El viernes pasado, Rodrigo Gil, socio de Bofil Mir & Álvarez Jana, presentó una apelación al Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS), en representación de la deportista Natalia Ducó. A mediados de febrero, la lanzadora de bala fue condenada por el Tribunal de Expertos en Dopaje a tres años sin poder competir, lo que la dejaría […]

  • 14 marzo, 2019

El viernes pasado, Rodrigo Gil, socio de Bofil Mir & Álvarez Jana, presentó una apelación al Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS), en representación de la deportista Natalia Ducó. A mediados de febrero, la lanzadora de bala fue condenada por el Tribunal de Expertos en Dopaje a tres años sin poder competir, lo que la dejaría fuera de los Juegos Panamericanos de Lima de este año y de las Olimpiadas de Tokio de 2020.

Tras la presentación de esta demanda ante el tribunal internacional, con sede en Lausanne, Suiza, se espera que los abogados de Ducó realicen una presentación a mediados de abril, donde explicarán las razones para que se vuelva a analizar el proceso chileno. “Pediremos que como máximo se le suspenda por dos años desde la toma de muestra y haremos presentes las graves anomalías del proceso que se llevó en Chile”, asegura Gil. Una de ellas sería que la decisión fue tomada por un solo miembro del tribunal, Cristián Ramírez, considerando que este tiene hasta once miembros (usualmente funciona con un mínimo de tres). Se critica además que el presidente no respetó las reglas de protección de confidencialidad establecidas para estos procesos e impidió la participación de abogados extranjeros, entre otras. De acuerdo al jurista, es probable que en junio o julio deban participar en una audiencia en el TAS.