La compañía tiene por objetivo desarrollar una tecnología menos invasiva que las existentes para conectar con máquinas el cerebro de las personas paralizadas. 

  • 17 julio, 2019

Hace dos años se creó Neuralink. Lo único conocido sobre la compañía que financia Elon Musk era que buscaba crear una interfaz cerebro-máquina. Estas interfaces son dispositivos para que personas que hayan perdido la habilidad de moverse o incluso de comunicarse, puedan recuperarla gracias a la Inteligencia Artificial.

Los hilos

Neuralink colocaría una serie de hilos flexibles, más delgados que un cabello humano. En el interior, estos contienen electrodos que recogen la actividad cerebral. Los hilos se colocan a través de un dispositivo se dispone similar al de una máquina de coser, que va uniendo los hilos. Este cableado cerebral es menos invasivo y dañino que el que se usa en la actualidad, ya que incluso evita los vasos sanguíneos y reduce la posibilidad de inflamaciones.

Hasta ahora solo se ha probado el dispositivo en ratas de laboratorio, en las que los resultados han sido positivos.