media) ha hecho una gran inversión en el país a través de Liberty y VTR. Él fue de los primeros en ofrecer un pack de teléfono fijo, móvil, TV cable, y es muy optimista con Chile y lo define como un mercado que ama la televisión, que el consumidor es muy fuerte y el avisaje también. Así es que estamos entusiasmados con este negocio.

 

Estilo de vida, investigación y Buddy Valastro

-¿Qué fue lo que más les atrajo de Mega? ¿Su contenido o sus números? Mega duplicó sus ganancias el año pasado, hasta alcanzar cerca de 10.000 millones de pesos, unos 14,5 millones de dólares.

-Enrique Martínez (EM): La nuestra es una visión a largo plazo. Sentimos que encajamos bien, que podíamos trabajar muy cómodos, que eran dos grupos serios. La televisión en cualquier sector es algo que sube y baja, ellos están haciendo un muy buen trabajo y eso impresiona, claro. Pero estas cosas en el mundo televisivo van cambiando. No podemos pensar que siempre van a estar arriba.

[box num=”1″]

-¿Conocen su parrilla?

-JBP: Sí, la he visto. Pero no lo hice en las últimas 24 horas. Con Mega hablamos que muchas de las producciones turcas funcionaron bien allí y nosotros somos media partner en un canal en Turquía. Podríamos hacer cosas juntos. Estamos convencidos de que el contenido debe ser local, y que nuestras historias tienen que pasar a ser globales, y estoy seguro de que hay teleseries chilenas que pueden funcionar, tal vez no en todo el mundo, pero en cinco o diez mercados. Tal vez en Europa, o en otros lugares de Latam, y eso es una gran oportunidad.

-¿Qué planean hacer en conjunto?

-EM: Las áreas de interés son estilos de vida, investigación y también hemos hablado de deporte. Somos dueños de Eurosport en Europa, y está la posibilidad de que ellos puedan adquirir derechos en algún deporte. Lo mismo, si hay algo que ellos tienen y que nosotros podemos transmitir en Europa, veremos cómo hacerlo. Tenemos que ver de qué manera le podemos agregar valor a Mega y si encontramos contenido que se puede integrar, perfecto. Si no, tenemos que ver cómo colaborar en algún concepto para los programas que ellos tengan, o desarrollar algo en conjunto que todavía no existe. Buddy Valastro de Cake Boss (reality de un hombre que abre una pastelería en Nueva Jersey y que hoy es un verdadero fenómeno) es una alternativa que podría llegar a Mega.

 

La industria

-¿Desde cuándo están en conversaciones?

-EM: Hace unos ocho meses de manera firme. La unión surge luego de que un conocido en común entre el grupo de negocios de Bethia, liderado por Ramiro Sánchez, y el nuestro, con Ricardo Llanos, mencionara la idea. Cuando fuimos a Chile, nos juntamos en las oficinas de Bethia y luego fuimos a almorzar a la Viña Indómita. Nos fueron a buscar al hotel en una van y como éramos más de los que anticipaban, tuvimos que irnos unos arriba de otros. Nos fuimos conociendo muy bien en ese viajecito (ríe).

-¿De qué hablaron en ese primer encuentro?

-EM: Presentamos nuestras empresas y hablamos de cómo podríamos colaborar con esta alianza. Conocimos el canal también. Luego, ellos viajaron a Estados Unidos a ver nuestras oficinas en Miami.

-La industria chilena de televisión abierta está básicamente compuesta por un canal estatal y tres grandes privados. Uno de ellos es Turner. ¿Qué significa para ustedes competir con ellos acá?

-JBP: La asociación que estamos haciendo con Mega se debe a que consideramos que ellos son realmente buenos en producir contenidos que interesan a los chilenos. Turner es un poco distinto. Su estrategia tiene más que ver con distribuir en Chile. Para nosotros el foco del negocio estos últimos 25 años desde que nos internacionalizamos, ha sido localizarnos cada vez más, y convertirnos en un jugador local, a pesar de que seamos una empresa global. Pienso que eso nos permite conocer y servir a la audiencia realmente bien.

-En Chile, dos de los principales canales tienen como dueños a empresarios chilenos… ¿Qué les parece esa figura de propiedad?

-DZ: Bien. Televisa es muy dominante en México, y en Chile está Mega, considerado un gran jugador. Pienso que su figura de propiedad funciona a favor de los consumidores porque tienen más escala, y eso les da la opción de invertir más en contenidos.

-¿Cuál es su opinión de Carlos Heller?

-DZ: Carlos Heller es un gran empresario. Tenemos la oportunidad de aprender de él y poner nuestros bienes juntos en una manera que podemos crear más contenido en Chile, dejar una huella, generar más impacto y más dinero.

 

“Siempre es una posibilidad adquirir más”

-¿Por qué un 27,5%?

-EM: Es el capital que ellos veían como importante para mostrar seriedad en la inversión y que, a la vez, nos permitiera flexibilidad para invertir en otros proyectos en la región. Con ese porcentaje ellos mantienen el control.

[box num=”2″]

-¿Su idea es adquirir más porcentaje?

-EM: No es la idea aquí. Patricio Hernández y su equipo están haciendo una excelente labor. No es nuestra intención cambiar las cosas ni tener el control.

