Una nueva industria, y de clase mundial, se está fraguando en Chile y de la mano de un chileno: Ignacio Galindo. Una revolución energética que tiene al hidrógeno como su motor principal y que viene a competir con la tendencia de la electromovilidad de Tesla con una solución más sencilla: modificar los actuales motores de combustión a gasolina a hidrógeno, una tecnología más limpia y barata que el diésel.

Fotos: José Miguel Méndez