Francisco Lecaros paseaba por el pasillo de los juguetes de un supermercado cuando se le ocurrió la idea. ¿Por qué no encantar a los niños con el mundo de la minería, a través de un juego de tablero? Como gerente de asuntos corporativos de una compañía minera sueca, desde hace varios meses venía dándole vueltas […]

  • 23 junio, 2016

negocios-b

Francisco Lecaros paseaba por el pasillo de los juguetes de un supermercado cuando se le ocurrió la idea. ¿Por qué no encantar a los niños con el mundo de la minería, a través de un juego de tablero? Como gerente de asuntos corporativos de una compañía minera sueca, desde hace varios meses venía dándole vueltas a la idea de acercar la minería a los chilenos, en especial a las nuevas generaciones. Y la iniciativa cautivó a los dirigentes y ejecutivos ligados a esta actividad.

Fue así como en septiembre de 2014 nació El Gran Juego de la Minería, un juego de mesa a través del cual niños y grandes pueden comprar yacimientos mineros, equipamiento para producir diferentes tipos de metales y, de paso, calcular con plata local los gastos asociados. “A través del juego se ha demostrado que los niños pueden aprender aritmética, matemáticas, además de socializar, todo esto sólo jugando”, cuenta Lecaros, quien para levantar este emprendimiento creó la editorial I+D, que también lanzó el juego El gran mundo de la Energía y que se apronta a debutar con uno similar, pero ligado a la actividad agrícola.

Su modelo de negocio consiste en levantar financiamiento a través de las mismas empresas de los sectores que cubren sus juegos. De hecho, sus marcas aparecen en las fichas y tarjetas.

Ya ha fabricado 50 mil unidades y beneficiado a 30 mil estudiantes de diferentes colegios de Santiago, a quienes dona los juegos para que jueguen en las salas de clase.
En agosto empezará a vender los tableros en el retail, eso sí, no asociado a marcas. También ha despertado el interés internacional: prepara su arribo en Perú y a largo plazo tiene en la mira a Canadá y Australia. •••