Tanto la concesionaria Azul Azul, como el jugador Mauricio Pinilla no quedaron conformes con la sentencia dictada el 30 de noviembre pasado por el Juzgado del Trabajo de San Miguel. “La U” no quiere pagarle 460 millones de pesos al delantero y éste insiste en que además le deben cancelar otros 263 millones de pesos por bonos que le adeudarían.

  • 28 diciembre, 2018

La Corte de Apelaciones de San Miguel será ahora la cancha en que se verán Azul Azul y su ex jugador Mauricio Pinilla. El mismo 24 de diciembre a solo horas de la Navidad, la Primera Sala de ese tribunal acogió a trámite el recurso de nulidad presentado por el delantero en contra del fallo que obligó a la concesionaria a pagarle 460,7 millones de pesos. Una semana antes, el club deportivo también había apelado.

El Juzgado del Trabajo de San Miguel decretó el 30 de noviembre pasado, que Azul Azul deberá pagarle al astro un total de 460.795.675 de pesos, como compensación por su despido. La cifra está lejos de los mil millones de pesos que inicialmente había exigido el jugador.

Mientras en su apelación, Azul Azul busca dejar sin efecto la sentencia que la obliga a pagar los 460,7 millones de pesos (147.454.616 de pesos por concepto de indemnización, y otros 313.341.059 de pesos por lucro cesante) Pinilla exige que además de ese dinero se le entreguen otros 263.783.520 de pesos por los bonos que le correspondía recibir por su participación en diversos torneos que no pudo jugar. Ello, debido a que su contrato de trabajo fue intempestivamente terminado el 31 de julio pasado.

Mauricio Pinilla inició acciones legales contra Azul Azul por “la vulneración de sus derechos fundamentales, con ocasión del despido”,  luego de que fuera desvinculado verbalmente a fines de julio, “sin expresión de causa y sin cumplir con las formalidades legales”, según se lee en la querella.

La apelación, elaborada por el abogado del futbolista, Alejandro Cáriz, reitera que el presidente de Azul Azul, Carlos Heller, junto al gerente deportivo de la entidad,  Ronald Fuentes, y el abogado José Joaquín Laso, despidieron a su defendido en una conferencia de prensa.

En el fallo de primera instancia, dictado por la magistrada Alondra Castro, el tribunal estableció que Azul Azul vulneró la libertad de trabajo del actor y además lo mantuvo registrado como su jugador hasta noviembre.

A principios de diciembre, en entrevista con el diario La Estrella de Arica, Pinilla dijo que tras el fallo del Juzgado del Trabajo de San Miguel se encontraba escuchando ofertas. “Varios equipos se han acercado, pero mi representante es el que maneja esas cosas. He tratado de involucrarme lo menos posible”, dijo.