El 2 de agosto, en el discurso inaugural de la jornada anual de la Asociación Chilena de Propiedad Intelectual (Achipi), su presidente, Max Montero, criticó un proyecto de ley corta que el Ministerio de Economía estaría preparando silenciosamente, para modificar la actual Ley de Propiedad Industrial.  La discusión por la reforma a esa ley viene […]

  • 16 agosto, 2018

El 2 de agosto, en el discurso inaugural de la jornada anual de la Asociación Chilena de Propiedad Intelectual (Achipi), su presidente, Max Montero, criticó un proyecto de ley corta que el Ministerio de Economía estaría preparando silenciosamente, para modificar la actual Ley de Propiedad Industrial. 

La discusión por la reforma a esa ley viene del primer gobierno de Sebastián Piñera. En esa ocasión, cuenta un miembro de la agrupación, Achipi constituyó una comisión de estudio para evaluar los pro y contra del proyecto que buscaba –grosso modo– evitar la saturación del sistema de marcas, estableciendo la obligatoriedad de uso como condición para mantenerse vigentes, y facilitar a los investigadores y emprendedores el acceso a la propiedad intelectual y a la protección de sus invenciones. El gobierno presentó un proyecto de ley, producto de esa discusión, que nunca fue tramitado en la Cámara. 

Según trascendió en la industria, la nueva iniciativa legal que estaría impulsando la Subsecretaría de Economía –a la cual habría tenido acceso Achipi– no cumpliría con ninguno de los dos objetivos que planteaba el proyecto inicial. La molestia del gremio tiene también una razón en la forma que la discusión se estaría llevando a cabo: el Instituto Nacional de Propiedad Industrial (INAPI) le envió una propuesta del proyecto, y le dio solo cinco días para hacer llegar sus comentarios. Sin embargo, a pesar del apuro, todavía no habría sido ingresado al Parlamento.