De ser un negocio bullente y exitoso, el proyecto gastronómico-gourmet de Alejandra Elgueta empezó a flaquear. Su fallida apuesta por el Mall Vivo Los Trapenses, en 2015, la hizo repensar el modelo de Coquinaria. Hoy, sin restaurantes, reinventan su modelo y se concentran en su giro más exitoso: los emporios y el retail. “Fue un traspié necesario para renacer”, asegura.

  • 4 enero, 2018
Foto: Verónica Ortíz