René Merino, dueño de Viña Tamaya, hizo noticia en el último tiempo cuando reconoció que había dejado de pagar las cuotas para Vinos de Chile. Esto, viniendo de quien liderara durante siete años dicha agrupación gremial, causó revuelo, pero el empresario se justificó aludiendo a la necesidad de ahorrar ante la difícil situación que viven […]

  • 4 abril, 2013

René Merino, dueño de Viña Tamaya, hizo noticia en el último tiempo cuando reconoció que había dejado de pagar las cuotas para Vinos de Chile. Esto, viniendo de quien liderara durante siete años dicha agrupación gremial, causó revuelo, pero el empresario se justificó aludiendo a la necesidad de ahorrar ante la difícil situación que viven las viñas pequeñas como Tamaya, debido a la baja del dólar y al alto costo productivo.

Pero esa no es la única noticia que tiene a Merino como protagonista. El viñatero y también doctor –hijo de uno de los fundadores de isapre Colmena– lanza por estos días una innovadora serie de vinos de alta gama, llamada Línea T, que incluye un espumante, un syrah, un chardonnay, un malbec y un carménère, todos provenientes del valle nortino de Limarí y en un rango de precios cercano a los 18 mil pesos.

Quizá llame la atención un carménère de esa zona, pero Merino confía en su apuesta: “yo no creo en los paradigmas de que esto no se puede producir aquí o no se puede producir allá. Uno tiene que entender su terreno y entendiendo su terreno puede hacer muchas cosas distintas. A mí los tintos de clima frío me parecen súper atractivos. Tienen una manera distinta de presentarse, son más ligeros, más verticales en la boca, más florales. Eso nos entrega diversidad y es entretenido”.