[tweetable]Marriott International tomó un nuevo —y moderno— camino en cuanto a publicidad.[/tweetable] Las campañas de marketing del grupo hotelero solían desplegarse a través de medios convencionales —vallas publicitarias, avisos impresos y comerciales de televisión—, pero en el último año ha recurrido a la producción de películas. La primera película, “Two Bellmen”, de menos de 20 […]

  • 23 octubre, 2015

i_main

[tweetable]Marriott International tomó un nuevo —y moderno— camino en cuanto a publicidad.[/tweetable] Las campañas de marketing del grupo hotelero solían desplegarse a través de medios convencionales —vallas publicitarias, avisos impresos y comerciales de televisión—, pero en el último año ha recurrido a la producción de películas.

La primera película, “Two Bellmen”, de menos de 20 minutos que transcurre en su hotel en Los Angeles, ha sido vista más de 5 millones de veces en YouTube. La segunda, “French Kiss”, de 25 minutos, transcurre en una propiedad de Marriott en París, y ya se está trabajando en la secuela de “Two Bellmen”.

Las mini-películas forman una parte de la estrategia de marketing en desarrollo de Marriott: también creó un “estudio” de noticias en su sede central en Maryland llamado M Live. Está diseñado para acercar a los equipos de relaciones públicas de la compañía, una agencia creativa interna y compradores de medios.

El estudio de cine y la “sala de prensa” de marketing apuntan a llegar a clientes potenciales más jóvenes que podrían hospedarse en los hotels Marriott. En años recientes la empresa ha puesto más atención a este segmento demográfico al diversificarse más allá de sus marcas centrales de viajes de negocios, como Courtyard, y su cadena de lujo Ritz-Carlton, con propiedades que apuntan a viajeros más preocupados del estilo.

El contenido original producido por las marcas es parte de una tendencia creciente en la publicidad. Se prevé que el mercado del contenido de marca crezca 20% al año en Estados Unidos, desde US$ 10 mil millones en 2014 a US$ 25 mil millones en 2019, según una investigación reciente de Boston Consulting Group.

Lea el artículo completo en Diario Financiero.