Como socio al estudio Garay Guerrero -hoy, en sociedad con Guerrero Olivos Novoa y Errázuriz- se incorporó a fines del mes pasado el abogado de la Universidad del Desarrollo Felipe Garay. Quien también sumó nuevos socios es el estudio Baker & McKenzie. Se trata de Sebastián Vivanco –abogado de la PUC, master of Science in Public Policy and Management en Carnegie Mellon University-, quien ingresó a la firma en 1998 e integra el área de práctica de Fusiones y Adquisiciones.

  • 27 enero, 2011

Como socio al estudio Garay Guerrero -hoy, en sociedad con Guerrero Olivos Novoa y Errázuriz- se incorporó a fines del mes pasado el abogado de la Universidad del Desarrollo Felipe Garay. El paso se dio el 23 de diciembre, fecha en la que cesaron las cláusulas de no competencia acordadas al firmar la venta de Harnecker –ahora, el área de propiedad intelectual de Carey, en que los Garay eran socios-, en el mes de julio de 2009.

Con su nombramiento como socio, son tres los miembros de la familia que formalmente están a la cabeza del estudio: Jorge padre- como consultor-, Jorge hijo y Felipe, además de Roberto Guerrero Valenzuela, recién electo decano de la facultad de Derecho de la Universidad Católica. Quien también sumó nuevos socios en sus oficinas en Santiago es el estudio Baker & McKenzie. Se trata de Sebastián Vivanco –abogado de la PUC, master of Science in Public Policy and Management en Carnegie Mellon University-, quien ingresó a la firma en 1998 e integra el área de práctica de Fusiones y Adquisiciones.

También como socio fue nombrado Fernando Castro –abogado de la PUC, master en Derecho de la Universidad de Chicago-, quien llegó al estudio en 2000 y desde entonces ha estado en el área de Fusiones y Adquisiciones, Derecho Civil y Comercial, Mercado de Valores e IT.