-JPB: Empezamos con esta asociación que es cerca del 30% y con el tiempo veremos cómo sigue. Lo bueno de Chile es que como la estructura está abierta a inversión extranjera, siempre es una posibilidad adquirir más. Pero se verá más adelante.

-¿Cuánto pagaron por el canal? En la operación con Discovery, Mega fue valorizado en cerca de 146 mil millones de pesos. Así, en términos proporcionales, el porcentaje tendría un valor aproximado de 40 mil millones de pesos.

-EM: No soltamos los números. No lo vamos a publicar, pero entiendo que hay rumores.

-¿Qué viene después de Chile?

-DZ: Latinoamérica ha sido un gran mercado para nosotros y vemos un potencial de crecimiento. Tenemos a los principales canales en cada uno de los mercados: Discovery es el número uno para los hombres; Home and Health para las mujeres; Discovery Kids para los niños. Y en esos mercados tenemos potencial de crecimiento. En Brasil, por ejemplo, penetramos bajo el 35%; en México bajo 45%, así es que vemos a Latam como gran parte de nuestro futuro.

 

Fans apasionados

-¿Cuál es su estrategia del negocio?

-DZ: Nuestra idea es ser dueños de nuestro IP (propiedad intelectual) en cada plataforma. No importa si es para mobile players, Twitter, Facebook, los distribuidores satelitales, los operadores de cable… La diferencia que podemos provocar con otro, más que la marca, es la experiencia. Los consumidores son cada vez más exigentes y nos preguntan: qué puedes darme tú a mí para que mi plataforma sea más atractiva, para diferenciarme.

-JPB: Hace 30 años, cuando había televisión gratuita, alguien dijo, por qué pagar por un canal, eso fue disruptivo e innovador. ¿Qué buscamos hoy? No necesariamente ser los más grandes, sino provocar pasión. El portafolio completo de Discovery representa eso, y genera comunidades comprometidas y apasionadas, que aman el tenis, que tienen curiosidad y quieren ver Discovery, o que tienen una inquietud con los estilos de vida y quieren ver TLC, en el crimen y misterio, por eso definimos a nuestras audiencias como fans apasionados.

-¿Cómo lidian con las nuevas tecnologías?

-JPB: En Discovery todo tiene que ver con innovación y avanzar. Fuimos los primeros en hacer TV HD, los primeros en intentar en 3D, que no resultó, pero tratamos. Sobre las nuevas tecnologías, pensamos que mientras más cerca estemos de lo real, mejor. La gente quiere verlo, quiere sentirlo, como si lo estuviera experimentando en carne propia. Y Discovery VR (app de realidad virtual que lanzaron el año pasado) es un gran ejemplo.

-DZ: Para nosotros, el negocio es darle a la gente más de lo que quiere, pero no necesariamente darles lo mismo a todos. •••

____________________________________

Netflix y desafíos de la industria

-Hace diez años, y tras ser el controlador de NBC, desde donde derribó el negocio de arriendo de películas, llegó a Discovery. ¿Cómo ha sido el recorrido estos años?

-DZ: Ahí estábamos preocupados del contenido, de cómo se veía en el set de televisión, y cómo se vería si lo poníamos en distintos canales. Un 95% de nuestro negocio aún es eso. Pero hoy miramos nuestro contenido como propiedad intelectual (IP). Trasladamos nuestro IP a móviles y apps. Estamos saltando de 1.800 millones de dólares a dos mil millones de dólares en inversión en contenido, y esperamos gastar más dinero aún en contenido que la gente pueda ver cuando quiera y así llegar a más audiencias.

-¿El gran desafío para la industria?

-DZ: Crecer cada vez más y ofrecer más y mejor contenido, que la gente ame tanto, que esté dispuesto a pagar por él y prefiera pagar por eso más que por una comida. Por ello invertimos agresivamente en deportes en Europa con Eurosport, canal que adquirimos el año pasado. En Latam nuestro negocio de niños es muy fuerte y estamos sobreinvirtiendo en ello para fortalecer Discovery Kids, para mantener a esos consumidores que van a crecer y consumir productos no sólo de la televisión, sino también de otras plataformas.

-¿Qué opina de Netflix? ¿Es una amenaza para la TV por cable?

-DZ: Netflix es una gran compañía que creó una interfaz muy conveniente para el consumidor, y continuará siendo un buen negocio, pero es complicado que le vaya bien fuera de Estados Unidos, porque cada país tiene contenido local e idioma, además hay muchos distribuidores que no quieren vender a Netflix, quieren transmitirlo ellos mismos. Televisa sacó todo su contenido de Netflix y lo está ofreciendo en su propia plataforma SBOD llamada Blim. Hay bastante tira y afloja en este mercado de distribuidores. Nosotros no vendemos a Netflix, vemos los contenidos como algo que tiene que crear valor para nosotros, y que nosotros lo proyectemos.

-Hoy, 220 mercados dependen de usted. Además de un buen equipo, su rutina debe ser bastante agitada para estar al tanto de los negocios en el mundo.

-DZ: Me despierto entre 4 y 4:30 am, cuando son las 10 am en Europa. Llamo a Europa, a Asia, camino cinco millas diarias, quemo energía y me duermo muy temprano. La verdad es que no me duermo, más bien colapso alrededor de las 9:30 pm, hora que están comiendo en Chile. Y cuando en Chile están durmiendo, yo me levanto, dispuesto a atacar nuevamente el mercado.